eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Luis León Barreto

Luis León Barreto (Los Llanos de Aridane, 1949), licenciado en Periodismo por la Complutense, ha sido subdirector de La Provincia, director del Club Prensa Canaria, jefe de Prensa del Cabildo de Gran Canaria. Premio de novela Blasco Ibáñez por 'Las espiritistas de Telde' (1981), traducida al rumano, alemán, inglés, italiano y francés. Premio de novela Pérez Galdós por 'Ulrike tiene una cita a las 8' (1976), premio Julio Tovar de Poesía, Santa Cruz de Tenerife, 1970, por 'Crónica de todos nosotros', premios de periodismo Leoncio Rodríguez, Víctor Zurita, León y Castillo. Autor de casi 30 libros: novelas, relatos, novela negra, cuentos para niños, ensayo, poesía. Figura en importantes antologías, así en 'Cien años de cuentos (1898-1998). Antología del cuento en castellano', de José María Merino, Alfaguara, Madrid, 1898, y en 'Kanarska kratka prica', antología de narradores publicada en Zagreb, Croacia.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 8

Buenos Aires: fútbol, tangos, libros, bife de chorizo y la maldición

Los porteños son narcisistas porque la suya es una linda ciudad número 1 en el mundo en librerías, puesto que hay más de mil; en estadios de fútbol porque el fútbol es religión en todas las televisiones, la vida es un interminable partido de fútbol y por eso los goles de Messi se repiten una y cien veces cada fin de semana; en la avenida más ancha del planeta, la 9 de Julio; en la mejor carne del universo por los excelentes pastos; en tangos de arrabal con navajeros extraídos de un cuento de Borges; en el impresionante Teatro Colón, que según muchos está por delante de la Scala de Milán, el Metropolitan de Nueva York, el Bolshoi de Moscú o el Teatro de la Ópera de Sidney, teatro monumental donde presenciamos un magnífico Rigoletto. En Buenos Aires la gente no es obesa como en España, aunque esta ciudad arbolada y magnífica todavía debate el derecho de las mujeres al aborto, y una mujer muere por violencia de género cada 32 horas, más de 300 asesinadas al año. Una ciudad melancólica repleta de emisoras de televisión en las cuales siempre se está tertuliando sobre el famoseo, sobre las barras bravas del Boca Juniors y el River Plate; sobre la enfermedad de la economía, sobre la ruina del peso demasiado sometido al dólar; sobre el alza continua de los precios a causa de la excesiva inflación y la debilidad de un país que se las ve y se las desea para pagar la deuda.

 de tangos con letras tristísimas, la capital de un país añorante de un pasado excesivamente mitificado pero que sin duda convirtió a este lugar en una potencia de primer rango, aunque los malos gobiernos la fueran devaluando sin remedio. Aquí hemos vuelto a ver a amigos tan cordiales como Vicente Battista y Gloria, él fue premio Planeta de Argentina, un autor de novela negra que vivió en Gran Canaria y ha sido escritor muy reconocido, con su momento de gloria en los años 80. Hemos visto también a Héctor Celano, que ya ha viajado a las islas para mostrar su voz potente de recitador y prepara su próxima visita. Y hemos conocido a Eduardo Sanguinetti, pasión heterodoxa contra esto y aquello, un hombre alto y con el pelo rubio y revuelto, un combativo que nos hizo probar la célebre pizza de aquí en El Cuartito, fundado en 1934, cuando la gran ola de inmigración italiana.

Seguir leyendo »

La insoportable levedad de la política y la muerte de Antonio Lozano

Hace mucho tiempo, Javier Tusell publicó un libro titulado Tiempo de incertidumbre, en el que se hablaba de los primeros tiempos de la transición en España inmediatamente después de la muerte del dictador y con Arias Navarro todavía ejerciendo de presidente provisional del gobierno junto al Rey Juan Carlos. Hace también mucho tiempo el escritor checo Milan Kundera publicó una novela referencial que hablaba de la inutilidad de la vida y la teoría del eterno retorno de Nietzsche, según la cual todo lo que hemos vivido ha de repetirse eternamente. Uno de esos libros que marcan una época, cuando los países del Este querían cambiar su modo de vida. Un texto muy logrado con su toque filosófico y psicológico, con su pesimismo existencial. Así, la novela titulada La insoportable levedad del ser destrozaba la vida en pareja, el amor, el compromiso, la fidelidad, y tantas otras cosas. Vivimos una sola vida, una sola vez, y muchas veces la asumimos tan aturdidos que resulta muy fácil cometer errores. Es lo que dice esta obra maestra: siempre vivimos a oscuras, siempre somos taciturnos y contradictorios porque el sentido de la propia vida se nos escapa. No tenemos respuestas para las grandes preguntas tipo de dónde venimos, por qué vivimos y hacia dónde vamos. Es lo que ocurre con los acontecimientos políticos de nuestro país: ahora sabemos que nos han tocado vivir años de incertidumbre, de volatilidad y de fuga precipitada hacia adelante en los que nada parece claro ni seguro, porque ya no hay esencias permanentes e inmutables sino que todo es líquido y variable. La propia transición que creíamos felizmente dejada atrás vuelve a plantearnos sus luces y sus sombras. Y entre el juicio del “procés”, que puede durar hasta casi el verano, la pugna encaminada a conseguir la difícil aprobación de los presupuestos, las negociaciones y contubernios de última hora a varias bandas, la constatación de que todo estaba en el aire y con ello la propia convocatoria o no de elecciones generales, el ánimo del pueblo llano está desconcertado.

No es para menos. Hubo una manifestación llena de banderas como si las banderas fueran elementos arrojadizos que pudieran ser lanzadas al contrario, y las cifras de asistentes no cuadraban fácilmente. El panorama está inundado de esto que llamamos fake news, noticias mentirosas, manipulaciones aquí y allá.  Las informaciones vienen marcadas por el partidismo de quienes las generan. Grandes palabras, manifiestos con algún que otro exabrupto, el ambiente de manifiesta exaltación recuerda otros tiempos, sobre todo los tiempos de la explanada del Palacio de Oriente, donde Franco hablaba, según las crónicas de la época, ante un millón de españoles. Además, la levedad de nuestros mediocres políticos queda en evidencia cuando se ponen a hablar de esto y de aquello. A falta de verdaderas argumentaciones, la manifiesta levedad de la política adopta recursos teatrales, golpes de efecto, guiños. ¿Quiénes les asesoran para que el esperpento nacional haya llegado a tamañas proporciones?

Seguir leyendo »

La soledad es la enfermedad de nuestro tiempo

Incluso en nuestras ciudades, tenemos la impresión de que de año en año se incrementan los sin techo, generalmente hombres de mediana edad y edad avanzada que duermen de noche en las aceras, protegidos por cartones y papel de periódico, a veces nos encontramos la sorpresa de que también hay alguna mujer entre ellos. Son seres a los que la vida ha conducido a la marginalidad. El centro de Madrid está cada vez más sucio y, pese a la crudeza del clima, cada vez más lleno de vagabundos. En las capitales canarias también se aprecia el fenómeno, en las calles próximas al Parque de Santa Catalina es muy visible. Claro que en los países nórdicos los vínculos familiares se destruyen con más facilidad que en la Europa del sur, en los países latinos no es tan cruda la realidad. Y detrás de cada una de esas personas suele haber un drama personal: alcoholismo, toxicomanías, divorcio, pérdida del entorno de familiares y amigos. Eran gente que llegaron a tener sus trabajos, sus mujeres y sus hijos, pero lo fueron perdiendo todo. Las contradicciones abundan en nuestro entorno: tenemos cada vez más tecnología pero como somos víctimas de los tiempos, también padecemos la hipercomunicación que lleva a la vaciedad, se nos vienen encima bosques de palabras escuchadas en las tertulias sin que sepamos claramente qué nos quieren decir. Tiempo de noticias falsas y de conspiranoias, ese cuestionamiento de la realidad. Por ejemplo: el hombre nunca pisó la Luna. Con tanta tecnología, cada vez nos comunicamos peor. Los expertos señalan que estamos pasando por una edad media de la información pues los soportes que utilizamos para almacenar datos se hacen obsoletos cada vez más rápidamente. La consecuencia es una pérdida de información masiva. Una paradoja ante nosotros: es más viable que sobreviva una carta escrita en el siglo XIX que un guasap o un correo electrónico de hoy.

La soledad es uno de los males de nuestro tiempo, y aunque exista la impresión de que estamos muy comunicados con nuestros semejantes, cada vez hay más solitarios. Por ejemplo, en las ciudades la gente acude poco a los velatorios y a los funerales, en cambio en los pueblos del interior, en los campos, todavía existe una solidaridad casi tribal. No es lo mismo un entierro en la capital que un entierro en Tijarafe o Tejeda, salvo que sea una personalidad muy conocida en la capital el tanatorio estará medio vacío mientras que en los pueblos rurales cada entierro genera un duelo comunitario. Con respecto a todo ello, hace un par de años se estrenó un documental titulado La teoría sueca del amor, realizado por un cineasta italo-sueco, Erik Gandini, que nos habla del terrible drama de la muerte en soledad de muchos habitantes del país nórdico. Según este documental, uno de cada dos suecos vive solo. Uno de cada cuatro suecos muere solo, y el problema es que nadie reclama su cuerpo. En 1972 se lanzó un proyecto del gobierno: La familia del futuro, una política socialista para la familia, cuyos resultados han sido terribles. Era el gobierno de Olof Palme y Suecia era el prodigio socialdemócrata, años después el propio Olof Palme fue asesinado en la calle cuando salía de un cine y su utopía familiar ha traído la consecuencia de la enorme soledad. Suecia, un país rico, paradigma de la sociedad del bienestar, organiza la vida de sus ciudadanos desde la cuna hasta el ataúd. Hay varios problemas en medio: por ejemplo el clima terrible, con inviernos muy duros, lo cual propicia el alcoholismo y también genera una alta tasa de suicidios. Pues la felicidad humana no puede programarse, porque para ser feliz no te lo pueden dar todo hecho, te lo tienes que construir tú con tus aciertos y errores. Dice el sociólogo Bauman, el autor de la teoría de la modernidad líquida, que la felicidad consiste en superar las dificultades, y ello se pierde cuando crecen las comodidades. Los humanos necesitamos luchar.

Seguir leyendo »

Juan Jiménez, poeta, y por qué el regionalismo-nacionalismo es diferente en Tenerife y Gran Canaria

Juan Jiménez se fue mientras dormía, tuvo esa muerte dulce que muchos desearíamos. Cumplía 78 años, en los últimos tiempos una diabetes muy avanzada le impedía leer y escribir, nos lo contaba cuando lo veíamos en la calle Triana. Al final todo se lo dictaba a su fiel María Castro, aquella mujer del sur a la que dedicó un bellísimo libro en los años sesenta. En aquellos años de lucha y solajero, los niños de las aparcerías iban a la escuela con las manos manchadas de los tomateros. Y alzaba su voz de amor y lucha: Cantero por cantero / te iremos conquistando, / tierra nuestra. / Cantero por cantero / te levantaremos. Por suerte, a Juan Jiménez, a Orlando Hernández y a Francisco Tarajano los pueblos del sur les habían concedido honores, algunas calles en algunos municipios, y a Juan Jiménez el Can de Plata del Cabildo. Aquella gente de Poesía Canaria Última era personal de primer nivel, desde Lázaro Santana a Alberto Pizarro, Alfonso O’Shanahan, Eugenio Padorno, Ángel Sánchez, José Luis Pernas, Fernando Ramírez, José Caballero Millares, Manuel González Barrera, Baltasar Espinosa, Antonio García Ysábal y Jorge Rodríguez Padrón, curiosamente ninguna mujer, gente de una generación valiosa. Juan Jiménez venía de la sequedad, el viento y la penuria, lo dice así: A golpes de mochazo el sol, ardiendo. / A pasos de barranco el sol ardiendo. / El camino lleno de sol, / el mundo lleno de sol, / mis hermanas llenas de sol, / las manos llenas de sol no pueden más. Una poesía íntima y social, épica o contenida según las ocasiones. Compromiso e identidad. Como dijeron Luis Rivero y Pedro Flores, fue un poeta incómodo, con capacidad de análisis, implantación social y verso de calidad. El coraje de la pelea contra el sistema, el interminable franquismo.

Enero es un mes de muchas despedidas. A primera hora en el tanatorio coincidimos Lázaro Santana, Emilio González Déniz y Rosario Valcárcel. Estaba también el presidente Antonio Morales, uno de los pocos políticos que admiro, por su percepción de la cultura popular, por su defensa de la isla, por su honestidad personal, por su batalla por conseguir los equilibrios regionales, esa eterna discrepancia con el presidente Clavijo, en cuya misión hereda el impulso de Bravo de Laguna. Hace mucho que Gran Canaria se considera ofendida por los repartos, el hecho de que el presidente de la comunidad ha de ser tinerfeño, la política de sedes y personal, muchas cuestiones que vienen de lejos.

Seguir leyendo »

Navidades tropicales en el continente casi hermano

Se equivocó la paloma, se equivocaba. Por ir al norte fue al sur, creyó que el trigo era agua. Los versos de Alberti cantados  por Joan Manuel Serrat forman parte de la memoria sentimental de la juventud sesentera, del mismo modo que los temas de Paco Ibáñez que nos ponían en pie en aquel abigarrado paraninfo de La Laguna, hace casi 50 años. Ibáñez, que a sus 84, con su voz cansada se atrevió a repetir el 10 de diciembre algunos de sus éxitos en el Teatro Cuyás. La paloma no se equivocó sino que eligió volar al sur, las Navidades en el sur también son Navidades, aunque sea en un entorno cultural y religioso tan diferente que ni parece Navidad, salvo por el detalle de árboles con luces en los hoteles y restaurantes. Nos gusta cambiar el rumbo de vez en cuando, recibir el bofetón de calor de Dákar, la animación callejera, el recuerdo del amigo Amadou Ndoye, aquel gran valedor de las letras canarias y del idioma español en la mejor universidad de África Occidental, aquel amigo que estuvo en nuestra casa y le regaló a Rosario artesanía de su país. Allí hemos comprobado el colorido de los mercados populares, y la huella del tráfico de esclavos en La Gorée, también en su día vivimos la verdadera algarabía de la fiesta final del Ramadán, desde allí hacia el sur para atravesar grandes ríos hacia Barra, el otro lado de la ribera, el camino hacia la isla de Kunta Kinte, aquel muchacho inmortalizado en una serie de televisión, que fue apresado, como tantos, por los que hacían el próspero negocio de vender humanos. En Juffured hay un pequeño museo y las ruinas de un fuerte recuerdan al famoso protagonista de la serie Raíces, Senegal es más potente y en la isla de La Gorée está mejor documentado el tráfico de esclavos, el común denominador.

Al lado de sus hoteles y apartamentos, británicos y holandeses comparten la música en vivo en Senegambia Road, el reggae adquiere vigor cuando lo interpreta el grupo del bar Chosaan. Más al sur, en Guinea Bisau hay un territorio de saudade portuguesa y en Mali, tan lejos del mar, el calor aprieta. Lo peor no es eso, sino los mosquitos, que dan mordidas de serpiente, ulceraciones en las piernas. En Kololi lo que se aprecia es el poderío de los chinos, que han ocupado un extremo del parque de los monos para hacer un fastuoso centro de convenciones. Lo divertido es que todo ello va enmarcado en una operación denominada China Aid. Ves ingenieros y operarios orientales porque la gran potencia se manifiesta aquí y allá. También en Dákar regalaron un gigantesco monumento de dudoso gusto dedicado al renacimiento africano, la estrategia incluye la construcción de modernos estadios de fútbol, de carreteras y otras infraestructuras, que son donadas en distintos países, a cambio de preferentes acuerdos comerciales.

Seguir leyendo »

El teldense Armando Ravelo, una propuesta de cine canario

Nació en un municipio con historia, de hecho el que tiene más historia de las islas, no en vano fue la primera sede episcopal, año 1351, siendo obispo Clemente VI cuando un mallorquín fue el designado para ocupar una diócesis utópica en una isla que todavía no estaba conquistada. Es entusiasta y comanda un equipo de gente novel, actrices y actores amateurs que cuando actúan ante las cámaras son creíbles, la fotografía y el sonido consiguen el aprobado, las historias tienen ritmo y está empeñado en darnos una visión diferente sobre nosotros. Para empezar, en sus cortometrajes los protagonistas hablan en amazigh, la lengua bereber que se habló en el archipiélago con algunas variantes en cada isla, y, claro, hay subtítulos en español. Cree que Canarias vive mutilada cultural y socialmente, y tenemos una desmemoria terrible.

Acabamos de ver su reciente propuesta, La cueva de las mujeres, un cortometraje en el que explora en ese mundo de magia y superstición que es la brujería popular, tan vinculada a la cultura rural. Fue rodado en el barrio de San Francisco y en Santa Lucía de Tirajana. Telde, la ciudad de las brujas, podemos leer en los carteles institucionales por la Noche de San Juan, las fiestas fundacionales. Tras la proyección en la repleta sala del Cine Monopol establecimos un diálogo, no en vano destaca entre los realizadores empeñados en hacer un trabajo cinematográfico insular, gente joven sobre todo en Tenerife, Gran Canaria y La Palma. El riesgo de afrontar el mundo prehispánico puede consistir en definir al guanche como el buen salvaje de los libros de cuentos, pero Ravelo, consciente de esa tentación, ha dejado claro que aquellas comunidades tenían las mismas virtudes y los mismos defectos que el resto de los humanos. En ellas se daba la guerra, la venganza, la envidia, los incestos, los conflictos por los pastos, las aguas o la posesión de una mujer. Pero conozcamos sus opiniones.

Seguir leyendo »

Navidad acelerada

Vivimos tiempos apresurados en los cuales lo que servía para ayer ya no sirve para hoy. La Navidad, con toda su exteriorización de compras, luces, sensación de euforia y relativo bienestar, es un buen ejemplo para comprender que atravesamos un tiempo de aceleración. En esta época que vivimos todo va muy rápido, el cambio climático empeora y se acelera de año en año porque los grandes contaminadores –es decir Estados Unidos, China e India- no están muy interesados en frenar las circunstancias que repercuten en el deterioro medioambiental, las naciones en desarrollo argumentan que sus ciudadanos tienen el mismo derecho que los habitantes de los países industrializados a disfrutar del progreso, ¿cómo van a dejar de quemar petróleo, cómo van a dejar de consumir?. Por otra parte, las Navidades suelen ser época conflictiva para las parejas, ya que está comprobado que buena parte de las separaciones y divorcios se incoan en el mes de enero, es decir, en medio de la tan temida resaca navideña. Los psicólogos señalan que esta época suele ser crítica para quienes sufren ansiedad, y afecta más a las mujeres porque son ellas las que organizan las cenas, comidas, encuentros familiares, compras, etc. Estos días todo tiene que ser especial, perfecto, y se genera tensión añadida. Además es la época de hacer balance, uno se siente un año más viejo y se coincide con la familia, con lo cual a veces el alcohol y la desinhibición consiguiente hacen que estallen conflictos disimulados el resto del año.

Todo se acelera últimamente, pues si hace unos años las iluminaciones y los nacimientos se inauguraban ya bien avanzado diciembre, ahora está clara la tendencia a entender que la Navidad comienza el Viernes Negro, es decir, a veintitantos de noviembre, y esto sucede no solo en las grandes ciudades sino incluso en los pueblos apartados, en los lugares pequeños. Y ese es el momento en que los centros comerciales encienden sus luminarias, exhiben sus belenes que tanto fotografían los turistas y empieza la época frenética de las compras, muchas veces compulsivas. Como hemos copiado el Halloween y también el Black Friday solo nos queda imitar el Día de Acción de Gracias, aunque tenga muy poco que ver con nuestras tradiciones, y aunque comer pavo nos parezca ingerir una carne bastante sosa. Pero la publicidad hace milagros, y en ello entra, qué duda cabe, el cine, que tanto refleja toda la parafernalia navideña.

Seguir leyendo »

Ponga una muñeca (o un muñeco) en su vida

La soledad es la enfermedad característica de nuestra época y, ante esta realidad, los solitarios y las solitarias de este tiempo, los divorciados y las divorciadas, los que no desean relaciones estables pero sí quieren salir de la apatía de sus vidas, de su falta de motivación, requieren soluciones prácticas y eficientes. A pesar de que hoy es fácil tener una vida social muy rica con las nuevas tecnologías y las redes, lo cierto es que todo eso forma parte de una mera apariencia, de una realidad que solo es virtual, y acabamos echando de menos el contacto real con personas de carne y hueso, con sus emociones y sus conflictos. Parece que cada vez más nos encaminamos a un mundo de ciencia ficción, pero lo que está sucediendo es tan real como la vida misma. Por eso en EEUU, en China y en Japón ya se fabrican acompañantes de silicona para ambos sexos, con los que aliviar las noches vacías y se impone la tendencia a mejorarlos año tras año y para ello ya se está en plena operación de dotarlos de inteligencia artificial, convertirlos en verdaderos robots con los que puedas sostener una conversación, porque en sus programas informáticos les han introducido mucha información sobre el comprador o la compradora, por ello saben mucho de la persona que los adquiere, así podrán ser verdaderos amigos con los que casi puedas tomar un whisky mientras ves un partido de fútbol.

En el sur de California existe una fábrica peculiar, la empresa Abyss Creations, que fabrica muñecas de  tamaño natural, parece que la lista de pedidos es ya numerosa. En un reportaje de la BBC británica el fundador explica que empezó a fabricar estas muñecas en su garaje, todas siguiendo el gusto norteamericano, dotadas de unos senos muy voluminosos. Hubo una película de Berlanga, Tamaño natural, nada menos que estrenada en el año 1974, que ya planteaba con mucho éxito esta cuestión. Michel Piccoli, el protagonista,es un dentista parisino de 45 años con un matrimonio en decadencia. Michel, dentro de su creciente soledad, encuentra un maniquí del que se enamora y decide divorciarse de Isabelle, su mujer. Las personas cercanas a él asumen la realidad de diverso modo. Su madre, admite de buen grado la situación, vistiendo a la muñeca con sus trajes de cuando ella era joven mientras le habla, llegando a afirmar sarcásticamente que ya había pasado más tiempo con el maniquí que con Isabelle, con quien mantiene una mala relación. El protagonista se entregaba a la muñeca porque esta le parecía atractiva, no envejecía, no planteaba caprichos ni argumentaba dolor de cabeza a la hora de las relaciones íntimas, ni tenía depresiones ni argumentaba poco interés en el lecho. En su sinrazón escenificó una boda con ella y grabó en vídeo sus grandes momentos, pero al final sucumbía a los celos y la destruía.

Seguir leyendo »

Canarias, en cabeza de los divorcios

Desde hace tiempo sabemos que Canarias figura en los primeros puestos de índices sociales poco favorecedores, así el fracaso escolar y asimismo el hecho que, tras la crisis económica, tengamos muy probablemente la peor sanidad del Estado, una sanidad que de por sí ya era precaria y que ha ido siendo desmantelada año tras año por la falta de contrataciones y la fuga de profesionales al sector privado. Tenemos el dudoso honor de ser una de las regiones donde se da un importante porcentaje de madres adolescentes, y en cuanto a la adicción al juego  tampoco presentamos buenos números, con el incremento de la ludopatía juvenil. En el capítulo de separaciones y divorcios seguimos en cabeza, cada año las cifras lo confirman. Dicen los psicólogos que a los siete años de vida en común de una pareja suele producirse una crisis de dimensiones más o menos graves según las situaciones. El cansancio, la rutina, los factores económicos, el pago de la hipoteca, las posibles infidelidades, etc. son factores que contribuyen a esa crisis. De acuerdo con las estadísticas recién publicadas, el número de demandas de disolución matrimonial, esto es separaciones judiciales y divorcios, se ha incrementado en un 1,7 por ciento en el segundo trimestre de este año respecto al mismo periodo de 2017, y Canarias es la comunidad autónomo que registra mayor tasa de rupturas, frente a Castilla y León, que tiene la tasa más baja.

Estos datos han sido publicados por el Consejo General del Poder Judicial, que especifica que en toda España se han registrado 17.077 demandas de divorcio consensuado por ambas partes, que equivalen a un 0,1 menos que en el mismo trimestre del año anterior y 11.986 de divorcio no consensuado, un 4 por ciento más. Por comunidades autónomas, el mayor número de demandas de disolución por cada 10.000 habitantes se ha dado aquí, con 7,7; seguidamente viene la Comunidad Valenciana, con 7,5, Cataluña, con 7, La Rioja, con 6.9,m Andalucía y Baleares, las dos con 6,8 y Murcia, con el 6,7. Por debajo de la media nacional, que es del 6,5, se sitúan Castilla y León, con el 4,8; Aragón, con el 5,2 y País Vasco, con el 5,3.

Seguir leyendo »

Proliferan en Canarias las universidades privadas

Está claro que nos gusta el american way of life. Lástima que de los Estados Unidos normalmente solo importamos lo más anecdótico o lo más hortera, lástima que no copiemos sus serias universidades o su capacidad de investigación, su empeño por el avance tecnológico, la capacidad de mecenazgo de sus millonarios, que hacen tantísimas donaciones a las instituciones que valen la pena como universidades, museos, bibliotecas. Cuánto quisiéramos poder imitar la fuerza de su innovación, la energía de su cultura, la vitalidad de sus departamentos de español, etcétera. Por cierto, en Canarias están floreciendo las universidades privadas, en los últimos años se han venido abriendo varias tanto en Gran Canaria como en Tenerife, y la tendencia es creciente. En una cena con amigos ante un inspector de enseñanza, ya jubilado, planteamos la cuestión de que por qué en EEUU hablando de manera general las universidades privadas tienen tan buena imagen, con tanto arraigo y calidad, y por qué aquí las consideramos maquinarias para facilitar títulos a alumnos poco disciplinados aunque con padres adinerados. La respuesta fue: es que en EEUU son serios. Debe ser que allí existe un control y una inspección adecuados mientras que aquí parece que cada cual va a su aire sin rendir muchas cuentas. Ahora mismo en España hay 50 universidades públicas, prácticamente sale a una por provincia, y 33 privadas.

Según www.eldiario.es la relación de fuerzas entre alumnos de la universidad pública y la privada está cambiando en España, ya que en los últimos ocho años se está produciendo un trasvase de estudiantes de los centros públicos a los privados. La tendencia se visibiliza en los grados, donde la pública pierde y la privada gana, y es notable en los máster, donde las privadas se están imponiendo. Desde el curso 2008-2009 hasta el año pasado, las 51 universidades públicas han pasado de tener 1.232.290 alumnos de grado a 1.155.728, una caída del 6,3 por ciento. Los centros privados pasaron de 147.336 a 173.381, un incremento del 17,6 por ciento. En los máster, la tendencia es evidente. Estos estudios, cada vez más necesarios en un mercado laboral especializado, anualmente cuentan con más estudiantes en centros privados.

Seguir leyendo »