Zarfino rescata al Tenerife de una derrota en Gijón cuando parecía segura

Zarfino celebra su gol al Real Sporting

El CD Tenerife pudo perder en Gijón, pudo ganar —con un remate de Sipcic en el 94 salvado por Mariño— y acabó empatando ante el Sporting gracias a un golazo de Zarfino, justo cuando peor le pintaba tras el gol de Pedro (m.65). El equipo de Fran Fernández jugó a no fallar hasta que el 1-0 le obligó a dar su mejor versión, cuando ganó presencia en el área con Apeh y revolucionó su ataque con diez minutos espléndidos de Shashoua.

El resultado deja un poso de decepción para un equipo que, cuando fue a buscar a su rival, colíder de la Segunda División, descubrió que podía tutearle, tanto que tuvo una ocasión definitiva en la última jugada. El gol en contra y un cambio triple en el último sexto de partido descubrieron la cara más efectiva de los blanquiazules, sobresalientes en lo defensivo —excepto cuando le cogieron en una vuelta para habilitar la llegada de Nacho y el tanto de Pedro—, desaforados cuando se tiraron arriba para salvar al menos un punto.

No debía haber un exceso de diplomacia en David Gallego cuando alabó la verticalidad de su rival en las vísperas de la cita de este domingo en El Molinón. Jugó casi siempre resguardado de una contra el Sporting, cuidándose de cerrar las bandas y dejándole pelota a su rival con mucho campo y tiempo para pensarse un ataque, justo la virtud más escasa en un Tenerife al que le va mejor la adrenalina de una contra o jugar en corto… cuando tiene a los jugadores precisos, claro.

Fernández apostó de nuevo por la dupla Aitor-Zarfino, dio los flancos a Suso y Nono y el 10 a Vada por detrás de Fran Sol. Con el Sporting juntando sus dos líneas de cuatro y Djuka y Manu García mordiendo la salida, el Tenerife se espesó en una primera parte a ratos un sopor y casi siempre revelando un desesperante miedo a una mala entrega o a que te cojan fuera de sitio. Apareció una vez Suso en un eslalon para disparar fuera (m.9), Fran Sol para rematar alto de cabeza una entrega de Pomares (m.11) y otra vez Suso con otro tiro por fuera (m.19) aprovechando un pase de seguridad errado de Cumic. Y solo vio puerta Vada probando a Mariño con un tiro plácido (m.45) después de un gran control de Sol para habilitar al argentino.

Con todo, el Tenerife no dio con la tecla que otras veces le fue más efectiva. Con los medios temerosos de caminar con el balón, incapaz de filtrar el balón entre líneas o de generar superioridades por los extremos, solo un cambio de juego de cuarenta metros de Alberto permitió un pase al área de Moore casi cuando el encuentro se asomaba a la pausa.

El partido se fue al entretiempo con todo por decidir y sin mostrar la verdadera cara de los dos equipos. A la vuelta, ambos siguieron a lo mismo, el Sporting un poco más posesivo y el Tenerife en el guion más repetido en esta categoría: aguanta sin meter la pata sesenta minutos y luego a ver qué cae. Cayó del lado local en un fallo coral: Zarfino pudo hacer más para ensuciar un cambio de orientación que dejó toda la banda para la llegada de Nacho. Cogida la espalda de Pomares, ganó la carrera Pedro a Aitor llegando por el centro y se hundió Sipcic lo suficiente para permitir el remate del medio canterano, con Ortolá también entregado.

El gol dejó noqueado al Tenerife en lo que Fernández armaba el triple cambio que mutó la cara de los suyos. Con Jacobo ya dentro antes del 1-0, Folch relevó a Aitor, Apeh se juntó con Fran Sol para fijar más a la zaga del Sporting y Bermejo relevó a Suso. El Tenerife dio un paso adelante con la propuesta, metió efectivos por delante del balón y avisó con un remate franco de Zarfino (m.75), pero el acelerón lo acabó de dar Sam Shashoua tirado a la banda derecha tras sustituir a Moore.

Puso el inglés un balón con sentido al área, no la cazó bien Fran Sol, pero la segunda jugada acabó en el flanco de Pomares, que volvió a meter la pelota en la olla para que Zarfino apareciera con un remate de artista al palo largo de Mariño. El empate terminó de convencer al Tenerife de que podía hacer más. Sipcic, que por fin se había decidido a hacer una conducción de veinte metros para superar la medular, tuvo el cabezazo definitivo en otro pase medido, tras un caracoleo, de Shashoua. Mariño salvó al Sporting con una mano de reflejos y el Tenerife se despidió con la cabeza alta, sabiéndose igual o mejor que los astures. Una lección, por demás, de la que debería de sacar más consecuencias que el simple punto obtenido.

(1) REAL SPORTING DE GIJÓN: Mariño; Bogdan, Pelayo, Borja López, Saúl García; Cumic (Aitor García, m.58), Javi Fuego (José Gragera, m.83), Pedro, Nacho (Gaspar, m.70); Manu García y Djurdjevic (Álvaro García, m.83).

(1) CD TENERIFE: Ortolá; Moore (Shashoua, m.83), Sipcic, Alberto, Pomares; Aitor Sanz (Ramón Folch, m.72), Zarfino; Suso (Bermejo, m.72), Vada (Jacobo, m.59), Nono (Apeh, m.72); y Fran Sol.

ÁRBITRO: Dámaso Arcediano Monescillo (Comité Castellano-manchego). Amonestó a Aitor García (m.74) y a los visitantes Moore (m.20), Zarfino (m.52) y Jacobo (m.88).

GOLES: 1-0, Pedro (m.65). 1-1, Zarfino (m.85).

INCIDENCIAS: Partido de la 6ª jornada de LaLiga SmartBank 20-21, jugado a puerta cerrada en el estadio El Molinón-Enrique Castro Quini.

Etiquetas
Publicado el
18 de octubre de 2020 - 23:04 h

Descubre nuestras apps

stats