eldiario.es

Menú

Eppur si muove

Es evidente que los resultados electorales no han sido los esperados, quizás nos dejamos deslumbrar por las encuestas, incidimos demasiado en la idea de sorpasso. No hemos ganado. Por ahora…

- PUBLICIDAD -

(Gracias a Manuel González Mauricio por sugerirme el título) 

Es evidente que los resultados electorales no han sido los esperados, quizás nos dejamos deslumbrar por las encuestas, incidimos demasiado en la idea de sorpasso, pero tampoco debemos caer en el desánimo, tampoco ha sido un fracaso. Nos hemos mantenido como tercera fuerza política con 71 diputados y diputadas, pensemos que hace tan sólo tres años ni nos hubiéramos imaginado un escenario como el actual, no debemos dejar que nos inserten la idea de un fracaso inexistente, más cuando ese mensaje parte de partidos que sí han perdido diputados. Pero también se hizo evidente lo que mucho temíamos, y era natural que esto sucediera. La repetición de las elecciones generó hastío en mucha gente, que probablemente simpatizaba con Unidos Podemos, pero que esta vez decidió quedarse en casa. Posiblemente, yendo por separado, los resultados habrían sido peores. 

A la vez, mucho votante del PP que se quedó en casa el 20D, esta vez acudió a las urnas azuzado por las campañas alarmistas del Partido Popular, sobre el cual salen a la luz cada vez más casos de corrupción. Pero no debemos caer en el terrible error de decir la "gente es tonta", ese elitismo y prepotencia en la que caemos a veces las personas que queremos un cambio político y social. ¿Cómo vamos a insultar al pueblo cuyos derechos queremos defender? Ahí hace falta un trabajo cultural mucho más amplio, que vaya desterrando tópicos, miedos y prejuicios, pero eso no se logra con una campaña electoral, ni siquiera con un partido político, es preciso una estrategia comunicativa y de activismo en la que el movimiento social debe jugar un papel central, fundamental. Porque mientras haya gente de abajo, del pueblo, que tenga insertos prejuicios racistas, xenófobos, homófobos, machistas, que no comprenda que los catalanes hablan catalán porque es su idioma, mientras haya gente que justifique la existencia de privilegiados porque cree "se lo han ganado", mientras haya quien defienda la manipulación de las instituciones públicas de seguridad contra rivales políticos por parte de Fernández Díaz como un deber patriótico en vez de verlo como un escándalo peor que el Watergate, mientras que las personas perdedoras son vilipendiadas por las propias personas perdedoras "porque no se han esforzado lo suficiente", queda mucho trabajo por hacer. No se soluciona insultando y atacando a esa gente que también está sufriendo los recortes y la pérdida de derechos sociales, laborales y democráticos, se soluciona cambiando el pensamiento hegemónico, y eso no se logra en un par de semanas. Galileo Galilei sufrió la incomprensión, la represión, fue tildado de loco, de demente, de atentar contra la verdad establecida, y es que cuestionar tópicos y prejuicios firmemente asentados, aunque carezcan de fundamento, para mucha gente es como quitarle el suelo bajo sus pies, y reacciona con miedo, a veces, violentamente. Es preciso pedagogía y mucho tacto, y paciencia. Pero existe una realidad objetiva, más allá de las mentalidades e identidades presentes en cada momento, ni la Tierra estaba quieta en el centro del universo antes de Galileo, ni las manzanas volaban por los aires antes de Newton. Eso no quiere decir que las mentalidades sean algo estático, una rémora, algo anquilosado en el pasado o peligroso, las mentalidades son lo que llevan a la gente a movilizarse, y las mentalidades también se mueven, como la Tierra. Pero bueno, tenemos 71 diputados y diputadas que, durante los siguientes años tendrán que ser nuestra voz en el Congreso, haciendo oposición a las políticas terribles del PP y sus socios, pero esto también tiene que estar combinado con una movilización social, a pie de calle. Son tiempos interesantes, puede que tanto en el sentido chino como en el sentido occidental. No hemos ganado. Por ahora...

* Dailos González es consejero de Podemos en el Cabildo Insular de La Palma.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha