eldiario.es

Menú

“Salimos a la calle porque en la Isla hay precariedad, hambre y paro”

Más de medio centenar de personas ha participado este sábado en la ‘Marcha por la Dignidad” que ha discurrido entre Los Cancajos y la sede de la Dirección Insular de la Administración General del Estado, en la capital. El acto, como en el resto de España, se ha celebrado bajo el lema ‘Pan, techo y trabajo’.

- PUBLICIDAD -
En la imagen, parte de los participantes, este sábado, en la 'Marcha por la Dignidad'. Foto: LUZ RODRÍGUEZ

En la imagen, parte de los participantes, este sábado, en la 'Marcha por la Dignidad'. Foto: LUZ RODRÍGUEZ

Más de medio centenar de personas ha participado este sábado en la ‘Marcha por la Dignidad' que ha discurrido entre Los Cancajos y la sede de la Dirección Insular de la Administración General del Estado, en la capital. El acto, como en el resto de España, se ha celebrado bajo el lema ‘Pan, techo y trabajo’.

La ‘Marcha por la Dignidad’ que se ha celebrado este sábado en distintas ciudades de España ha contado en La Palma con la participación de más de medio centenar de personas. La caminata se inició a las 17.30 horas, con una treintena de asistentes, en el núcleo turístico de Los Cancajos, en Breña Baja, y concluyó en la sede de la Administración Insular de la General del Estado, en Santa Cruz de La Palma, donde se congregaron más de cincuenta personas.

La marcha contó con el apoyo de la Plataforma de Desempleados y Desempleadas de La Palma, Comisiones Obreras (CCOO), Unión General de Trabajadores (UGT), Confederación General de Trabajadores (CGT), Izquierda Unida Canaria (IUC), Partido Comunista de Canarias (PCC), Podemos, La Calle, Alzados de Idafe, la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos Benahoare y Nueva Canarias (NC).

Al finalizar la marcha, se procedió a la lectura de varios manifiestos. Felipe Ramos intervino en representación de Izquierda Uinda Canaria (IUC); Jesús Besay Rodríguez, del Partido Comunista de Canarias; Dailos González, de Podemos; Adela Serrano, de la Confederación General de Trabajadores (CGT), y Paqui Fernández, de CCOO.

Felipe Ramos aseguró que “salimos a la calle porque nos encontramos ante una situación extremadamente difícil, una situación límite, de emergencia social, que nos convoca a dar una respuesta colectiva y masiva de la clase trabajadora, la mayoría social y los pueblos. Los años de crisis y la aplicación de políticas neoliberales de recortes y ajustes han conducido a quienes vivimos en La Palma a situaciones de precariedad, hambre, falta de vivienda y paro de larga duración de una magnitud desconocida en las últimas décadas”. “Cerca de 11.000 trabajadores y trabajadoras se encuentran sin empleo en la Isla, mientras los responsables políticos de las diferentes administraciones miran hacia otro lado; las distintas reformas laborales han conducido a una generalización a la temporalidad en el empleo, al aumento de la explotación laboral, al aumento de la economía sumergida, a una situación de paro insostenible y han obligado a gran parte de la juventud a buscarse la vida en el extranjero”, dijo.

La 'Marcha por la Dignidad' discurrió entre Los Cancajos y la capital. Foto: LUZ RODRÍGUEZ

La 'Marcha por la Dignidad' discurrió entre Los Cancajos y la capital. Foto: LUZ RODRÍGUEZ

 

Recordó que “muchas familias han perdido su casa como consecuencia de desahucios hipotecarios y de alquiler por las consecuencias de la crisis y del estallido de la burbuja inmobiliaria. La Palma no es una excepción de esta situación, puesto que también se han dado casos de desahucios y muchas familias se ven privadas del derecho a la vivienda por falta de recursos y otras se ven privadas del uso efectivo de la luz y el agua”.

Ramos reivindicó “el derecho a la vivienda y a los suministros básicos de luz y agua. Pedimos a los ayuntamientos de la Isla que no permitan que continúen los dramas familiares de aquellas personas que se han quedado sin hogar o que se les corta el agua o la luz por no poder pagar las facturas”.

Mientras, subrayó, “el verdadero poder, el que no se presenta a las elecciones, sigue enriqueciéndose y corrompiendo al poder político. Siguen llevándose dinero a los paraísos fiscales, usando tarjetas opacas y regalando decenas de miles de millones de dinero público, dinero que sale de nuestros impuestos, para salvar a bancos y especuladores. Nos quieren hacer tragar un ‘Tratado de Libre Comercio’ entre la UE y EEUU (TTIP) que se negocia secretamente y que beneficia a las grandes multinacionales a costa del pueblo”.

El mantenimiento de los servicios públicos, afirmó, “se ve amenazado por falta de financiación y por los procesos de privatización. Siguen recortando en salud, educación, dependencia, etc., y con ello estamos asistiendo al robo de derechos y al empobrecimiento generalizado de la mayoría social y todo en nombre del pago de una deuda ilegítima y odiosa que no han contraído los ciudadanos y ciudadanas. Por ello, exigimos la recuperación de los servicios privatizados y la gestión pública de todos los servicios básicos”.

A las mujeres, según se recoge en el manifiesto de IUC, “nos quieren quitar nuestro derecho a decidir sobre nuestros cuerpos. A los pueblos se les niegan el derecho a decidir. Y cuando se protesta, siempre obtenemos la misma respuesta: la represión y la criminalización. Ahora, incluso, pretenden robarnos la libertad para manifestarnos y expresarnos poniéndonos una mordaza que blinde el abuso policial”. “No sólo están aprovechando la crisis para recortar derechos sociales, también intentan suprimir libertades democráticas. A este sistema corrupto e indecente le sobran las libertades y los derechos de la mayoría social”.

Por otro lado, tras el inicio de las prospecciones y la negativa del Gobierno de España a autorizar una consulta popular, se considera “necesario volver a demostrar el rechazo de la mayoría de los palmeros y las palmeras a las prospecciones petrolíferas y a exigir que se consulte al pueblo sobre qué modelo de desarrollo en materia energética queremos”. “Pero no lo vamos a consentir. Nos vamos a rebelar. Porque este sistema que busca exclusivamente el beneficio privado de unos pocos nos lleva inexorablemente a una catástrofe medioambiental y social de alcance incalculable. Porque esta crisis-estafa está significando un gigantesco drama humano. Porque no queremos ser cómplices de su militarismo y sus guerras de rapiña. Porque no queremos ser parte de sus sucios negocios especulando con la salud y la vida de millones de personas. Por todo ello volvemos a exigir en La Palma ¡Pan, techo y trabajo!”.

- PUBLICIDAD -