eldiario.es

Menú

Un radar de última generación en La Palma mejora el tráfico aéreo en Canarias y en los vuelos entre Europa, África y América

En total, controlará el espacio aéreo en un radio de 250 millas náuticas, el equivalente a una superficie de unos 390.000 kilómetros cuadrados

La empresa pública Enaire está llevando a cabo la renovación de la estación radar de La Palma en dos fases, que suponen una inversión de más de 1,5 millones de euros.

Redundará tanto en la cobertura como en la vigilancia de los vuelos que entran en el espacio aéreo del Archipiélago, así como del tráfico de los aeropuertos de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro.

- PUBLICIDAD -
El radar secundario de vigilancia es un sistema que realiza una petición de información a través de una señal de radio a una determinada frecuencia que recibe el avión.

El radar secundario de vigilancia es un sistema que realiza una petición de información a través de una señal de radio a una determinada frecuencia que recibe el avión.

El gestor público de la navegación aérea en España, Enaire, ha puesto en servicio un radar de última generación en La Palma con el que se pretende mejorar la gestión operativa del tráfico aéreo en los vuelos entre Europa, África y América que entran en el espacio aéreo del Archipiélago.

Enaire explica en un comunicado que la mejora redundará tanto en la cobertura como en la vigilancia de los sobrevuelos entre Europa y los continentes americano y africano que entran en el espacio aéreo del Archipiélago, así como del tráfico de los aeropuertos de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro.

En concreto, el nuevo radar dará cobertura a las aeronaves que despegan y aterrizan en los aeropuertos de Tenerife Sur, Tenerife Norte y La Palma así como los movimientos entre islas del sector Canarias Occidental.

En total, controlará el espacio aéreo en un radio de 250 millas náuticas, el equivalente a una superficie de unos 390.000 kilómetros cuadrados, aunque hay que tener en cuenta las restricciones que impone la orografía de la isla.

Desde el punto de vista de la gestión operativa del tráfico aéreo, la tecnología Modo S en la que está basada el nuevo radar secundario supone un avance considerable con respecto al radar secundario monopulso que ha estado operativo hasta la fecha.

Como ejemplo, indica que se podrán realizar interrogaciones selectivas y dotar de mayor agilidad al proceso de intercambio de información entre el radar y la aeronave (identificación, plan de vuelo, rumbo, altitud y demás parámetros de navegación y localización), contribuyendo de este modo a reforzar la seguridad, mejorar la fluidez del tráfico y disminuir la contaminación radioeléctrica.

El radar secundario de vigilancia es un sistema que realiza una petición de información a través de una señal de radio a una determinada frecuencia que recibe el avión.

Al recibir esta señal la aeronave responde a través del transpondedor, que la decodifica y envía la información requerida para que en tierra puedan identificar, además de su posición, parámetros como la compañía a la que pertenece, la ruta que lleva o la altura a la que vuela.

Enaire está llevando a cabo la renovación de la estación radar de La Palma en dos fases, que suponen una inversión de más de 1,5 millones de euros.

En esta primera fase, que ha concluido con la puesta en servicio del nuevo radar, se ha puesto a punto la estación, que fue construida en 2002 y que contaba con un equipamiento adquirido en 1994.

En la segunda fase, que se llevará a cabo en 2017, se va a proceder a la sustitución del radomo (recubrimiento de la antena) por uno nuevo.

El nuevo radar se une a los otros tres Modo S ya instalados en Fuerteventura, Gran Canaria y Tenerife Sur, las áreas aeroportuarias más importantes del archipiélago.

Durante los meses de julio y agosto la región canaria ha contabilizado 53.136 vuelos, 5.489 más que en el mismo periodo del pasado año, lo que la convierte en la que ha registrado el incremento porcentual más elevado: un 11,5 por ciento más de vuelos con respecto a los dos meses centrales del pasado verano.

La dirección de la región de Canarias gestiona a través de su centro de control de tránsito aéreo ubicado en Gran Canaria los servicios de tráfico aéreo en un área geográfica con una extensión de un millón y medio de kilómetros cuadrados, la mayoría de ellos superficie oceánica, donde se encuadran el archipiélago canario y parte del Sahara Occidental.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha