La portada de mañana
Acceder
El PP alarga la negociación del Poder Judicial y rebaja la mediación de Reynders
Borrell: “Aunque no sea su intención, el veto de EEUU empodera a Netanyahu”
OPINIÓN | 'No corras más, José Luis', por Antón Losada

FESTIVAL INTERNACIONAL DE MÚSICA DE CANARIAS
La Orquesta Filarmónica de Gran Canaria interpretará por primera vez 'Resurrección', de Mahler, junto al coro de Lituania

Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, tras un concierto, en una imagen de archivo.

EFE

0

La Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC) interpretará por primera vez el próximo domingo en el Auditorio Alfredo Kraus la segunda sinfonía de Mahler, Resurrección, junto al coro estatal de Lituania, la soprano canaria Tania Lorenzo y la mezzo francesa Adèle Charvet.

Se trata de la obra sinfónico-coral más compleja del siglo XX, que se programa por segunda vez en la 40 edición del Festival de Música de Canarias, y que obligará a “poner al límite de posibilidades a los músicos de la orquesta”, ha afirmado este jueves en rueda de prensa su director titular de la orquesta, Karel Mark Chichon, quien estará al frente de la misma.

Acompañado del director del Festival, Jorge Perdigón, Mark Chichon ha indicado que es la quinta vez que se enfrenta a la segunda sinfonía de Mahler, una obra “muy complicada pero de gran belleza y humanidad”, que ha reconocido que logró entender la tercera vez que la dirigió.

Resurrección, que se interpretará de nuevo el día 29 de enero en el Auditorio de Santa Cruz de Tenerife, es una obra difícil también de programar por la logística tan compleja que demanda, con más de 200 músicos y cantantes, que además se reparten en el caso de la orquesta en distintos puntos del escenario y fuera del mismo; hasta habrá trompas en el vestíbulo del auditorio.

“Esta sinfonía es como un puzzle con muchas piezas que requiere de una organización que cree que ha conseguido”, ha añadido.

La orquesta ha incorporado para esta cita más de 35 de músicos de refuerzo que colaboran habitualmente con la formación, ha destacado su director, quien ha manifestado que está muy satisfecho con los ensayos y ha agradecido la confianza mostrada por el Festival al encargarle esta obra de Mahler, quizás de las “más complejas” de comprender, pero en la que logra “momentos de gran belleza” que reflejan que “hay vida después de la muerte”.

Es una sinfonía bastante más larga de los habitual, de 90 minutos de duración, y su interpretación exige una “extrema disciplina y atención”, así como “certeza y sobriedad”, su compositor es alemán, ha incidido Mark Chichon, quien ha afirmado que la orquesta “está en un gran momento” para tocar Resurección.

La sinfonía se compone de cinco movimientos. El primero de ellos es el más largo, “es duro y denso” y, tras el mismo, el propio Mahler consideraba necesario una pausa, y es en el quinto en el que más músicos entran en escena, ha explicado el director.

Para asumir esta dirección es preciso conocer bien a la orquesta, ha dicho el titular de la OFGC, quien ha considerado adecuada la elección del coro, pues se ha de contar con “calidad técnica y vocal”.

Perdigón ha señalado que el Festival ha logrado por fin este año incorporar a su programa autores como Mahler y Bruckner, a los que desde hace años quería recuperar pero no ha sido posible debido a la pandemia y la incertidumbre que generó. Ha recordado que la Quinta Sinfonía de Mahler, que también se incluye en esta edición, se ha conseguido después de tener que anularla en dos ocasiones.

Etiquetas
stats