La portada de mañana
Acceder
Israel baraja posibles respuestas al insólito ataque de Irán
El hospital Zendal apenas ingresó un paciente al día en 2023
OPINIÓN | 'Guerra para llevar', por Antón Losada

Una constructora quiere buscar en Fuerteventura tierras raras ''esenciales'' para fabricar dispositivos electrónicos

Zona de Puerto del Rosario en la que se enmarca la investigación para encontrar tierras raras en Fuerteventura

Natalia G. Vargas

0

Una constructora busca tierras raras en Fuerteventura. La empresa Tenáridos, del grupo Satocan, ha pedido permiso al Gobierno de Canarias para realizar una investigación en el norte de la isla, en el municipio de Puerto del Rosario. Su objetivo es hallar yacimientos de minerales “esenciales” para fabricar dispositivos electrónicos, vehículos eléctricos, turbinas eólicas y tecnologías verdes, amparándose en la “importancia estratégica” que estos materiales han alcanzado en la economía global.

Las tierras raras que la constructora busca son rocas plutónicas alcalinas y carbonatitas del complejo basal de Fuerteventura. La zona en la que se proyecta la investigación son cuatro cuadrículas mineras, que ocupan una superficie total de 1,34 kilómetros cuadrados y que están situadas cerca de la costa de barlovento, entre el Puertito de Los Molinos y la Gambuesa de Jarugo, tal y como han informado a este periódico desde la Dirección General de Industria.

Industria sostiene que las tierras raras desempeñan un papel ''fundamental en la viabilidad y la eficiencia'' de las tecnologías que impulsan la transición hacia una economía sostenible y menos dependiente de los combustibles fósiles. Así, esta área del Gobierno de Canarias ya ha publicado la admisión definitiva a trámite de la solicitud y el proyecto estará en exposición pública durante 20 días desde el 28 de febrero. La documentación consultada por esta redacción apunta que se trata de un proyecto de tres años que cuenta con un presupuesto total de 41.800 euros.

En estos tres años se harán tanto trabajos de laboratorio como trabajos de campo. Entre las labores que la empresa pretende desarrollar en la isla están las perforaciones para obtener muestras del subsuelo. Aunque no hay núcleos de población cerca de las cuadrículas mineras, sí que hay variedad de flora. Entre las especies identificadas están el matorral de algoaera, matorral de jorados, piteral y tuneral, cañaveral, matorrales nitrófilos, cerrillal panascal y pastizal de chirate. Además, una de las áreas se solapa con una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA). 

Impacto ambiental

Sin embargo, en el proyecto, la empresa defiende que las técnicas de exploración que se emplearán no son invasivas y son respetuosas con el medio ambiente. Desde el Cabildo de Fuerteventura critican que la corporación no tiene “nada de información” sobre el proyecto. “No es normal que se esté hablando de este tipo de intervenciones en el territorio majorero y sus instituciones no hayan sido ni consultadas ni informadas”, ha afirmado la presidenta del Cabildo majorero, Lola García (Coalición Canaria).

“Aunque se trata de un tema competencial, no hay que olvidar que el Cabildo tiene competencias en el suelo y tiene que velar porque las actividades que aquí se celebran sean respetuosas con el medio ambiente”, apunta García. “Lo que no puede ser es que por un lado estemos exigiendo a vecinos y colectivos que cumplan con las medidas medioambientales y por otra parte nos autoricen catas tan agresivas con el territorio como estas”, añade. 

La presidenta del Cabildo apunta que los elementos químicos altamente contaminantes que se pretenden utilizar “no solo destrozan el paisaje, sino que atentan contra los recursos naturales limitados cuya explotación está más que comprobado que repercute negativamente en la flora, la fauna y el cambio climático”. 

La Ley de Minas obliga a quienes realicen actividades de investigación y aprovechamiento de minerales y recursos geológicos a rehabilitar el espacio natural afectado. Según esta norma, la empresa tiene el deber de remodelar el terreno y proceder a la revegetación del mismo. En el proyecto expuesto, Tenáridos sostiene que las prospecciones no afectarán al medioambiente porque “el diámetro de perforación es muy pequeño” y “contribuye a reducir el impacto ambiental y los costos asociados a la restauración del entorno”.

El grupo Nueva Canarias-Bloque Canarista (NC-BC) también ha exigido transparencia al Gobierno de Canarias sobre las investigaciones de tierras raras que ya se realizan en Puerto del Rosario. La diputada Natalia Santana ha puesto en cuestión la opacidad y el hermetismo que rodea a los estudios que también están realizando las universidades públicas canarias y sobre la existencia de una empresa alemana que supuestamente ya ha extraído muestras.

Las tierras raras representan el nombre común de 17 elementos utilizados en la industria de las telecomunicaciones y también en el desarrollo de energías alternativas como los coches eléctricos. Sin embargo, para el diputado Mario Cabrera (Grupo Nacionalista Canario), también supone perseguir la explotación de estos recursos naturales limitados y puede provocar que “para solucionar un problema medioambiental estemos creando otro''.

Etiquetas
stats