eldiario.es

9
Menú

Y Marioni silenció el Insular

DERBIS CON HISTORIA / UNA VICTORIA DEL CD TENERIFE MANDÓ A LA UD LAS PALMAS A SEGUNDA

- PUBLICIDAD -

Bruno Marioni, cerca de los 34 años, aún juega al fútbol de manera profesional. Milita en el Atlas de Guadalajara. Delantero rápido, fuerte, de mucha brega y pelea, en el CD Tenerife -probablemente- mostró su mejor nivel. Con el equipo blanquiazul, durante la última presencia del conjunto chicharrero en Primera división, marcó 10 goles. De todos esos tantos, uno, por su relevancia y significación, permanecerá en el memorial de la afición del Tete y, por una simple cuestión de relación, en el recuerdo de los seguidores de la Unión Deportiva Las Palmas.

Para la temporada 2001/02 el calendario rifó, para la penúltima jornada, la disputa de un derbi canario en el Estadio Insular. Aquella campaña fue la primera [y única hasta el momento] en la que la UD Las Palmas y el CD Tenerife coincidieron en Primera división. En su primer envite en la elite, disputado una noche de diciembre en el Heliodoro Rodríguez López, el conjunto grancanario se dio un homenaje: ganó y goleó [1-3, con tantos de Tevenet, Josico y Nacho González, de penalti].

Aquella derrota en el primer derbi en Primera división dejó tocado al CD Tenerife, que en aquel curso siempre se manejó en la zona baja de la clasificación. En la UD Las Palmas la situación, casi en el ecuador de la competición, apuntaba a idílica: lejos de agobios, con el camino despejado para repetir la experiencia del año anterior [con Sergio Kresic en el banquillo] en busca de la permanencia y vencedor ante el rival regional.

Una vuelta después del asalto amarillo al Heliodoro, UD Las Palmas y CD Tenerife se volvieron a retar. El lugar, el Estadio Insular. Y en juego, algo más que tres puntos. Sin margen para el error [era la penúltima jornada], ambos equipos estaban metidos en serios problemas y el derbi había adquirido el rango de final.

Para el conjunto blanquiazul la situación no era nueva, ya que se había pasado todo el curso en el alambre. Pepe Mel, destituido unas cuantas semanas antes, había dejado paso en el banquillo a Javier Clemente que, pese algunos signos de mejora, no había sido capaz de enderezar el rumbo. Una derrota en el Insular, ese día, significaba el descenso matemático a Segunda división.

Pésima segunda vuelta amarilla

Para el combinado amarillo la cita era otra oportunidad para depender de si mismo en la carrera por la permanencia en Primera división. Tras una primera vuelta casi notable, un pésimo final de competición [sumó 10 de los últimos 30 puntos que disputó y sólo ganó tres partidos en toda la segunda vuelta] había condenado al cuadro que dirigía Fernando Vázquez a jugarse los cuartos a la ruleta rusa.

La dinámica de la UD Las Palmas, al final, resultaría indicativa de lo que le sucedería en el derbi a un equipo que, durante semanas, se especializó en desaprovechar múltiples ocasiones para finiquitar su continuidad en Primera división. Los empates ante Zaragoza [1-1, tras fallar Olías un penalti en el último minuto] y Sevilla (1-1) y las derrotas ante Rayo Vallecano (0-2) y Osasuna (3-2) no presagiaban nada bueno para el conjunto grancanario de cara a la visita del CD Tenerife al Insular.

Y eso que en el viejo estadio de Las Alcaravaneras, la tarde del 5 de mayo, todas las tribus amarillas se citaron en un aquelarre de salvación. La afición llenó el campo y el ambiente para recibir al CD Tenerife fue espectacular. Pero aquel pandemónium en honor a la UD Las Palmas duró 32 minutos. Justo el tiempo que tardó Bruno Marioni en silenciar el Insular.

Un balón largo, que el Bichi Fuertes rozó, habilitó a Marioni para superar en carrera a Alvaro y batir a Orlando Quintana en una desmedida salida. El gol prolongó la agonía de un CD Tenerife que, una semana después, certificó su descenso en el Heliodoro con una derrota ante el Athletic de Bilbao, pero además se llevó por delante a una UD Las Palmas en plena depresión.

El Insular, tras aquel mazazo, se heló. Lo que minutos antes era una caldera, el gol de Marioni convirtió en una nevera. Nadie reaccionó. Ni Fernando Vázquez, ni sus jugadores, ni la afición. El sentimiento amarillo quedó petrificado. Tanto que, durante muchos momentos, en el Insular lo único que oían eran los gritos de los propios futbolistas. Tanto que si Turienzo Álvarez, árbitro del duelo, hubiera prolongado el partido un día entero más, la UD Las Palmas hubiera sido incapaz de remontar aquel encuentro.

Una semana después, en Anoeta, la UD Las Palmas se presentó al que hasta el momento ha sido su último partido en Primera división. Sin embargo, su último encuentro en la máxima categoría lo jugó contra el CD Tenerife. Lo perdió, Marioni fue su verdugo y aún no se ha recuperado de aquel golpe.

Ficha técnica

UD Las Palmas (0)

CD Tenerife (1)

UD Las Palmas: Orlando Quintana; Ángel, Alvaro (Rubén, min. 65), Schurrer, Paqui; Josico (Tevenet, min. 60), Samways; Edu Alonso, Jorge (Socorro, min. 77), Pablo Lago; y Orlando.

Entrenador: Fernando Vázquez.

CD Tenerife: Julio Iglesias; Manel, Alexis, Lussenhoff, Basavilbaso; Bino, Jaime, Martí, Bassedas (Antonio Hidalgo, min. 59); Marioni (Simutenkov, min. 73) y Bichi Fuertes.

Entrenador: Javier Clemente.

Árbitro: Turienzo Alvárez, del colegio castellanoleonés. Amonestó a los locales Samways, Schurrer, Álvaro, Paqui y Fernando Vázquez -entrenador-; por los visitantes vieron tarjeta, Bassedas, Julio Iglesias, Colo, Simutenkov y Jaime.

Gol: 0-1, min. 32: Marioni, tras pase del Bichi Fuertes, se adelanta a Alvaro y de perfecta vaselina supera la salida Orlando Quintana.

Incidencias: Partido correspondiente ala trigésimo séptima jornada de liga en Primera división, que se disputó en el Estadio Insular, ante la presencia de 20.500 espectadores.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha