eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

María Iglesias

María Iglesias (Sevilla, 1976) es periodista y escritora. XXV Premio de la Comunicación de la Asociación de la Prensa de Sevilla (2016). Guionista de Contramarea, documental sobre los refugiados en el Egeo, y autora de la novela Lazos de humo. Tras ejercer en la Agencia EFE y Diario de Sevilla, trabajó en Noche sin Tregua, late-nigth presentado por Dani Mateo en Paramount Comedy Channel y fue redactora y presentadora de El Público Lee, programa sobre literatura de Canal Sur2 TV, conducido por Jesús Vigorra. Desde 2006 es Diplomada en Estudios Avanzados (DEA) en Literatura y Comunicación. La puedes seguir en www.periodista-freelance.com

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 785

"Mi libro es un grito de ira contra la injusticia neocolonialista"

¿Por qué el formato epistolar?

Seguir leyendo »

Reducir a la mitad la migración por el método de ahogar migrantes

Nos conocemos y no nos engañamos. Somos unos cínicos y lo asumimos. Sabemos que el interés por Venezuela no viene del deseo democratizador, sino que, en España, es un arma de política interna y, en el plano internacional, EEUU quiere su petróleo como quiso el de Irak. Las razones espurias no quitan para que el despliegue mediático sea máximo. La gente siente interés. Y se le satisface y ceba a la vez.

Idéntico mecanismo funciona para un caso en las antípodas de la macropolítica: el drama de la familia de Julen caído al pozo de Totalán. Aunque a partir de un punto era imposible que el chiquillo siguiera vivo, los espectadores continuaban pegados a las pantallas y los medios avivando la esperanza con información o especulación. La audiencia da dinero y este irriga el sistema. Pero entonces, ¿cómo es posible que la titánica lucha diaria de hombres, mujeres y niños migrantes, entre inmensas olas, ahora heladas, no tenga miles de corazones en vilo, no sea perenne portada? ¿Cómo cansa?

Seguir leyendo »

"Una ola de gobiernos democráticos usa por primera vez, tras la II Guerra Mundial, la idea nazi de humanos e infrahumanos"

El responsable de Amnistía Internacional en España desde hace 22 años, Esteban Beltrán, visita Sevilla el día después de la investidura de Juan Manuel Moreno Bonilla como primer presidente no socialista de la Junta de Andalucía. Un día histórico en el que Moreno Bonilla se pondrá al frente de un Ejecutivo construido entre PP y Ciudadanos apoyado por la ultraderecha de Vox que, por primera vez tras el franquismo, entra a un parlamento español.

Amnistía, con siete millones de socios y activistas, noventa mil de ellos en España, acaba de lanzar "Siete razones para defender leyes que protegen específicamente a las mujeres de la violencia" y la recogida de firmas "No consiento. Basta ya de obstáculos para las víctimas de violencia sexual" sobre un tema del que Vox, a través de su líder regional, Francisco Serrano, volvió a hacer bandera en la investidura. Anunciaron que derogarían "las normas con perspectiva ideológica de género" e insistieron en suprimir "la supuesta Memoria Histórica" y "expulsar a 52.000 migrantes".

Seguir leyendo »

Harakiri zorrotroco

Los andaluces nos sabemos epicentro de la envidia nacional. Natural. Tras casi 37 años de gobierno PSOE liderando todos los rankings, ahora toma las riendas de la Junta el PP. Mejorará nuestra Educación y Sanidad el partido de veinte años de trayectoria hundiendo colegios y hospitales en Madrid y Valencia. El de sobrecostes para constructores de escuelas que metían a alumnos en caracolas. El del actual colapso, muertes incluidas, de las Urgencias gallegas. Primera medida, buscar bajo las alfombras socialistas cuanto se parezca a sus tramas Gürtel, Púnica, Taula, Lezo... A tenor de su Telemadrid y Canal Nou, vibra Canal Sur. Además de los previsibles avances en igualdad de género, memoria histórica y solidaridad con los migrantes, ¡qué redistribución de riqueza traerá su bajada de impuestos a grandes fortunas! Sin olvidar que, cuando no quede problema, nos distraerán con su tino en crear conflicto territorial.

El brillo de la convención nacional celebrada en Madrid no lo empaña ni el déjà vue de la de Sevilla aplaudiendo a Cifuentes “dedos largos-másteres cortos”, ¡hace nueve meses! Ni el hada madrina Aznar que tan poca luz irradia. Qué aura oscura arrastra desde las falsas armas de destrucción masiva en Irak que tantas vidas siguen costando en el Oriente Medio del que huyen los refugiados, a la falsa autoría de ETA del atentado de Atocha, los Correas y Bigotes en la boda de su hija, la caja B de Génova, el desprecio a las fallecidas en Madrid Arena gozando de un SPA portugués con la entonces alcaldesa Botella, ahora condenada a 25 millones de euros por malbaratar VPO a fondos buitres.

Seguir leyendo »

"La brutal desigualdad del neoliberalismo causa esta oleada autoritaria"

Dilma Rousseff, economista, presidió Brasil con el Partido de los Trabajadores (PT) desde el 1 de enero de 2011 hasta que el 31 de agosto de 2016 culminó su destitución por supuesto maquillaje de cuentas pero considerada "golpe institucional" por ex presidentes como José Luis Rodríguez Zapatero y Felipe González, el italiano Massimo D’Alema o el ex primer ministro francés el derechista Jacques Chirac, Dominique De Villepin. También se han pronunciado en contra juristas como Baltasar Garzón, el ex director de Amnistía Internacional Pierre Sané o el filósofo Noam Chomsky. Su impeachment dio paso al gobierno de Michel Temer, que acabó acusado de corrupción, y a unas presidenciales marcadas por la condena a 12 años por corrupción del antecesor de Rousseff y nuevo aspirante Lula Da Silva. Su inhabilitación, pese al informe del Comité de Derechos Humanos de la ONU, abrió camino a la victoria del nostálgico de la dictadura (1964-1984), violento, machista, racista y homófobo Jair Bolsonaro.

Ahora, la expresidenta brasileña participa en Sevilla en el seminario internacional ¿La Era del Humanismo está llegando a su fin? que coincide con la investidura del primer gobierno del PP y Ciudadanos en Andalucía, tras 36 años del PSOE, donde la ultraderecha de Vox es llave necesaria.  

Seguir leyendo »

Pedir un empleo a los Tres Reyes Magos… o al Three Party Andaluz

Un puesto de trabajo es lo que los adultos más anhelan mientras los niños piden bicicletas, videojuegos y muñecos. Conseguir un empleo, o salir de la precariedad con uno de salario digno, o conservar la suerte, si se es un privilegiado en el segundo país, tras Grecia, con más paro de la Unión Europea (15,3%). Peor en Andalucía, con un 22,9% de desempleo que se dispara a 46% entre menores de veinticinco años. Pero este 2019, en el sur andaluz, mantiene la ilusión del milagro, hasta del ascenso, incluso pasados los Reyes Magos. Porque quienes durante cuarenta años han esperado que los suyos llegaran a San Telmo y les señalasen con su dedo mágico contienen ahora el aliento para que Moreno Bonilla, Juan Marín y Santiago Abascal no les quiten el regalo de las manos.  

El tradicional parón político de Navidad se ha vuelto este año en frenesí de llamadas y reuniones, pulsando, abriendo, considerando opciones. Igual que hacen los pequeños, mayores de todas las profesiones –con, quizá, una llamativa cantidad de periodistas- recapitulan en listas sus buenas obras que merecen recompensa de las majestades de la estrella del Three Party. Han sido muchas décadas como para ahora resignarse a que pase, fugaz cometa, rumbo a una repetición electoral.

Seguir leyendo »

Frente al fatalismo, empleo y convivencia

Un fantasma de fatalismo recorre España. Yo diría que Europa y el mundo. Pero donde lo constato, tras las elecciones andaluzas, es en la propia Andalucía y de viaje a Madrid. Mujeres y hombres, de diversas profesiones y orígenes –incluso migrantes-, más jóvenes que mayores, hasta progresistas, alzan los hombros con impotencia y sueltan: "La historia es cíclica", "vamos al desastre", "es inevitable", "habrá violencia", "hay cosas que sólo con…", "en un momento dado, si tiene que haber un…"

Preferiría atribuir este abonar la confrontación solo al president de la Generalitat, Torra, y su alusión a la vía eslovena. No porque él sea independentista, sino porque una irresponsabilidad individual me preocuparía menos que una temeridad colectiva. Pero reconozcamos que la violencia verbal se instala entre nosotros. La visceralidad. Estamos que saltamos. Y hay que frenarlo. Porque, como sociedad, como conjunto de individuos que llevamos cuatro décadas decididos a convivir, con nuestras diferencias, según unas reglas de civilidad y respeto, compartimos una serie de objetivos. El primero –bien lo recuerdan los mayores y por eso ellos son los que menos incurren en lanzar frases gruesas con ligereza- es evitar a toda costa llegar a la violencia física. Que nunca ha construido. Sólo destruido. Y con sufrimiento hondísimo.

Seguir leyendo »

El PSOE andaluz nos sigue haciendo trampas al solitario

Ninguno podíamos imaginar este resultado de autonómicas. Pero eso no significa que los andaluces no nos expliquemos por qué ha pasado. Hasta sin hablar. Con mirarnos. Todos. Con independencia de ideología. De que nos acostáramos el domingo desolados o vibrando. Abiertos a análisis de complejas causas o sordos a “lo que vienen a contarnos de nosotros los de fuera”. Llevábamos años oyendo crujir bajo los pies la madera. Décadas. Sabíamos, por el olor, que la casa crujía porque se pudría. Incluso quien tenía la responsabilidad, la confianza, para cuidar tan valiosa construcción colectiva lo oía y olía. Lo sabía. Sólo creía que tardaría más en romperse. Que a ellos no les cogería. Y así, cortoplacistas, se hacían trampas al solitario, en una partida donde no sólo el PSOE, sino los andaluces, españoles y europeos tanto nos jugamos.

"Irresponsables" fue la palabra que me brotó al ver que, en mi tierra, trabajadora, progresista y mestiza, el primer cambio de gobierno en democracia daba la llave -12 diputados, 10 % del voto-, al partido fascista Vox. 

Seguir leyendo »

Descabalgar a Vox, en Andalucía, por España y la Humanidad

En las andaluzas del 2 de diciembre, el partido ultraderechista Vox puede lograr representación parlamentaria por primera vez en España: un diputado por Almería. Así lo indica el sondeo del CIS. Eso lleva a un dilema a los demócratas, directamente atacados, desde los que tildan de "derecha blandita" y "progres", a los más amenazados por sus gritos racistas, machistas y homófobos: migrantes, mujeres, gays: ¿Alertar de Vox es un error que alimenta su notoriedad y les da votos?

Entiendo el criterio de quienes plantean que en la prensa les estamos sobredimensionando. El ejemplo que repiten es el de que en las andaluzas de 2015, con 6.496.685 electores, los resultados de Vox fueron la mitad que los del partido animalista PACMA (el 0,45% y 18.017 votantes frente al 0,8% 31.735). Y, en cambio, los animalistas no encuentran espacio equivalente para exponer su ideario. 

Seguir leyendo »

Las elecciones “con acento andaluz” son mudas

La presidenta da la Junta de Andalucía, Susana Díaz, siempre dijo que disolvía el Parlamento y adelantaba elecciones al 2 de diciembre porque quería que tuvieran “acento andaluz”. Evitar la coincidencia con otras autonómicas, municipales, europea y estatal, para que el debate “se centrara en Andalucía”. Esa metáfora del “acento” –previa a que ella se molestara por la alusión del senador del PP a su “gracejo”-, es cargante hasta para quien, como yo, habla aspirando haches, comiéndose eses finales y prolongando las otras, seseo de Sevilla capital. Acentos aquí hay muchos. 

Nadie como nosotros lo sabe. Como somos conscientes de que nuestra extensa y poblada comunidad (más que la mitad de los 27 miembros de la UE), de ciudadanía sobradamente preparada y trabajadora –en contra del tópico que alimentan las derechas española y catalana-, situación geoestratégica clave –nexo de Europa, África y América-, historia reciente y olvidada de locomotora económica hasta el XIX es un lugar tan lleno de posibilidades como difícil para realizarse.

Seguir leyendo »