La portada de mañana
Acceder
Los técnicos se topan con la resistencia de los gobiernos en la sexta ola
La Constitución que tras 43 años ni se renueva ni se cumple
OPINIÓN | Todos de puente, por Antón Losada

La segunda fajana lávica ocupa en 24 horas 9 hectáreas en Tazacorte

Imágenes de la entrada de lava al mar a las 13.15 horas. Se observa una nube de polvo debida a desprendimientos del acantilado

La Palma Ahora/Efe

0

El cantidad de lava que lleva la colada que  llegó el lunes al mediodía a la costa de Tazacorte (la número 7), durante la jornada del martes, ha sido significativa y, en menos de 24 horas, ha creado una segunda fajana lávica que ya ocupa 9 hectáreas en el mar, según se expone en la actualización del proceso eruptivo dada a conocer sobre las 14.00 horas de este 23 de noviembre por el Cabildo de La Palma.

Las condiciones meteorológicas, añade, continuarán en las próximas horas afectando a la operatividad del Aeropuerto de La Palma. Una situación que revertirá previsiblemente a partir del sábado. 

Actualmente, según se ha informado en la reunión diaria del Comité Director del Pevolca, los valores de calidad del aire en la zona oeste son razonablemente buenos, salvo en Los Llanos y Tazacorte, que tiene valores regulares. En la zona de Breña Alta, Breña Baja y Santa Cruz de La Palma se sigue recomendando el uso de mascarillas FFP2 y restringir la salida al aire libre.  

Se ha levantado el confinamiento ordenado ayer lunes en San Borondón, Tazacorte y el diseminado de El Cardón hasta Camino Los Palomares por el norte tras la confirmación de que no existe afectación para la población tras la llegada de la colada número 7 al mar. 

La nube de ceniza de la erupción de La Palma afectará previsiblemente al Aeropuerto de la isla, donde desde el sábado no opera ninguna aerolínea, hasta el próximo fin de semana.

Si no se reduce la intensidad de la columna eruptiva lo más seguro es que siga inoperativo el Aeropuerto hasta el fin de semana, según han expuesto este martes en rueda de prensa los portavoces del Pevolca, Carmen López y Miguel Ángel Morcuende.

La previsión de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) es que mañana miércoles haya "una pequeña ventana temporal" favorable, si bien todo indica que luego volverán las malas condiciones para poder volar.

Los científicos prevén que la nube de ceniza de dióxido de azufre siga dispuesta hacia el este noreste desde el foco eruptivo, por lo que "probablemente" continuará un escenario desfavorable para la operatividad aeronáutica en caso de que la actividad efusiva del volcán continúe de forma similar a la actual.

A partir del jueves y hasta el sábado se espera la llegada a la isla de una vaguada atlántica, que producirá precipitaciones en la zona este de La Palma de carácter fuerte con acumulados en doce horas que podrán superar los 60 milímetros.

La mayor parte de la energía se sitúa en la colada número 7, ha resaltado Morcuende, quien ha detallado que la anchura máxima entre coladas es de 3.300 metros.

En resumen, la colada con más energía es la 7 que va al mar, si bien también hay un aporte "indeterminado y pequeño" en la 1, 2 y probablemente en la 4.

Este martes, cuando se cumplen 65 días de erupción volcánica, ha continuado la actividad lectiva presencial en los municipios afectados, salvo en Tazacorte, condicionado por el confinamiento al que se sometió ayer de manera preventiva y que ya ha finalizado.

En cualquier caso, los portavoces del Pevolca recomiendan a las personas que usen mascarillas ffp2 para evitar cualquier problema que pudiera surgir.

No obstante, en principio las mediciones que se han realizado indican que no hay problema para la salud de las personas en un radio superior a 1 kilómetro.

La llegada de la colada al mar hizo que ayer lunes se restringiera de forma temporal la actividad en el muelle de Tazacorte, donde se ha levantado esa prohibición.

Sin embargo, se mantiene una zona de exclusión a la que solo pueden acceder los científicos y la Armada.

En cuanto a la sismicidad, se localiza en las mismas zonas y ha aumentado en profundidades superiores a 20 kilómetros, donde se registró un evento de magnitud 4.8, que fue sentido con intensidad IV.

El tremor permanece en un nivel bajo como en días anteriores y se sigue registrando estabilidad en las deformaciones del terreno.

Respecto a la emisión de dióxido de azufre asociado al penacho volcánico, durante el día de ayer lunes fue alta pero relativamente menor que en días anteriores al registrarse un rango de valores entre los 4.500 y las 6.000 toneladas diarias, lo que indica una tendencia descendente desde el 23 de septiembre.

En el día de ayer la calidad del aire en relación al dióxido de azufre se mantuvo en valores buenos o razonablemente buenos en todas las estaciones, si bien a última hora de la noche empeoraron en Los Llanos de Aridane, donde se superó el nivel de alerta alcanzado niveles extremadamente desfavorables que posteriormente descendieron.

La emisión difusa de dióxido de carbono sigue con valores por encima de 2.500 y 2.900 toneladas diarias, ha precisado Carmen López, quien ha destacado que las partículas menores a diez micras mejoraron ayer, aunque hoy se observa un ligero aumento de las concentraciones en La Grama y en Los Llanos de Aridane.

No obstante, la calidad del aire se mantiene en estas zonas en niveles regulares y razonablemente bueno respectivamente.

Solo hay un problema ocasionado por partículas pm10 en Breña Alta, donde la calidad del aire es desfavorable desde las 12.00 horas de este martes.

Debido a la erupción hay un total de 505 personas albergadas, dos más que ayer, en hoteles, de ellas, 443 en Fuencaliente y 72 en Los Llanos de Aridane.

Asimismo, hay 43 personas desplazadas a centros sociosanitarios.

Hay 326,6 hectáreas de cultivos afectadas, más de la mitad de plataneras (198,25 hectáreas), 59,93 hectáreas de viñedos y casi 26 de aguacateros.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats