La Palma registra un enjambre sísmico de 49 temblores este viernes

Mapa del IGN donde se indica el lugar donde se han registrado los pequeño terremoto en la madrugada de este viernes, 9 de octubre de 2020

La Red de Vigilancia Volcánica en La Palma del Instituto Geográfico Nacional (IGN) ha registrado en las primera horas de este viernes, 9 de octubre, un enjambre sísmico formado por 49 temblores en el entorno de la Isla, de los cuales, hasta las 04.45 horas, se han localizado 23.

Los pequeños terremotos, de una magnitud que oscila entre 1,5 y 2,1 en la escala de mbLg se han detectado, entre las 01.38 y las 04.45 horas de este  9 de octubre, a una profundidad de entre 20 y 45 kilómetros.

La mayoría de los movimientos sísmicos localizados han sido detectados en los municipios de Villa de Mazo (10) y Fuencaliente (5). En Tazacorte se han localizado tres, en Los Llanos de Aridane uno y otro en Breña Baja. El resto se sitúa frente a las costas este y oeste de la Isla.

El Instituto Geográfico Nacional (IGN) informa que “desde la 1:38 horas UTC del día de hoy viernes, 9 de octubre, hasta el momento de emitirse esta nota, se han detectado al menos 49 terremotos en la región sur de la isla de La Palma, de los cuales se han localizado 25, con una distribución epicentral en dirección este-oeste”.  Añade que “el mayor de los terremotos es el ocurrido a las 3:37 UTC de magnitud 2,1 mbLg. Hasta el momento, toda la actividad localizada se encuentra comprendida entre magnitudes 1,5 y 2,1 mbLg y a una profundidad entre 20 y 45 km”.

La zona en la que ocurre esta actividad,  apunta, “es la misma en la que en febrero de 2018 se produjo otra serie sísmica, que estuvo formada por 85 terremotos localizados entre magnitudes 1,8-2,6 mbLg y profundidades entre 25-30 km, con una duración de 5 días”.  Señala que “a finales de julio de este mismo año, otra serie formada por 160 terremotos localizados entre magnitudes 1,2-2,5 mbLg y profundidades entre 16 y 39 km se localizó también en la misma zona. Todas estas series tienen características similares, de distinta duración, pero similar morfología”.

La actual red sísmica del IGN en la Isla de La Palma “está formada por un total de 13 estaciones, que permiten realizar un seguimiento en tiempo real de la actividad microsísmica de la Isla”. La Palma, explica, “es una isla volcánica activa, por lo que la ocurrencia de estas series sísmicas, que se encuentra dentro de la normalidad, es objeto de nuestras labores permanentes de vigilancia volcánica”.

Desde el Instituto Volcanológico de Canarias (involca) se señala por su parte que "por la profundidad y magnitud de los eventos sísmicos registrados, este enjambre sísmico no representa peligro alguno para los residentes en La Palma".

Cumbre Vieja, explica, "es un volcán activo y el registro de enjambres sísmicos son procesos normales en este tipo de sistemas naturales. Desde 2017 el volcán Cumbre Vieja ha registrado cuatro enjambres sísmicos, el primero de ellos tuvo lugar entre el 7 y el 14 de octubre de 2017 con 120 eventos sísmicos localizados, el segundo de ellos ocurrió entre el 10 y el 15 de febrero de 2018 con 78 eventos sísmicos localizados, el tercero se registró del 24 de julio al 2 de agosto de 2020 con 139 eventos sísmicos localizado y el cuarto se ha registrado este 9 de octubre de 2020".

El pasado el 2 de agosto. a las 19:20 (UTC), informó en su día el IGN, se localizó un último terremoto de la referida serie iniciada el 24 de julio en la zona de Cumbre Vieja. Fue de magnitud 2,0 mbLg y se detectó a 25 km de profundidad.

El total de la serie estuvo formada por 682 terremotos detectados, de los cuales 160 han sido localizados, entre magnitudes 1,2 y 2,5 mbLg y profundidades entre 16 y 39 km, informó el IGN. Esta serie, dijo, "está relacionada probablemente con una sobrepresión debida al movimiento de material magmático en la parte superior del manto, que se pone de manifiesto con roturas del material a esas profundidades". "Son fenómenos que necesitan ser vigilados en tiempo real, ya que de su evolución podrían extraerse conclusiones acerca de la actividad volcánica a corto plazo", subrayó. 

Las series sísmicas ocurridas en los últimos años en La Palma "ha sido posible monitorizarlas gracias a la densa red de instrumentos que en estos momentos dispone la Red de Vigilancia Volcánica del IGN en la isla de La Palma, son la manifestación de procesos habituales en zonas con un volcanismo activo y no suponen variación en la peligrosidad volcánica a corto plazo. Estos procesos profundos son señales muy tempranas de un proceso volcánico a largo plazo, que pueden durar años o décadas antes de producirse una erupción".  

Con el fin de disminuir "la incertidumbre en la localización hipocentral de los terremotos de la serie", añadió, "se ha realizado una relocalización utilizando técnicas de correlación de señales sísmicas y algoritmos de dobles diferencias, que se han aplicado a las tres series sísmicas de características similares ocurridas en los últimos años en esta zona". El resultado muestra "una distribución de la sismicidad para las tres series (octubre 2017, febrero 2018 y julio 2020) en una ancha franja de dirección este-oeste, si bien, la serie de octubre de 2017 se produjo a menor profundidad y con los epicentros más concentrados. Esta última serie de 2020, tiene características similares a la de febrero de 2018, aunque de mayor duración, pero de similar morfología", concluyó.

Etiquetas

Descubre nuestras apps