eldiario.es

9

Hora de elegir: ¿Amenaza o convivencia?

Santiago Abascal, Pablo Casado y Albert Rivera, en la manifestación en Colón contra Pedro Sánchez.

El 28 de abril se elegirá gobierno de España, un mes antes de municipales, autonómicas y europeas. Bochornoso cómo se desencadenó todo: el modo en que PP y Ciudadanos crearon, por el relator, un paralelismo con Venezuela llamando al presidente Sánchez "ilegítimo" y lanzando el órdago de Colón, la irresponsable manera en que los independentistas catalanes tumbaron los presupuestos por el arranque del juicio a sus políticos, la guinda del insulto de la diputada de Coalición Canaria Ana Oramas a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, "Aquí no se habla como en las Tres Mil Viviendas, esto es el Congreso" que era una enmienda a toda Andalucía. Como si ella hablara neutro. Como si alguien lo hiciera.

Ofensa inadmisible, pero menor que el "descubrimiento por Madrid" de Montero. Abochorna que asombre la profesionalidad por periférica o por mujer -Irene Montero fue "revelación" en la moción de censura de Podemos a Rajoy en 2017-. Mucho prejuicio capitalino notamos desde la España no vacía, sino llena de subestimadas provincias.

El 28 estamos todos convocados y, por si sirve de aviso a los 36,5 millones de españoles con derecho a voto, la experiencia del 2 de diciembre, de los 6,5 millones del censo andaluz, hay que tomarse en serio la amenaza de ascenso del neofascismo de Vox. Poco antes de los comicios autonómicos, cuando salió su vídeo, chapucero, reivindicando la reconquista de Al-Andalus a caballo, yo quería creer, y así lo publiqué, que los demócratas les pararíamos los pies. Sin embargo, del único parlamentario que le daban las encuestas más favorables, pasaron a tener acta de diputados doce nostálgicos de la dictadura de Franco.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Defina normalidad democrática

Ya se sabe que las palabras las carga el diablo o más bien, la mente de quien dispara. Por eso el lenguaje tiene estas cosas, esta riqueza: un concepto puede tener varios significados dependiendo del contexto y de las circunstancias. Sin embargo, reconozco que algunas veces me resulta muy difícil encajar este asunto y ver todos los matices. Y en el contexto político actual el tema de las diferencias se está complicando.

Es el caso de la "normalidad democrática", un concepto que se empuña cual espada en los últimos meses en todo mitin de altura. Desde que llegara Juan Manuel Moreno Bonilla (PP) al Gobierno andaluz, con el apoyo de Ciudadanos y Vox, no se ha cansado de repetir que el acuerdo con el partido de extrema derecha Vox entra dentro de la "normalidad democrática" porque, efectivamente, ha sido elegido por cientos de miles de votantes en la comunidad autónoma. Sin embargo, y aquí empieza el conflicto, para PP, Cs y Vox negociar con partidos independentistas que también han sido elegidos por los votantes y tienen representación en cámaras como el Congreso no es normalidad democrática.

Normalidad es gobernar con 26 diputados de 109, un 23 por ciento del Parlamento andaluz (como en el caso del PP), pero por lo visto no lo es gobernar con 87 escaños de 350 (casi un 25%), como está haciendo Pedro Sánchez.

Seguir leyendo »

Juego de traidores

45 Comentarios

Pablo Casado saluda a los asistentes a la manifestación de Plaza de Colón

Por mucho que se estruje la palabra, y se suelen estrujar a veces como la caña de azúcar, hasta que rezumen, "relator" no es lo mismo que mediador, y mucho menos que  intermediario ni comisionista. Lo deja claro el diccionario de la RAE pero, por si fuera que algún académico hubiera dado un golpe lingüístico (madera hay)  y despertare desconfianza, me he transportado al Tesoro de la Lengua Castellana de Sebastián de Covarrubias. Dice: "Oficio de los consejos y audiencias, el que refiere una causa bien y fielmente, sin daño de ninguna de las partes". ¿Entonces? Daba igual.

De una parte, era la excusa perfecta de los temerosos profesionales de la ruptura de España, temor  que ocurre cada quince minutos, más o menos. De otra, de los intermediarios profesionales, no es cuestión de perder mercado; temor en los que encargaron alguna mediación alguna vez a obispos, empresarios, periodistas, compañeros dispuestos a la exposición, mientras ellos acechaban acobardados tras la cortina. Los que estaban al otro lado del teléfono de Jesús Eguiguren en cada  descanso de las conversaciones con Arnaldo Otegui en un  caserío, sí, no en ninguna institución; y bien que las había, y mesas antiterroristas y otras. Mereció la pena. Llegó la paz y la derrota del terrorismo.

Los intermediarios de bienes políticos, según Bourdieu, se han sentido amenazados, alarmados, perdían clientela, la exclusividad, y poder de negociación profesional desde luego; también perdían valor, como las licencias de los taxis. Sus promesas -mercancía negociadora-  quedaban en entredicho. Pero  promesas, ¿cuáles y a quién

Seguir leyendo »

Prohibido salvar vidas

Estamos tan preocupados por la vulneración de los derechos humanos y las muertes en Venezuela, que nos olvidamos de las de la frontera sur, las que siguen produciéndose frente a las costas andaluzas, en Canarias o junto a las ciudades autónomas de Melilla y de Ceuta, justo cuando se cumplen cinco años de la impune mortandad de El Tarajal, cuya causa hemos resuelto con un solemne carpetazo judicial y una sobredosis de la metadona del olvido.

Este martes, la activista Helena Maleno recordaba a aquellos 15 cuerpos sin vida y tantos otros que no llegaron a aparecer, con un twitter bien explícito: “Solo en 2018 contabilizamos 843 víctimas en las fronteras. El 6 de febrero debe de ser un día para recordarlas a todas”. 

De aquel estimulante Bienvenido Mr. Marshall que precedió a la llegada del Acquarius al puerto de Valencia hemos pasado a la consigna de prohibido salvar vidas que el Gobierno entona cuando, a la salud de lo que queda de la Unión Europea, prohíbe salir de puertos españoles, bajo diferentes argucias, a los barcos de Open Arms y de otras ONGs que se dedican a rescatar en aguas del Mediterráneo a las almadías que Europa entrega como sacrificios humanos al viejo dios de la falta de derechos civiles.

Seguir leyendo »

Mucho más que graneles, señor Garicano

Luis Garicano

El profesor de Economía Luis Garicano Gabilondo se presentará, previsiblemente, a las elecciones europeas del mes de mayo como número uno de la lista de Ciudadanos, partido de cuya ejecutiva es miembro, además de ser su máximo responsable para temas económicos. Pasó por Sevilla la semana pasada, en lo que en realidad no es sino su lanzamiento de campaña para presentar su nuevo libro, “El contrataque liberal”, en el que expone la filosofía política que pretende llevar a Estrasburgo y Bruselas.

Desgraciadamente, en su mochila carga con algunos conceptos sobre la economía andaluza que están más anclados en falsos tópicos que sustentados por la realidad de lo que de verdad ocurre. Y es grave, pues a él corresponderá defender y liderar los intereses españoles, y andaluces, desde la representación de Ciudadanos en las sedes del Parlamento Europeo de Bruselas y Estrasburgo.

Garicano, como si nada hubiera cambiado desde 1980, afirma que en Andalucía “tenemos muchísimas más aceitunas que Francia, que Italia … y no tenemos la industria agroalimentaria que tienen Francia e Italia a pesar de que tenemos más olivas. En Andalucía hay que desmontar bastante administración paralela y red clientelar, y hay que enfatizar bastante el sector privado. Sí ves la desproporción entre la producción española de aceite de oliva y la de Italia y Francia estamos en otra liga. Exportamos mucho en granel”.

Seguir leyendo »

Reducir a la mitad la migración por el método de ahogar migrantes

Levantamiento del cadáver de un naufragado de patera en la playa de Los Caños.

Nos conocemos y no nos engañamos. Somos unos cínicos y lo asumimos. Sabemos que el interés por Venezuela no viene del deseo democratizador, sino que, en España, es un arma de política interna y, en el plano internacional, EEUU quiere su petróleo como quiso el de Irak. Las razones espurias no quitan para que el despliegue mediático sea máximo. La gente siente interés. Y se le satisface y ceba a la vez.

Idéntico mecanismo funciona para un caso en las antípodas de la macropolítica: el drama de la familia de Julen caído al pozo de Totalán. Aunque a partir de un punto era imposible que el chiquillo siguiera vivo, los espectadores continuaban pegados a las pantallas y los medios avivando la esperanza con información o especulación. La audiencia da dinero y este irriga el sistema. Pero entonces, ¿cómo es posible que la titánica lucha diaria de hombres, mujeres y niños migrantes, entre inmensas olas, ahora heladas, no tenga miles de corazones en vilo, no sea perenne portada? ¿Cómo cansa?

¿Cómo ni las feministas nos echamos a la calle cuando la tan feminista vicepresidenta Carmen Calvo defiende que en 2019 reducirán a la mitad la llegada de migrantes, tantas mujeres, muchas embarazadas o recién paridas, muchas por violaciones porque el Gobierno va a usar el método de dejar de buscar en el mar?

Seguir leyendo »

Ocho días

36 Comentarios

Ocho días han dado algunos estados miembros de la UE, sin esperar una posición común de la UE, a Nicolás Maduro, -que debe ser el presidente venezolano-, para que convoque elecciones y ver si así algún disidente llega a sucederle, ya que habría que presuponer que autoproclamarse no vale. Entre ellos está el Reino Unido, que se va para marzo porque no le hacemos caso. Pedro Sánchez se ha arrogado la iniciativa, dice que porque España tiene una responsabilidad en Latinoamérica. No sé de dónde se sacan el calendario, pero lo de ocho días me suena a ocho de espadas del Tarot. Dicen las brujas que es la carta de las salidas emocionales cuando, en casos difíciles,  por el contrario, deberían utilizarse la razón y el intelecto.

Conocía la noticia mientras me hablaban en la tele de Puducherry, la ciudad más importante de la India francesa. Allí estuvieron nuestros vecinos hasta 1954. Una señora vestida con sari, contaba que el francés sigue siendo la lengua materna. Cocinaba un plato de curry de notable influencia francesa, con vinagre; las calles, en la ahora ciudad india, están rotuladas también en francés y la policía local se toca con un nostálgico kepí, algo ridículo, recuerdo de la dominación francesa. Nostalgia.

En Filipinas, apenas se habla ya español, a pesar de que las mejores poesías y novelas de su héroe nacional, José Rizal, -murió fusilado -, y de que sus primeros textos fundacionales estén redactados en español. Quedan la paella, con chorizo, el adobo y el flagelamiento sangriento en carne viva de los cristos tágalos cuando llega la Pasión.

Seguir leyendo »

Andalucía necesita una nueva estrategia industrial

Priemer Consejo de Gobierno de Juan María Moreno Bonilla

El nuevo presidente de la Junta de Andalucía ha cedido las riendas de la política industrial y energética a Alberto García Valera, cuyo primer apellido es el de consejero de Hacienda. En su primera aparición pública el pasado jueves afirmó: “Quiero que mis primeras palabras como consejero sean para confirmarles que la industria constituirá una de las prioridades de esta nueva etapa. No por ser el segundo apellido de esta consejería lo querré menos que al primero”.

García Valera, como experto en tributos y ligado la mayor parte de su vida profesional a Hacienda, prometió trabajar para crear “los mejores incentivos fiscales” para la industria, para la “eliminación de las trabas administrativas”, y para mejorar la “integración de la investigación universitaria en la empresa”.

Es ese un discurso obsoleto, que pertenece al inicio de la década de los 90 del pasado siglo, tan antiguo como superado. Lo pronunció, además, en la presentación de un suplemento del diario ABC de Sevilla dedicado a uno de los aspectos más populares del nuevo 'paradigma de la sostenibilidad', la llamada “economía circular”, que prima la reducción de los recursos utilizados en la producción y la reutilización y reciclaje de los mismos.

Seguir leyendo »

El niño Julen y los silencios de almohadas

Los técnicos trabajan para corregir nuevos salientes detectados en el túnel paralelo al de Julen

El tiempo, de pronto, se ha nublado y se llama Julen: un drama de dos años de edad que nadie quiere que se convierta en tragedia. Su pozo malagueño alcanza un alto grado de escalofrío, pero también se convierte en una tormenta de parábolas. Todos tenemos hijos, confiesan los reporteros llegados de medio mundo para estabular sus micrófonos frente al paisaje de la desolación. De una pesadilla a otra, por hogares que sueñan seguramente en distintos idiomas, irá corriendo la desvalida imagen de una familia que ya perdió de muerte súbita a un hijo y que se aferran al débil hilo de esperanza en la bocana de una mazmorra mineral donde seguro que sigue alentando la memoria de su pequeño, fatídicamente caído al fondo como el estrépito de la mala suerte.

Noventa años atrás, junto al lago norteamericano de Edem Mills, Federico García Lorca se topó con el espanto de una niña, Mary, caída a un pozo. En las páginas de Poeta en Nueva York, nuestro desaparecido más ilustre utilizó el surrealismo para ahogar la angustia:  "Mientras la gente busca silencios de almohada/ tú lates para siempre definida en tu anillo,/...que no desemboca". Durante días, las máquinas han intentado desembocar y rescatar a Julen de las entrañas de la tierra.

Cuando escribo estas líneas, aún se desconoce el desenlace ni todas las circunstancias de esa pesquisa colectiva en busca del niño malagueño que se fue a jugar con el musgo y con la arena, que intercambió golosinas con las raíces del mundo y cuyo tiempo ojalá siga marcando su paso en las manecillas del reloj. Ya hubo otros casos de supervivencia imposible y esa quizá sea la mayor enseñanza que pueda depararnos esta desventurada aventura en los montes de Málaga. Que por mucho que griten los malos barruntos, que por descabellado que pueda concebirse un final con beso, no vale nunca tirar la toalla y hay que trasluchar, como en los veleros, para que se haga realidad el fueron felices y comieron perdices de los cuentos añejos.

Seguir leyendo »

En realidad, no estamos hablando de la Semana Santa

Rocío Ruizasegura que la polémica por su artículo sobre la Semana Santa "no da para más"

Cuando era pequeña, en la ventana de mi habitación compartida con mis hermanas, había pegadas un montón de pegatinas (hay pocas cosas que me gustasen más de niña que unas pegatinas y un sitio donde colocarlas). Muchas eran de partidos políticos que, imagino, porque la memoria infantil no me alcanza tanto, habían echado el resto en las elecciones. Por las fechas de las que hablo, podríamos estar hablando de las primeras elecciones democráticas y las citas siguientes, porque las pegatinas se eternizaban en aquella ventana. No podría enumerar los partidos representados en ese collage acristalado, pero hubiera jurado que había muchos si no todos. Eran aquellos años en los que España aprendía democracia.

Me he acordado de esa ventana, y de los primeros pasos de un nuevo país, con la polémica de la recién nombrada consejera de Igualdad y Asuntos Sociales, Rocío Ruiz, sobre una columna que escribió criticando la Semana Santa. Los guardianes de las esencias, en este caso Vox, se han tirado a su cuello porque han encontrado en tal crítica un motivo por el que no puede ejercer su cargo.

Que digo yo que si la hubieran nombrado delegada de fiestas mayores, la pega tendría un sentido, pero no creo que las tareas para las que ha sido nombrada incidan en el buen curso de las procesiones, ni en Sevilla ni en el resto de Andalucía.

Seguir leyendo »