eldiario.es

9

Luis León Barreto

Luis León Barreto (Los Llanos de Aridane, 1949), licenciado en Periodismo por la Complutense, ha sido subdirector de La Provincia, director del Club Prensa Canaria, jefe de Prensa del Cabildo de Gran Canaria. Premio de novela Blasco Ibáñez por 'Las espiritistas de Telde' (1981), traducida al rumano, alemán, inglés, italiano y francés. Premio de novela Pérez Galdós por 'Ulrike tiene una cita a las 8' (1976), premio Julio Tovar de Poesía, Santa Cruz de Tenerife, 1970, por 'Crónica de todos nosotros', premios de periodismo Leoncio Rodríguez, Víctor Zurita, León y Castillo. Autor de casi 30 libros: novelas, relatos, novela negra, cuentos para niños, ensayo, poesía. Figura en importantes antologías, así en 'Cien años de cuentos (1898-1998). Antología del cuento en castellano', de José María Merino, Alfaguara, Madrid, 1898, y en 'Kanarska kratka prica', antología de narradores publicada en Zagreb, Croacia.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 10

Los 100 días de gobierno

Hemos comenzado el año con un ejecutivo que –pese a las diferentes posturas internas y las subsiguientes tensiones entre las fuerzas que lo constituyen- ha de funcionar porque hay demasiados asuntos pendientes. Gobernar va a ser más difícil que nunca, pero no hay tiempo que perder. Dada la fragmentación del voto y la proliferación de fuerzas políticas, con el alza de la ultraderecha, la oposición tiene prisa por hacerse notar y por ello sus líderes anuncian que van a ser contundentes desde el primer día. Eso han venido anunciando y por ello no se va a respetar aquella antigua norma parlamentaria de permitir que el nuevo gobierno haga su trabajo durante los primeros 100 días. ¿De dónde viene esta costumbre de los cien días de respeto? Parece que del presidente norteamericano Roosevelt cuando llegó al poder en 1933, tras el hundimiento económico del crack de 1929, y prometió actuar con audacia y decisión en esos primeros cien días. Lo cierto es que durante este periodo lo habitual es que las fuerzas del Gobierno intenten acometer las propuestas más importantes comprometidas en su programa electoral y la oposición haga gala de cierta cortesía a la hora de afrontar su labor. Pero los tiempos han cambiado, el mundo ahora se guía por la prisa, los gobernantes gobiernan a golpe de twitter y a menudo la gente los imita y quiere guiarse por las ocurrencias. Ya casi nada es estable sino que todo es líquido, deslizante, variable. Y el nivel de crispación se incrementa semana tras semana, porque en la bancada de la oposición existe poca predisposición a hacer concesiones.

Roosevelt tenía en su mente plasmar una serie de medidas drásticas que combatieran la terrible crisis que afectaba a su país. Había que actuar con determinación y con prisa, y en esos cien días consiguió aprobar 15 leyes de suma importancia y puso en marcha el proyecto New Deal (Nuevo Trato, en español). Las soluciones que Roosevelt proponía eran justo las contrarias que se han aplicado en la Unión Europea para solventar la crisis económica que todavía estamos padeciendo, pues frente a la idea de austeridad el New Deal inyectó dinero en grandes cantidades en la economía para construir infraestructuras, generar millones de puestos de trabajo y, en definitiva, incentivar el consumo. Que el dinero corriera cuanto más mejor: justo lo contrario de lo que ha hecho la Troika y los gobiernos europeos para afrontar la recesión que todavía padecemos, y que es el preámbulo de la anunciada nueva crisis que se avecina, con efectos potencialmente graves en Canarias debido al monocultivo turístico. El asunto del Brexit, la quiebra de importantes operadores turísticos, la menor afluencia de visitantes, la recuperación de países rivales con mejores precios –Túnez, Egipto, Turquía- hacen que asome una cierta preocupación, aunque lo cierto es que, pese a que hay descensos en las cifras de turistas extranjeros, se recuperan los nacionales y en general los visitantes gastan más, con lo cual decrece algo el efecto de esa anunciada crisis. El efecto positivo sería estabilizar un turismo de mayor calidad que el que nos ha venido visitando las últimas décadas.

Seguir leyendo »

Qué esperar del 2020

Hemos dejado atrás la Navidad, una fiesta que ha ido perdiendo buena parte de sus esencias ya que ahora el festival de compras comienza desde el veintitantos de noviembre. Del mismo modo que adoptamos el Halloween nos hemos hecho fuertes con el Viernes Negro, y los centros comerciales bien que han notado la fiesta del consumo desde entonces hasta ahora mismo, que justo van a empezar las rebajas. A la vista de los profundos cambios que acontecen, aquello del sentimiento de fraternidad que se daba en esta época del año parece tan fuera de onda como el gesto de desear felicidades a diestro y siniestro. Ahora lo que habría que desear es otra cosa: ¡Que tengas buenas compras y no te machaque la cuesta de enero! Pues, como dicen los psicólogos, la celebración de la Navidad puede llegar a ser monótona, y la frase que pronunciamos, deseando felicidad, carece de originalidad si no somos capaces de abrir un paréntesis donde encerrar nuestros miedos, temores y frustraciones. La celebración de la Navidad debería mucho más allá de las luces en las calles, los arbolitos cargados de adornos, los regalos y las comidas desproporcionadas. Nos debería ofrecer la Navidad la oportunidad de corregir errores y comenzar un nuevo periodo con un vigor capaz de fortalecer nuestro ánimo. La celebración de estas fechas de final y comienzo de año debería hacernos más solidarios con aquellos que la viven desde la desigualdad y decirles que no están solos.

Muchos creen que el 2020 será peor que el 2019 pero como somos gente de buena voluntad es de rigor establecer que no hay que ser pesimistas sino que conviene establecer una agenda de necesidades cara al recién nacido año, con el simple propósito de que las cosas se hagan más soportables. He aquí un breve formulario de deseos:

Seguir leyendo »

Los obispos se enfrentan al papa Francisco

Es probable que el papa Francisco no visite España en el transcurso de su mandato. En uno de sus viajes recientes algún periodista le preguntó a Bergoglio en el avión para cuándo la visita a España, a lo que el pontífice respondió de manera misteriosa: iré cuando ustedes se pongan de acuerdo. Nuestro país tiene una larga historia de fe católica y de visitas de pontífices romanos pero el Vaticano tiene afición a esconder cosas, seguramente por eso ha sobrevivido tantos siglos. Por ejemplo, la extraña muerte del pontífice Juan Pablo I, por ejemplo el tenebroso asunto de la Banca Vaticana, la vuelta a las cavernas de una parte de la iglesia, por ejemplo el afianzamiento de obispos ultracatólicos. El periódico digital www.esdiario.es ha señalado que no son pocos los prelados que muestran, en privado y con significativos silencios y significativas ausencias, su radical oposición al papa argentino. Así el obispo de Alcalá de Henares, monseñor Reig; así monseñor Sanz, de Oviedo, Herráez, de Burgos, Demetrio, de Córdoba o Asenjo de Sevilla. A ellos habría que sumar el mal ceño histórico del cardenal Rouco Varela y así como el del obispo auxiliar de Madrid, monseñor Martínez Camino. Este ala ultra de la iglesia española quisiera colocar en las elecciones de marzo próximo al arzobispo de Oviedo como nuevo presidente de la Conferencia Episcopal. Así, España sería el flanco más fuerte de oposición al papa argentino. Qué tiempos para añorar a los cardenales y obispos progresistas de la transición, desde Tarancón a un palmero, monseñor Elías Yanes, que fue arzobispo de Zaragoza, recordado por sus méritos intelectuales y humanos.

Francisco ha querido dar la cara ante el espinoso asunto de los abusos sexuales a menores por parte del clero. Parece que el tema ha sido aprovechado por los sectores más conservadores de la curia vaticana, con el apoyo mediático orquestado por antiguos asesores de Donald Trump. Así, acusaban al papa de encubrir los abusos de un cardenal norteamericano, McCarrick, al que el propio papa había expulsado de la Iglesia. Es decir que Bergoglio sí había actuado contra el cardenal McCarrick, al que degradó.

Seguir leyendo »

La perversidad del cambio climático

Tenemos abundancia de viento y sol, pero no les sacamos suficiente partido a las energías alternativas porque los intereses de las eléctricas son poderosos y devastadores, cotizan en bolsa y asaltan el bolsillo, son uno de los mejores negocios, por eso la tarifa eléctrica no para de crecer. Hubo un ministro canario, el señor Soria, buen alcalde y mucho peor ministro, que en su gestión cortó muchas expectativas para las energías renovables y ahora el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, lo dijo alto y claro, apuntando a los líderes mundiales que se cruzan de brazos ante los riesgos del cambio climático: Lo que falta es voluntad política a la hora de parar la guerra contra el planeta, advirtió. Se trata de una de esas reuniones estelares de la que se espera mucho y que normalmente acaba deshaciéndose en agua de borrajas; los países en desarrollo como India y China no quieren renunciar a alcanzar el estatus del Primer Mundo, y para ello van a seguir utilizando las energías contaminantes. Explicó Guterres que hay que ponerle un límite al carbono, parar los subsidios a los combustibles fósiles, dejar de construir plantas eléctricas de carbón o empezar a cobrar impuestos por contaminar. Y sin olvidar las contradicciones. Por ejemplo, se nos están ofreciendo vehículos eléctricos y vehículos híbridos cuando lo cierto es que en Canarias la casi totalidad de la electricidad que recarga las baterías de esos vehículos proviene de quemar energías fósiles. Solo El Hierro es la excepción. 

La cumbre del clima de Madrid intentará algo imposible: pasar de las declaraciones retóricas y de la hipocresía institucional para alcanzar algún objetivo. Los enemigos son poderosos: de un lado la perversidad de Donald Trump, favorecedor del consumo de energías fósiles porque cotizan en bolsa y dan excelentes resultados para los poderosos y de otra parte el presidente de Brasil, que tiene el cinismo de acusar al actor Leonardo DiCaprio de financiar entidades que incendian la Amazonía, así como los partidos políticos como Vox, para todos los cuales el cambio climático es una farsa.

Seguir leyendo »

Un joven refugiado de El Salvador, y el auge de las sectas

Erik Alfonso Cornejo Flores tiene 24 años y salió de su país después de que las bandas mataran a dos de sus hermanos porque no querían integrarse en esas organizaciones criminales. Las maras son pandillas dedicadas al narco y a la extorsión, son poderosas en El Salvador, Guatemala y Honduras, la región del mundo con mayor criminalidad. Estas pandillas absorben a grupos de amigos, ejercen un poder callejero superior a la policía y practican la extorsión a los pequeños negocios cobrándoles por ofrecerlos su protección, el narcotráfico, el secuestro. Erik vivía en la localidad de San Vicente, fue jugador de fútbol en el Independiente F.C., en la segunda división del país, jugaba de extremo izquierdo, estudiaba y trabajaba en la agricultura recogiendo maíz, frijoles y café. Sus padres están separados, y los hermanos tuvieron que buscarse la vida en aquel ambiente.

El chico intentó salir y marchó a la universidad de San Carlos en Guatemala, pero también tuvo que huir. Las maras lo asediaban, y tenía contacto con sacerdotes que le aconsejaron emigrar. Trató de conseguir el estatuto de refugiado en EEUU, presentó pruebas de su historia, documentos que probaban la violencia que padecía él y sus hermanos pero no fue acogido. Entonces le recomendaron dirigirse a Europa, y vino a la isla, donde le han dado cita para examinar su caso en las oficinas de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, CEAR, de la Avenida de Escaleritas. Afirma disponer de testimonios de la Fiscalía y de numerosos testigos que apoyan su solicitud. “Mi proyecto es seguir estudiando y no tener miedo, que no te estén esperando, que no te puedan levantar de tu casa y te maten en otro lugar. Porque la vida en Centroamérica no vale nada, todo el sistema está corrompido. Incluso el presidente de la asamblea nacional se reunió con los mareros antes de las elecciones para pedirles que cesaran su violencia, sin éxito. Todo el sistema funciona mal, y tampoco es la solución proporcionar armas a grupos de ciudadanos para que se enfrenten a las maras. A mis hermanos y a mí nos perseguían para que nos integráramos, pero como no lo hicimos querían matarnos”.

Seguir leyendo »

“Estamos en el choque de culturas con el Islam” (Jorge Batista Prats)

Es licenciado en periodismo por la Autónoma de Barcelona. Autor de cinco libros, articulista, músico, vivió en el Sáhara y Mauritania, y ha publicado testimonios sobre sus experiencias en el mundo islámico tan cercano y a la vez tan lejano. Dice que a su juicio, la complejidad del Islam se basa esencialmente en que política y religión son de hecho indisolubles, con matices en algunos países, Marruecos sobre todo. Si la religión católica tuvo sus momentos en que el expansionismo y el proselitismo fundamentaron su razón de existencia, ahora es el Islam el que coge el testigo. En Mauritania y los más paupérrimos estados africanos, los pobres de solemnidad tienen acceso a través de la TV por satélite a ver cómo viven los ricos en occidente. Las hambrunas, las guerras, la pervivencia de las tribus, la esclavitud, el sometimiento de la mujer han actuado como detonador para uno de los problemas más terribles del siglo en que vivimos. Hablar de “alianza de civilizaciones” como quería Zapatero es un disparate.

¿Entonces vamos al choque de culturas? Y esto dice: Efectivamente, lo que existe ya, lo que viene y crece es el choque de culturas absolutamente diferentes que colisionan en una UE que no ha cumplido sus expectativas. Este polémico asunto en Europa aterriza en un escenario dominado por la crisis económica, el envejecimiento de la población, la ausencia de pensamiento, la modificación de los sistemas de educación, la ausencia de mestizaje, los guetos. Sería necesario un muy largo ensayo para realizar una prospectiva consistente sobre el futuro que nos espera ahí al lado.

Seguir leyendo »

Rosario Valcárcel: “Las mujeres han estado atadas”

Rosario Valcárcel empezó a publicar sus libros tardíamente, pero desde entonces afronta seriamente la escritura. Poeta y narradora, señala que se siente más cómoda en el terreno de la narrativa, es el género que confiesa hacer con naturalidad ya que en él puede contar, hacer ficción o narrar la realidad sobre la rutina y la cotidianeidad, fabular o explayarse sobre el poder de la fantasía. Piensa que el acto de la creación fluye con libertad y eso le permite adoptar figuras e imágenes diferentes a la vez. Puede escribir con el mismo componente poético novela o relatos, prólogos o comentarios sobre libros o exposiciones de arte. En cambio, escribir poesía es algo más hondo, profundo, meditado, más potente y silencioso, más nostálgico. Con la poesía siente como la palabra a veces tiembla y sufre, acaricia o goza, y es entonces cuando la poesía la transporta a un universo más humano, lo que le hace sentirse a gusto.

Se considera que su obra es una reflexión sobre el tiempo y la condición humana, y con cierta frecuencia utiliza un tono de denuncia social. Afirma que su literatura ha tenido desde sus comienzos una carga sensual, en la que predomina el amor físico, los afectos, el placer y el sufrimiento, la conciencia de la fugacidad de la vida. Por eso sus trabajos aluden casi siempre a la felicidad que se extingue y tras la que queda el sufrimiento, el vacío y la desolación por la que pasan los humanos. Cree que los escritores deben aportar pensamiento, reflexión, deleite y sobre todo coherencia y compromiso social. “Por eso mientras las denuncias de víctimas, mujeres u hombres, asciendan, mientras haya una sola mujer sin visibilizar, apuñalada, atropellada, quemada viva, descuartizada, lanzada al vacío, violentada psíquicamente, y mientras siga existiendo la ablación del clítoris, las bodas entre niñas y ancianos y los trabajos infantiles, el acoso escolar, el tráfico de órganos, es necesario el hecho poético y la rebeldía contra las injusticias, como denuncia social. Esto es algo que caracteriza mi obra, así el poema titulado La Purificación, una condena contra la ablación que, a pesar de estar prohibida en muchos países, se sigue practicando con total impunidad sobre todo en África.”

Seguir leyendo »

Manuel Perera de Castro, artista

Manuel Pereda de Castro, a quienes todos llamaban Manel, fue un escultor figurativo y abstracto comprometido con la naturaleza, con la memoria y con la experimentación artística. Se va a cumplir ahora el primer aniversario de su muerte, y es preciso hacer un breve homenaje a su obra y a su persona. Vino al mundo en 1949 en Santander y se trasladó a la isla de La Palma en 1986, para desarrollar una intensa actividad. No solo éramos coetáneos, nacidos en el mismo año, sino que su hermana, la crítica literaria Rosa María Pereda, defendió con entusiasmo mi primera novela en la prensa de Madrid. En el suplemento de cultura del diario Informaciones, 1975, escribió en la primera página sobre aquella obra mía Ulrike tiene una cita a las 8 (Akal Editor, Madrid), a raíz de cuyo trabajo hice contacto con Antonio Muñoz Molina y otros jóvenes novelistas. Se sorprendió un tanto cuando le hablé de la generosidad y la habilidad ensayística de su hermana, a la que por supuesto yo no conocía cuando escribió sobre mí.

Pereda supo analizar el paisaje, supo asumir la historia local y supo investigar nuevas formas para sus esculturas, buscando el dinamismo y la expresividad. Se convirtió en un insular más. Entre sus obras más conocidas destacan precisamente el monumento a la Naturaleza en el municipio de El Paso, también conocido como el Árbol de la Graja; o el monumento a la Madre en Los Llanos de Aridane. Como expresión de su entendimiento de la isla, plasmó emblemas de la etnografía y la historia local como sus esculturas al Salto del Pastor y a los Verseadores en Tijarafe. En realidad, llevaba desde 2008 mostrando su arte en diferentes localizaciones de la geografía peninsular. Inició su andadura en Casa de Vacas, Parque del Retiro, Madrid, para continuar en el Parque Las Salinas de Medina del Campo. Más tarde expuso en los Jardines de Piquío, Santander, en el ayuntamiento de Noja y en la Reinosa. También hay obra suya en Suiza, Francia, México, Italia y EEUU. En la isla, sus principales obras radican en Aridane, Tijarafe, Fuencaliente, Breña Baja y Puntagorda.

Seguir leyendo »

El Taj Mahal, el otro Taj Mahal negro, la exquisita comida (y 2)

Una de las cuestiones que preocupan a los viajeros es la relativa a los problemas estomacales. En primer lugar, hay que beber agua embotellada; en segundo lugar no probar tomates, pepinos ni otras verduras que puedan integrar una ensalada, como tampoco se pueden ingerir frutas que no tengan cáscara y en tercer lugar pedir que la comida no sea muy picante, cosa difícil de resolver porque, aunque haya poco picante, siempre hay picante. Los países de clima caluroso han tenido a mano el picante para preservar los alimentos: México, Tailandia, África. La comida en India es variada y apetitosa, de hecho los habitantes en su gran mayoría son vegetarianos aunque en los hoteles siempre hay buen cordero y pollo, además de las excelentes variedades de arroz e infinidad de especialidades. Varios platos memorables: el chicken tandoori, hecho al hormo, el thali, que consiste en varios recipientes con diversas propuestas, o el biryani de cordero, con arroz frito y especias, el pollo con yogur, etc. El pan nos parecía magnífico, siempre repetíamos. El problema suele ser el de las diarreas, y para eso el Tiorfán y el Fortasec. Pero en ocasiones se te van los ojos tras un trozo de pepino, un tomate o cualquier componente verde. Y ahí empieza el problema: esas verduras han sido regadas con aguas que tienen una proliferación de bacterias que no es bien recibida por nuestro intestino.

La difícil relación entre practicantes de la fe hindú y los musulmanes ha conducido a conflictos desde el momento mismo de la independencia, 1947, hasta hoy. Siempre presente la pugna por la posesión de Cachemira, entre India, Pakistán y China. Ante los asuntos conflictivos, el guía de nuestro grupo no sabe/no contesta. Así sucedió cuando Rosario Valcárcel le pidió información sobre los problemas de las viudas que suelen ser marginadas y han de recluirse en lugares especiales, así como tampoco le gustaba hablar acerca de la condición de la mujer, etc.

Seguir leyendo »

India: Ruido, caos, dioses y cremaciones (1)

Desde el avión apenas divisamos la ciudad, tal es la nube de contaminación. Tras el bofetón de calor nos sumergimos en un ruidoso caos. Enseguida aprendes a saludar: las palmas de las manos unidas, hacia arriba, y dices la palabra Nemasté. Desde el aeropuerto al hotel dos horas por la saturación del tráfico y la ausencia de normas. Los coches y los tuk-tuks, motos convertidas en triciclos, avanzan a duras penas haciendo sonar la bocina. Nueva Delhi es la quinta ciudad más poblada del mundo, más de 20 millones. Las vacas andan por el medio del asfalto y los conductores tienen que esquivarlas. Los peatones cruzan como pueden, dentro de este desorden hay pocos accidentes. Hay infinidad de mercadillos callejeros, nubes de vendedores y mendigos, los olores nauseabundos se mezclan con inciensos, sándalo, pachulí, etc. Los vendedores son pegajosos pero India es un país bastante seguro, no te asaltan. Perros callejeros dormitan tranquilos como si fuesen vacas y las vacas, hacen de perros pues asaltan las bolsas de basura para alimentarse. Muchas capillas pequeñas y coloridas para los dioses, tan coloridas como los saris de las mujeres. Acudimos a templos en los que, con los ritos, suenan campanas, música y cantos. Hay infinidad de dioses y diosas, pero los tres más importantes son Brahma, el creador, Vishnu, el mantenedor, y Shiva el destructor-reconstructor. Abundan grabados en los que dioses y diosas copulan entre sí con naturalidad, desde el Kamasutra el sexo adquiere un hálito sagrado. Los tres dioses recuerdan la trinidad de Egipto: Horus, Osiris, Isis, o Zeus, Atenea y Apolo de Grecia. Los musulmanes son el 14 por ciento, apenas hay budistas, y los cristianos se refugian en Goa y otros territorios del sur que fueron colonias europeas.

Con tantos dioses, miles de celebraciones. ¿Quién fundó esta religión tan masiva? No se sabe. Los dioses son tan cercanos que no tienen inconveniente en salir en las telenovelas de cada noche, historietas de amores imposibles, hombres casados que pretenden a chicas jóvenes, chicas jóvenes que se fijan en hombres con poder. Siguen existiendo los matrimonios concertados por las familias, y continúan las castas. En bazares indios y en templos privados hemos visto el sincretismo hindú: el dios Ganesh, con cabeza de elefante, o el dios mono, al lado de la Virgen del Pino, la Virgen de Candelaria y el Cristo de La Laguna. No hay problema en mezclar sus dioses con del país en que se establecen. Yendo hacia el Fuerte Rojo se nos cruza un grupo de unos cien hombres, tocando tambor y gritando, esparcen polvos de colores y pasean a la diosa Durga, con sus ocho brazos. La llevan al trote, y el guía dice que al final tirarán su imagen al río. A los dioses los fabrican en serie, hay miles de ellos en los almacenes que divisamos, son de una estética dudosa.

Seguir leyendo »