eldiario.es

9

María Iglesias

María Iglesias (Sevilla, 1976) es periodista y escritora. XXV Premio de la Comunicación de la Asociación de la Prensa de Sevilla (2016) y VII Premio Francisco Ayala de Narrativa (2019). Autora del libro El granado de Lesbos (2019) y guionista del documental Contramarea, ambos sobre los refugiados en el Egeo. También publico la novela Lazos de humo (2011) y el álbum ilustrado Vaho (2018). Tras ejercer en la Agencia EFE y Diario de Sevilla, trabajó en Noche sin Tregua de Paramount Comedy Channel), El Público Lee de Canal Sur2 TV y ha colaborado en programas franceses y alemanes del canal ARTE. Desde 2006 es Diplomada en Estudios Avanzados (DEA) en Literatura y Comunicación. Su web es www.periodista-freelance.com

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1021

Cobrar los museos y perdonar a los ricos sus impuestos

Las políticas son fruto de las ideologías y afectan la vida de la gente. Así la Junta andaluza de la triple alianza Pp-Cs-Vox, que se presenta como avanzadilla y faro del posible Gobierno de Pablo Casado, apoyado por Rivera y Abascal, anuncia que se cobrará entrar en los museos,  una media de tres euros. Y el disfraz de gestores económicos sensatos no tapa el elitismo clasista de tal medida. Una decisión que aleja la cultura de las capas de población ya más distanciadas.  

La consejera andaluza de Cultura y Patrimonio Histórico de Andalucía, Patricia del Pozo (PP), lanza el globo sonda de cobrar, minimiza la cantidad –como cuando Lola Flores decía que cada español pagara una peseta para saldar su deuda con Hacienda-, plantea que habrá ciertas horas y días de gratuidad y que lo ingresado irá a mantenimiento. Para, a la mañana siguiente, poner sobre la mesa que si "sólo el 50% de los 4,4 millones de personas" que han visitado museos pagan, recaudarán siete millones de euros.

Seguir leyendo »

Insumisas al machismo neofranquista

El franquismo es un muerto muy vivo. Franco está muerto y enterrado desde el 75, pero el franquismo siguió latente y ahora emerge. Lo vemos en la calumnia de Ortega Smith (Vox) contra Las Trece Rosas a las que acusa de "torturar, matar y violar", algo que no se atrevió a inventar ni el tribunal franquista que las fusiló por "adhesión a la rebelión". Es decir, por resistirse a la dictadura y defender la democrática II República. También se ve en la presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (PP) y su "¿Arderán las parroquias como en el 36?"

La Asociación Trece Rosas de Asturias anuncia posible denuncia a Ortega Smith mientras en Sevilla queda visto para sentencia el juicio al Coño Insumiso. Una performance reivindicativa de 2014 en la que se sacó en procesión una vagina de látex, lo que denunció la Asociación de Abogados Cristianos alegando ofensa a sus sentimientos religiosos. No por casualidad la procesión transcurrió frente a la Basílica de la Macarena donde lleva setenta años enterrado con honores uno de los mayores criminales de nuestra guerra civil, es decir, de la historia de España: Gonzalo Queipo de Llano.

Seguir leyendo »

'Tres negritos' de Pedro Sánchez

Es un misterio por qué el socialista ganador de las generales, pudiendo ser presidente de Gobierno pactando con izquierdas, repite elecciones y se expone a que gane la derecha. Pedro Sánchez ya ha sobrevivido dos veces al abismo de la historia sin pena ni gloria, ¿por qué arriesgarse?

¿Y si a la tercera es vencido?

Seguir leyendo »

Equidistancia, abstención y nuevo partido

La "equidistancia" planea siempre como insulto en el tema "centralismo-independentismo". Jamás nadie puede argumentar, sólo repetir "Unidad de España". Si dice que las sociedades democráticas deben elegir su organización votando o critica injerencias en tribunales para anular reformas estatutarias de parlamentos autonómicos, "equidistante" es lo mínimo que le llueve. Luego truenos: "connivente" con la independencia unilateral, o "justificas" la violencia. Era peor cuando ETA. Pero hoy, ante la repetición electoral del 10N, todos equidistantes: la responsabilidad se reparte entre izquierdas. Es lo ecuánime.

"¿Te das cuenta –me pregunta un lector al vernos analógicamente, vida de provincias- de que el análisis extendido es que la repetición electoral es tan obra de Unidas Podemos (UP) como del PSOE?". Cierto.

Seguir leyendo »

Coro de bases

Si la noche electoral del 28-A fue de alivio y alegría para la mayoría sociológica de este país, progresista, fue por doble motivo. De un lado, porque se impidió la llegada al Gobierno del neofascismo cuatro meses después de que tocara poder en Andalucía, sin entrar en la coalición de PP y Ciudadanos pero determinando sus políticas. De otro, porque aunque las izquierdas sumaban, el PSOE no tenía la mayoría que en el pasado le permitió gobernar solo y defraudar por su programa neoliberal.

Lo más emocionante, de lejos, la noche del recuento fueron las bases en Ferraz gritando: "¡Con Rivera no!, ¡con Rivera, no!". De ahí que aceptar la gran coalición que Rivera propone al PSOE sería humillarles. Esas bases salvaron a Pedro Sánchez del aparato. Los militantes socialistas suelen contrariar a los padres. Así fue al elegir entre Almunia-Borrel, Bono-Zapatero, Díaz-Sánchez. A Carme Chacón le faltaron 22 votos frente a Rubalcaba.

Seguir leyendo »

Vox pro feminismo… iraní

Primer lunes de septiembre y veo en redes la denuncia de Amnistía Internacional de una injusticia inaceptable: la condena a 38 años de cárcel y 148 latigazos a la abogada iraní Nasrin Sotoudeh por "defender a las mujeres que se negaban a acatar las degradantes leyes sobre el uso del velo o hiyab". Pulso emoticono de enfado y antes de compartir busco fecha de la noticia: marzo. Entonces suena el teléfono y pierdo el hilo.

La radio me ayudó a retomarlo la tarde del día siguiente, martes. Julia Otero en Onda Cero, al entrevistar a la escritora Najat el Hachmi conectó con el eurodiputado de Ciudadanos Luis Garicano para aludir a un tuit suyo criticando el silencio de la Unión Europea sobre la condena a Sotoudeh. "¿Cómo es posible tal silencio?", preguntó Otero. Y Garicano primero acusó de connivencia a la izquierda y feminismo europeos y luego se comprometió a luchar contra la existencia de un feminismo de segunda y de primera.

Seguir leyendo »

Políticos caricatura o desastres evitables

Son muchos los inconvenientes de que la política, de global a cercana, sea un casting de frikis: de Trump, Boris Johnson, Putin y Bolsonaro a la presidenta madrileña Ayuso y sus ocurrencias sobre atascos y ConcebidosNoNacidos o el consejero de Salud de Andalucía. Su nombre, Jesús Aguirre, puede olvidarse. Pero quien le oye le recuerda: "Mi consejería está tiesa como la mojama", "Yo no puedo dejar a una persona con cataratas pegando trompazos", "Lo fácil es fshhh, llegar y chupetón. ¿Quién defiende al no nacido?". Su última perla la ha soltado en la crisis alimentaria por la listeria al "animar" a una pareja que acababa de perder a su bebé con la promesa de una foto con él.

Es tan caricaturesco, tan de peli de Paco Martínez Soria o cómic de Pepe Gotera y Otilio, chapuzas a domicilio que a la vez que concentra las críticas logra eclipsar la cuestión clave. Porque esta infección por carne contaminada que ha causado tres muertes y cinco abortos, 208 infectados en España, 201 en Andalucía donde hay 69 hospitalizados, siendo 28 embarazadas, esta crisis sanitaria que lanza al teatrillo de pelea a la Junta (de PP y Ciudadanos, apoyados por Vox) con el Ayuntamiento de Sevilla (PSOE) ocurre en aplicación de directrices de inspección de la UE basadas en "el autocontrol de las empresas". Normas por las cuales, las compañías, como industria cárnica Magrudis, que pagan a un laboratorio certificado, aquí Lanutec, sólo pasan inspecciones públicas cada 18 meses.

Seguir leyendo »

Sani Ladan: estudiar con la mira puesta en África

Sani Ladan no dejó Duala (Camerún), con 15 años, por hambre. "Mi vida era buena. Nada me faltaba". Hijo de maestra y empresario imán vivía "en una casa grande". Emigró por su inquietud y por la corrupción. Lanzándose a un viaje de tres años, lleno de peligros: de Boko Haram al Sáhara, la clandestinidad en Argelia y Marruecos, nadar, bajo pelotas de goma, a Ceuta y "lo peor: el CIE de Tarifa, jaula que deshumaniza" hasta trabajar y estudiar, hoy con 23, en Sevilla. "Siempre fui inquieto, quise aportar a la sociedad. Cuando mi beca de periodismo en Quebec la vendieron a otro, no lo soporté".

Sólo un amigo supo que huía a la Universidad de Abuja (Nigeria). Ahorró pagas semanales durante un año. En la frontera le robaron "hasta los zapatos". "Pude pedir auxilio a mis padres, pero preferí avanzar".

Seguir leyendo »

Revertir esta tristeza

El fracaso en la formación de Gobierno y sobre todo, los malos modos entre el PSOE y Unidas Podemos (UP) en el debate final han causado gran tristeza. La palabra aflora en la calle y los artículos de prensa. ¿Está todo perdido? ¿Es irreversible? Con miras al futuro, conviene recapitular.

España no es Portugal. Aunque les miremos con paternalismo, los lusos atesoran un patrimonio democrático envidiable: derrocaron al salazarismo con la Revolución de los Claveles donde el ejército eligió al pueblo mientras, en España, por heroica que fuera la clandestinidad anti-franquista, no anduvimos hacia la democracia hasta que el dictador murió en la cama. E incluso cinco años después, parte de la cúpula militar dio el golpe del 23F. Sin recordar no se entenderá por qué Portugal es República, mientras nuestra Transición organizó el Estado bajo la monarquía borbónica que reinstauró Franco, primando un turnismo PSOE-PP, apoyado en nacionalismos periféricos, donde el comunismo era el Pepito Grillo del que Pinocho pasa.

Seguir leyendo »

Pescadores españoles emigran a aguas marroquíes

La actualidad se reparte entre el debate de investidura de Pedro Sánchez y el riesgo de guerra internacional por la respuesta de Irán al secuestro de su petrolero por Gran Bretaña, ordenado por EEUU, en aguas españolas del Estrecho de Gibraltar. Los iraníes capturan un petrolero británico en Ormuz en un tú a tú que el Occidente no suele tolerar. Pero la gran noticia para cientos de familias de España esta semana es el acuerdo de pesca impulsado por la Unión Europea por el que 70 barcos y 500 tripulantes vuelven esta semana ya, tras un año, a pescar en caladeros de Marruecos.

"Buena noticia" es el sintagma estrella en los informativos de Andalucía, la comunidad junto a Canarias y Galicia más favorecida por el pacto (cuya sombra eclipsa otro con Senegal). Lógica alegría, dadas las consecuencias que el acuerdo tiene para tantos hogares que viven de la pesca en lugares como el Golfo de Cádiz, donde los armadores lamentan la falta de materia prima.

Seguir leyendo »