eldiario.es

Menú

El empresariado de las Islas muestra menos pesimismo ante la crisis económica

EL DESÁNIMO ES 20 PUNTOS SUPERIOR EN TENERIFE

- PUBLICIDAD -

Después de 18 meses de caída en picado, la desconfianza de los empresarios canarios se toma un respiro y su estado de ánimo se estabiliza y se coloca, por primera vez, al mismo nivel que el del resto del país, con un pesimismo que alcanza un valor negativo de 28,5 puntos, apenas una décima por encima del nacional. Un dato que --a juicio de las Cámaras de Comercio de Canarias-- puede indicar un incipiente cambio de tendencia en la evolución de la crisis económica y que podría reflejar que la recesión está tocando fondo en el archipiélago.

Según el Indicador de Confianza Empresarial (ICE), elaborado por los Servicios de Estudios Económicos de las Cámaras de Comercio de Canarias para el primer trimestre de 2009 y perspectivas para el segundo, la agonía que sufre el tejido empresarial desde el inicio de la crisis económica, empieza a dar una "tímida" tregua a casi todos los sectores de la economía del archipiélago, según se informó en un comunicado. En la construcción, la confianza escala 13 puntos y abandona el negro e histórico escalafón de los -58 puntos, en el comercio se recuperan casi cuatro puntos (de -30,7 a -26,7) y en el resto de servicios, el nivel de pesimismo se atenúa más de un punto.

Sin embargo, las "luces de alerta" cobran intensidad en el sector de la hostelería y turismo y de la industria, que son los únicos dónde continúa creciendo el desánimo. El importante descenso del volumen de negocio y el empeoramiento del empleo y de la inversión son los responsables de que el motor de la economía canaria presente peores perspectivas de desarrollo en los próximos meses. Aun así, tanto el turismo como la industria son los que arrojan los valores de confianza sectorial menos negativos. En el ranking de pesimismo, sigue estando como líder, la construcción (-44 puntos) seguida a distancia por "el resto de servicios" (-28,5) y por el comercio (-26,7).

Así lo han manifestado en la mañana de hoy los directores generales de las Cámaras de Comercio, Industria y Navegación de Santa Cruz de Tenerife y de Las Palmas, Vicente Dorta Antequera, y Pilar Alcaide Azcona durante la presentación del ICE. Los resultados de la encuesta de coyuntura económica, en la que participan cerca de 1.200 empresas, también fueron analizados por las directoras de los Servicios de Estudios Económicos, Lola Pérez y Patricia Santana.

El objetivo del ICE es analizar, trimestralmente, los resultados y perspectivas de las empresas canarias sobre cifra de negocio, creación de empleo, o inversión en los sectores de turismo y hostelería, construcción, comercio, industria y servicios.

Menor dramatismo

Durante su intervención, tanto Dorta Antequera como Alcaide Azcona coincidieron en apuntar que, aunque aún es pronto para ver la luz al final del túnel, los datos del ICE muestran a un empresariado canario que percibe con menor dramatismo la evolución de la crisis económica.

Así, a pesar de que los números rojos no abandonarán en los próximos meses los indicadores de actividad empresarial de las Islas, los empresarios del archipiélago prevén que el deterioro de la economía de las islas vaya siendo cada vez de menor intensidad, según el director de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife.

De hecho, los gráficos del ICE, que lleva elaborándose más de 5 años, muestran cómo entre 2005 y 2006 la confianza de los empresarios canarios fue creciendo hasta alcanzar un máximo histórico de casi 10 puntos de optimismo. Sin embargo, a partir de octubre de 2007 se produce una espectacular caída en picado, "con un descenso de la confianza que, en apenas dos años, cae casi 40 puntos".

Tal y como explicó la directora del Servicio de Estudios Económicos de la Cámara de Santa Cruz de Tenerife, un año después, a partir de octubre de 2008, la caída empieza a suavizarse y es en enero de 2009, cuando comienza a perfilarse un posible cambio de tendencia en el pesimismo empresarial. Aunque la confianza de las pymes del archipiélago sigue arrojando valores muy negativos, el pesimismo se atenúa y pasa del -30,1 en enero a los -28,5 en abril.

Entre las razones que están dando un cierto aliento de esperanza se encuentra en el hecho de que las negativas cifras de negocio han sido menos malas y el empleo y la inversión se han mantenido en los mismos niveles de deterioro que el registrado en el ICE de enero.

Para Lola Pérez, lo positivo del nuevo escenario que dibujan los cerca de 1.200 empresarios encuestados, es que "la confianza de los empresarios ha dejado de empeorar y esto supone abrir el camino a una paulatina recuperación de la economía de las Islas, que será lenta y, sobre todo, dependerá de cómo evolucione el sector servicios".

Las previsiones de los Servicios de Estudios de ambas Cámaras apuntan a que los indicadores negativos continuarán a lo largo de los próximos meses, quizás con menos virulencia de la registrada hasta ahora, lo que podría confirmar que la contracción de la economía canaria estaría tocando suelo.

Por su parte, la directora de la Cámara de Comercio de Las Palmas comentó que, aunque hay que interpretar con mucha cautela el nuevo contexto que se desprende del ICE, "parece que se confirma el hecho de que los empresarios canarios perciben que han tocado fondo y que no pueden ir a peor".

En esta misma línea, manifestó que "lo que está claro es que el empresario está haciendo sus deberes, tomando las medidas necesarias para combatir los efectos dañinos de esta coyuntura, con planes de austeridad, controlando la morosidad y reduciendo riesgos". Asimismo, Pilar Alcaide dijo que ahora es el turno tanto del Gobierno central como el autonómico para demostrar que las medidas que están desarrollando son efectivas e inciden en la necesaria recuperación de la actividad productiva.

El doble de pesimistas

Otro de los datos que refleja el ICE es que el mapa del optimismo empresarial en las islas dibuja perfiles desiguales en las dos provincias. El desánimo ha calado con mayor intensidad en las filas del empresariado de Santa Cruz de Tenerife, que superan en más de 20 puntos al pesimismo mostrado por el tejido productivo de Las Palmas. Exceptuando la construcción, donde tienen valores similares, en el resto de sectores los empresarios de la provincia occidental reflejan un deterioro de la confianza empresarial que alcanza el -35,9 frente al -15,7 de la provincia oriental.

En lo que sí coinciden los empresarios de ambas provincias es en señalar a la debilidad del consumo y la asfixia crediticia como los principales culpables de que la actividad productiva siga bloqueada. Tal y como apuntó la directora del Servicio de Estudios de Las Palmas, el principal problema al que se están teniendo que enfrentar las empresas del Archipiélago es, nuevamente, la fragilidad de la demanda. De hecho, el 72% de los empresarios acusa esta variable como el principal freno al desarrollo de su negocio.

En segundo lugar, se sitúan las dificultades de financiación que "no sólo están estrangulando la capacidad de inversión y de liquidez de las empresas sino que, indirectamente, están debilitando la capacidad de consumo de aquellos ciudadanos a los que aún pudiendo no les conceden financiación para la adquisición de bienes y servicios", explicó Patricia Santana.

El aumento de la competencia y la escasez de personal cualificado vienen perdiendo peso de manera progresiva. En cuanto a la financiación, el director general de la Cámara de Santa Cruz de Tenerife comentó que la falta de liquidez continua azotando a las empresas del Archipiélago.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha