eldiario.es

Menú

Ya son 207 muertos tras el terremoto que asoló el centro de Italia

UNAS 50.000 PERSONAS HAN TENIDO QUE ABANDONAR SUS HOGARES

- PUBLICIDAD -

Las víctimas mortales provocadas por el terremoto que la madrugada de este lunes sacudió la región de Abruzzo, en el centro de Italia, ascienden ya a 207, según el último balance ofrecido por fuentes hospitalarias, si bien el oficial se mantiene por debajo del centenar. El seísmo, que fue de 5,8 grados en la escala de Richter, tuvo su epicentro a pocos kilómetros de L'Aquila y provocó graves daños humanos y materiales en esta ciudad y en unas 26 poblaciones cercanas.

Según los datos oficiales ofrecidos en la tarde de este lunes por el ministro de Relaciones con el Parlamento, Elio Vito, el balance de víctimas es de 91, mientras que los heridos serían más de 1.500, aunque estas cifras están "destinadas a crecer" a medida que avancen las tareas de rescate, lamentó.

En cuanto a las personas que se han quedado sin casa, podrían alcanzar la cifra de 70.000, de las que unas 10.000 podrán ser alojadas en hoteles y albergues del centro de Italia. Además, las autoridades han organizado campamentos y recintos de acogida provisionales cerca de las zonas afectadas.

Por su parte, el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, anuló su viaje oficial a Rusia y se desplazó al lugar de los hechos, no sin antes decretar el estado de emergencia nacional y confiar la gestión de la crisis al director de la Protección Civil, Guido Bertolaso.

Berlusconi, que ha convocado un consejo de ministros extraordinario esta tarde para desbloquear fondos para los afectados, resaltó la movilización para ayudar a los damnificados y prometió que "nadie será dejado solo" y se pondrán a disposición los "fondos necesarios".

El primer ministro pidió a los ciudadanos de L'Aquila que no se queden en las casas afectadas porque "no hay nadie que pueda decir si habrá otras réplicas en las próximas horas o días". Asimismo, aseguró que "no existen dados científicos para prevenir terremotos" después de la polémica provocada por el hecho de que un experto había advertido la semana pasada que era inminente un gran temblor y éste fuera sancionado por provocar la alarma entre la población.

Sacudidas de asentamiento

Después del terremoto, que se registró a las 3:32 horas de esta madrugada, el terreno afectado sufrió otras sacudidas de asentamiento de distinta intensidad, la más fuerte de las cuales tuvo lugar una hora después del seísmo, con una intensidad de 4,6 grados en la escala de Richter.

Otra de las sacudidas se registró a las 10:30 horas y otra a las 13:14 horas, con una intensidad de 3,5 grados y 3,2, respectivamente. Esta tarde, en cambio, se verificó un movimiento más fuerte, que alcanzó los 4,1 grados en la escala de Richter.

Según la experta del Centro Nacional de Terremotos del Instituto Nacional de Geofísica y Volcanología, Rita di Giovambattista, "no es posible preveer la entidad ni el lugar de las réplicas" del terremoto que podrían sucederse en las próximas horas.

Granizo sobre los desalojados

Para empeorar todavía más la ya difícil situación de los miles de desalojados que ha provocado el terremoto, esta tarde empeoraron las condiciones atmosféricas con lluvias y granizo en muchos puntos de L'Aquila y su provincia.

Entre tanto, los servicios de emergencia siguen adelante con las tareas de salvamento, en las que, además de la extracción de muchos cadáveres, numerosas personas han sido rescatadas con vida. Entre los afortunados, se encuentran seis estudiantes que habían quedado atrapados bajo los escombros de la Casa del Estudiante, en la que se alojaban numerosos jóvenes universitarios.

Como ellos, otras muchas personas volvieron a nacer después de pasar largas horas bajo las ruinas de los edificios desplomados, gracias a la tenacidad de los bomberos y voluntarios que no abandonaron las tareas de rescate en busca de supervivientes.

Graves daños en edificios

El seísmo también dañó seriamente algunas iglesias y edificios históricos, entre los que se encuentran al menos cuatro iglesias románicas y renacentistas, un museo y la Fortaleza española, construida en 1534, según informó el Ministerio de Cultura italiano. Una de las iglesias parcialmente derribadas fue la basílica de Santa Maria de Collemaggio, donde fue coronado el Papa Celestino V.

A pesar de encontrarse a 95 kilómetros del epicentro, la ciudad de Roma también tembló y, según informó el superintendente para arqueología de la capital italiana, las Termas de Caracalla -que fueron construidas por los romanos entre los años 212 y 216 d.C- también registraron algunos daños.

Prensa Italiana

La República

La Stampa

Corriere della Sera

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha