eldiario.es

9

La patochada rentable

Mucho nos hemos reído de Donald Trump por la cantidad de invenciones ridículas que antes de acceder a la presidencia de Estados Unidos fue capaz de encadenar. Engañifas tan descaradas y argumentos tan infantiloides que resultaba casi imposible imaginar que fueran a calar en el electorado. Sin embargo, ahí está, al frente de la primera potencia mundial, con su grotesco peinado de ensaimada amarilla y su larguísima corbata de payaso, jugando a la ruleta rusa con la vida de todos nosotros y la supervivencia misma del planeta. Lo peor es que las rústicas falsedades continúan, ahora desde el poder, y parece que viento en popa rumbo al segundo mandato en la Casa Blanca. Los expertos sostienen que está todo inventado y que es un hecho que la desinformación trufada de bulos y patrañas crea relatos alternativos eficaces, multiplicados al infinito por la acción aceleradora de Internet. De acuerdo, la patochada es rentable, pero a mí me sigue pareciendo asombroso que trucos harto chapuceros, a los que se le ve de lejos el cartón, funcionen.

Viene esto a colación al recapacitar sobre el profuso balance de representaciones teatreras del nuevo Gobierno de la Junta para denunciar lo que sus antecesores hicieron mal, como si lo de gestionar fuera una encomienda secundaria e irrelevante. Algunos las estimamos perecederas y les pronosticamos una vida corta, pues artificios de reducida consistencia pronto iban a caer por su propio peso: el ciudadano exigiría más resultados y menos espectáculo. Craso error. Cada semana asistimos a una nueva función de los prestidigitadores rupestres de San Telmo, a los que se les caen las cartas de las mangas, que tiene eco inmediato en los medios (cosas de la era digital). La penúltima pamplina -a esta hora no me atrevo a decir la última, porque escribo un día antes de su publicación- ha sido el rocambolesco hallazgo de un cuarto "oculto" y "secreto" ¡con ducha de hidromasaje! en la Consejería de Salud, justo cuando su titular recibía una reprimenda pública del propio Moreno Bonilla y colocaba a una activista traída directamente del Obispado de Córdoba al frente de las políticas públicas de sexualidad.

Pronto se supo que el descubrimiento en cuestión tenía la friolera de 14 años y había salido en los periódicos; que el sofá, que una imagina de agua y con movimientos especiales, es un decepcionante sillón; la tele, digna de las primeras temporadas de Cuéntame; y el principal objeto aglutinador del escándalo, la suntuosa ducha hidromasaje, que en las fotos ilustradoras de la exclusiva se observa algo desportillada, puede adquirirse en cualquier chino de postín (yo tuve una que enseguida se me desintegró). Varios diarios abrieron sus digitales con esta no noticia y la sostuvieron en portada durante horas, mientras los bots de la redes y los comentarios subsiguientes convirtieron el habitáculo en un lujuriante puticlub y demás disparates. En otra parte generó grandes dosis de hilaridad e incluso choteo, de eso también hay que dejar constancia, si bien el seguidismo informativo es cuando menos escamante.

Seguir leyendo »

- Publicidad -

Meghan, Harry y nuestra felicidad

El príncipe Enrique y Meghan

El corresponsal en Reino Unido de Televisión Española aseguraba el pasado lunes que, a 20 días del Brexit, en el país sólo se hablaba de la renuncia de los duques de Sussex a sus obligaciones como parte de la realeza. Yo lo entiendo. Que dos de las personas con mayores privilegios de todo el planeta renuncien a parte de ellos simplemente porque antepongan su felicidad me parece una noticia tan conmovedora como inaudita. A fin de cuentas, el príncipe Harry ya vio cómo su madre moría trágicamente en un persecución de la prensa sensacionalista y, además, ni siquiera es el heredero de la corona, que recaerá en su hermano mayor (todo el mundo da por supuesto que el príncipe Carlos renunciará a ella si alguna vez la reina Isabel II decide morir, lo que aún no está nada claro).

Los duques de Sussex pierden de este modo parte de su sueldo, aunque no la escolta ni los títulos nobiliarios, y vivirán buena parte del año en Canadá. De momento, Harry ya le ha buscado algunos apaños a Meghan Markle con Disney, más que nada para ir tirando, como quedó reflejado en una indiscreta grabación. No es para menos: según aclararon en el mismo informativo de Televisión Española, Harry sólo heredó tras la muerte de Lady Di unos 7 millones de libras, amén de varias propiedades.

En Andalucía son ya 3,2 millones de personas (38,2% de la población) las que viven en riesgo de pobreza, 12 puntos por encima de la media estatal. Y no sólo eso, sino que más del 68% llega con dificultades a fin de mes y más de 560.000 personas reciben una pensión inferior al mínimo considerado para no ser pobre. A pesar de ello, el nuevo Gobierno anunció este mismo martes que de momento sólo subirá las pensiones un 0,9%.

Seguir leyendo »

El procés de La Línea

El alcalde de La Línea

Chungo asunto que La Línea de la Concepción (Cádiz, Andalucía, por ahora) vaya a conmemorar sus 150 años de pequeña gran historia con el inicio de un proceso administrativo que le convierta en ciudad autónoma. Este procés meridional no obedece al mantra de "España nos roba" sino al de "aquí nunca hubo nada y sigue sin haberlo".

Sergio del Molino incluyó a esta localidad andaluza entre sus "Lugares fuera de sitio" bajo la advertencia de que en las fronteras de nuestro país es donde más y mejor se hacen visibles los problemas de cada territorio. Hay ciudades de la España vaciada que están vacías de población o vacías de esperanza. En su exiguo término municipal, se junta el hambre con las ganas de comer.

A la falda de Gibraltar, La Línea de hoy es hija de los intereses del imperio británico y de la dejación de los gobiernos españoles. Nacida en 1870 sobre lo que antes fue un destartalado dormitorio para quienes no podían pernoctar en el Peñón, en tiempos se benefició de las migajas de la colonia; pero desde 1969, cuando el franquismo cerró la Verja fronteriza, las tornas cambiaron y por sus calles sólo faltaron, en tiempos, las desoladoras bolas de ramajos que cruzan por los westerns.

Seguir leyendo »

Andalucía, laboratorio de ensayo de políticas anti-mujer de Vox

La portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Sevilla, Cristina Peláez, enseña uno de los fetos de plástico repartidos el Día de los Santos Inocentes.

El Gobierno progresista centra la atención tras casi un año desde que el presidente Sánchez convocó elecciones. En el Consejo de Ministros se sentarán el PSOE, con 140 años de historia, y miembros del 15-M, solo cinco después de nacer Podemos. Entre los retos de crear empleo, asegurar pensiones, detener la despoblación, mejorar salud, educación, reconstruir convivencia con Cataluña, destaca avanzar en igualdad de mujeres y hombres. Y mientras, en Andalucía, se nombra responsable de Salud sexual y reproductiva a la directora del Secretariado para los cristianos perseguidos del Obispado de Córdoba, un ariete anti abortista.

Nada es casual en la llegada al cargo de Trinidad Lechuga Varona, médico de familia de Córdoba como el consejero Jesús Aguirre que es consejero de Salud y Familias. Siendo esta coletilla, “familiar” imposición de Vox para apoyar la Junta de PP y Ciudadanos de la que es sostén clave.

Vox despidió 2019, en Sevilla, con su estilo provocador y desagradable. Celebró, el 28-D, Día de los Inocentes, una concentración donde líderes y simpatizantes repartían supuestos fetos de 14 semanas hechos de plástico. No dan puntada sin hilo y la acción tan irrespetuosa con el dolor de quien ha abortado se convierte, en quince días, en el nombramiento de esta alto cargo del Obispado cordobés, que llama al aborto “crimen abominable” y “matanza de inocentes”. De inmediato Vox anuncia que espera que Lechuga “sea consecuente” y el consejero Aguirre alaba su trayectoria de “defensa de los no nacidos”.

Seguir leyendo »

Apocalipsis en la España en be

Pedro Sanchez con Irene Montero, Pablo Iglesias y Alberto Garzón, miembros del gobierno de coalición. EFE

A pesar de los llamamientos a la vuelta a 1936, no, seguimos estando aquí, no hemos vuelto al pasado, ninguna de las profecías guerracivilistas se han cumplido. Como máximo, algunos, entre broma y broma, han adelantado el reloj dos horas para adaptarse al horario de Somalia, pero ojo -esto es una noticia de servicio público-, el angelus sigue siendo al mediodía, hora peninsular; se sigue emitiendo desde casa, nadie está obligado a radiar allende las fronteras patrias.

No es como a partir de aquella fecha fatídica, cuando ni los curas podían hacer cristiandad radiofónica; en todo caso, sus homilías dominicales tampoco es que predicaran democracia. En mis tiempos pedían por el papa Pablo, el obispo José María y el jefe de Estado Francisco. Para escuchar una radio, sin saber idiomas, que no fuera la de los ganadores, había que poner la Radio Pirenaica. Uno de mis abuelos, que era de la pestañí, la escuchaba debajo de una manta para que no cundiera su mal ejemplo entre los vecinos. Nunca sabíamos si estaba escuchando a los comunistas o se estaba pegando un vaho de eucalipto, porque en los blocaos de la carretera de Xauen, defendiendo los intereses de la oligarquía española, se había infectado de plomo y sus pulmones se resentían.

Pues no, no ha pasado nada destacable, excepto esas huidas fallidas y de opereta, ningún empresario de éxito ha sido avistado por la raya de Portugal buscando amparo del gobierno izquierdista de los vecinos. Quién se va a perder esto. Además, hay ayudas y consuelo. La Iglesia, siempre en auxilio de los menesterosos, está ofreciendo cursillos para resistir cristianamente este gobierno de perdición. Pero a Dios rogando y con el mazo dando, entre curso y curso, les da tiempo a salvar financieramente a sus televisiones piadosas y sostener sin desmayo, igualmente, a sus medios para que así compitan deslealmente, con fe y desprecio a las reglas del capitalismo ateo,con las emisoras del mundanal ruido de las ondas. Como Dios manda, o sea, para seguir mandando. Antes que se acabe la solidaridad fiscal de los ateos. El óbolo, hermano, el óbolo.

Seguir leyendo »

Paridad constituyente o el deseable legado de Chile a la historia del constitucionalismo universal

Imagen del himno de Lastesis representado en Santiago de Chile - Latercera.com

El pasado 19 de diciembre, la Cámara de Diputados de Chile aprobaba una reforma para garantizar que en la futura y eventual Convención Constituyente de la que habría de surgir la nueva Constitución del país (que en la actualidad se rige por la misma que imperaba bajo el régimen de Pinochet, aunque reformada) haya el mismo número de hombres y de mujeres. Se optaba para ello por un sistema que aseguraba paridad no sólo en las candidaturas (cada lista debía tener mitad de hombres y mitad de mujeres, ser encabezada por una mujer e ir después alternando a los candidatos de cada sexo- lo que se conoce como sistema cremallera o cebra), sino también en el resultado, ya que luego de aplicarse la cifra repartidora, la asignación de los escaños ganados por cada lista debía también ser paritaria.

Ahora corresponde al Senado pronunciarse y la coalición de partidos oficialistas, Chile Vamos, decidió presentar una contrapropuesta, que también busca respetar la paridad. Se trata de un sistema de listas cerradas que también incluye el mecanismo de cremallera. Como relataba la prensa local a inicios de semana, el acuerdo de la coalición de Gobierno se logró en una reunión de más de dos horas en la casa del presidente Piñera el domingo por la noche; una reunión que concluía con el "humo blanco" de un acuerdo con respecto a las controvertidas medidas complementarias del proceso constituyente en materia de paridad de género y de participación de pueblos originarios e independientes, materias que venían generando fuertes tensiones en el seno de la coalición en las últimas semanas.

Veo acercarse la meta por la que, junto a  tantas compañeras en la academia y en el activismo hemos luchado por años y lo celebro por WhatsApp con mi amiga y colega, la profesora Verónica Undurraga, de la Universidad Adolfo Ibáñez.  Su respuesta destila sólo un optimismo cauto, porque no está claro que algunos de los componentes de Chile Vamos no acaben desdiciéndose de lo acordado; porque los votos necesarios para aprobar cualquiera de las propuestas de paridad no están aún asegurados y porque tiene dudas de que, de primar la propuesta oficialista, resulte efectivamente en la deseada paridad. El problema está en que, como demuestra la experiencia comparada, el sistema cremallera en lista cerrada sólo acabaría traduciéndose en paridad efectiva si en la mitad de los distritos de tamaño menor se obligara a que quien encabeza la lista fuera una mujer, no un hombre. De lo contrario, podría darse que en esos distritos pequeños resultaran elegidos sólo candidatos hombres. Un problema aún mayor parece ser el hecho de que el sistema aprobado se aparte radicalmente de la forma de voto en Chile, donde la tradición es votar por personas y no por listas. Aún otro riesgo es que el sistema de lista cerrada perjudique a las candidaturas de los independientes para quienes la formación de este tipo de listas en todos los distritos resultaría muy difícil. Y ante el clima de incertidumbre y desconfianza en los partidos que impera en la actual crisis política, no se sabe cuál puede ser la reacción de la ciudadanía si la obligan a votar por listas de partidos y si se limita la participación de independientes, me comenta Undurraga. 

Seguir leyendo »

La irrealidad como ecosistema

Juan Manuel Moreno

El ecosistema de la política del ruido es la irrealidad. Sólo en un hábitat compuesto de bulos, datos falsos y alucinaciones puede sobrevivir un discurso desgarrado y permanentemente pasado de rosca que nada tiene que ver con la vida de todos nosotros. Lo hemos visto estos días en el Congreso de los Diputados, con esa refriega de honras mancilladas y ultrajes variopintos propia de las comedias villanescas. Tan pronto parecía otearse los pendones salvadores de los Tercios de Flandes, como la reencarnación de Stalin capitaneando las hordas marxistas junto a comandos de ETA en formación, como se visualizaban las húmedas mazmorras donde consumen sus días los héroes de la Cataluña sojuzgada. El estrambote se ha normalizado y es preciso imbuirse de la cotidianidad de los días para no sucumbir al clima enfebrecido.

El Gobierno de Pedro Sánchez nace tras un atribulado proceso, es cierto, y gracias a la abstención de partidos que despiertan dudas justificadas, al igual, por cierto, que los que sostienen varios ejecutivos autonómicos, entre ellos el de Andalucía. Eso está ahí. Pero ni es ilegítimo ni había otra alternativa al bloqueo enquistado. Y desde luego, no es la antiEspaña y, que se sepa, tampoco la antiAndalucía, aunque el presidente de la Junta se haya colocado ya frente a toriles con su capote verdiblanco para recibir a porta gayola al nuevo gabinete antes de que salga al ruedo. En su primera entrevista en Canal Sur Radio, Moreno Bonilla ha reiterado que la comunidad está "intervenida" y ha amenazado con sacar las legiones a la calle si se "pisotean" derechos, que él barrunta que va a ser que sí. Después ha añadido que encabezará cuantas manifestaciones hagan falta contra las afrentas, y se ha autocalificado como "moderado".

Más que por un prudente recibimiento institucional hasta que los hechos llamen a la acción, Moreno Bonilla ha optado por una declaración de guerra preventiva. En toda regla. Se proclama que algo se "pisotea" y enseguida la estrategia de combate pasa al modo on: el flanco andaluz del PP de Casado ya está en tensión. Toda retórica volcánica necesita de un entorno de fantasías, medias verdades y marcos aviesamente imaginarios. En San Telmo lo saben, y por eso han pasado de largo de la entrevista que Lucrecia Hevia y Daniel Cela le hicieron en este mismo diario al consejero de Economía, el catedrático Rogelio Velasco, en la que desarmó con un par de frases la propaganda de lazos en las solapas al negar taxativamente que Andalucía tenga sus cuentas intervenidas.

Seguir leyendo »

Antídotos contra la guerra civil

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ovacionado tras su investidura en el Congreso

España se rompía, se deconstruía o se enquistaba durante el debate de investidura en el Congreso de los Diputados. Esta nación de naciones ardía en llamas como el antiquísimo mapa de "Bonanza", más en el ardor guerrero de los discursos jacobinos que bajo el frío de temporada que barría los restos de los fuegos artificiales de Navidad. Alguien esperaba un tricornio, un todos al suelo, pero tan sólo hubo exabruptos con inmunidad parlamentaria: algo hemos ganado.

En las plataformas digitales, en el ciberespacio, en las ondas hertzianas de la radio y en los grupos de whatsapps, la noticia sin embargo era la conjura judeomasónica, las hordas marxistas, los separatistas, los terroristas en un país en donde supuestamente ya no quedan grupos terroristas. En la calle, en cambio, bendita calle, el aperreo conducía directamente a las rebajas, a la basura de alegres colorines de papel de envolver, pero también hacia el aviso de desahucio que acaba de recibir la vecina del cuarto izquierda, la última prestación del paro que araña el albañil que tuvo que dejar de serlo cuando las hipotecas dejaron de ser de pisos para ser de avaricia.

El presidente elegido por las urnas y por una apurada mayoría parlamentaria era calificado como felón, traidor, un malo de película con semblante de galán de fotonovela. La Iglesia tocaba a rebato porque los rojos que quemaron las iglesias durante la Segunda República ahora persiguen desmantelar sus bienes inmatriculados, lo que debe ser mucho peor, Dios lo sabe. Los voceros de Vox reclaman la intervención del ejército y otros reclaman la intervención de las autonomías o de sus cuentas, quizá porque en su día no hicieron demasiado caso a los interventores que delataban el abultado latrocinio de su partido, del que ya nadie se acuerda.

Seguir leyendo »

Tiempos de francotrumpismo

24 Comentarios

Los dirigentes del PP Teodoro García Egea (i), Cayetana Alvarez de Toledo y Pablo Casado, durante la segunda jornada del debate.

Madrid está rebosando, más las inmediaciones de la Carrera de San Jerónimo. La gente se pone en todas las colas que haya, triunfan las de bocadillos de calamares. No parece que estén muy preocupados por lo que pasa en el Congreso, a lo más que llegan es a curiosear y preguntar el porqué de tantas cámaras y furgones de policía. Pero pasa y mucho.

En el hemiciclo de la soberanía popular se debate si se inviste o no al aspirante Pedro Sánchez como presidente de un nuevo gobierno progresista, el primero desde que empezó la joven democracia.

La gente, la mayoría, desconocen, no digo entienden, el deterioro de la política, el gamberrismo institucional y la crispación, el milenarismo, catastrofismo de la derecha española ante la posibilidad de que haya un gobierno progresista. El único vínculo umbilical entre lo que se dice en el Congreso y la gente que espera la cabalgata de los magos de oriente es una prensa, en su mayoría, igual de crispada, irreverente y poco respetuosa con la voluntad de los españoles expresada en las  recientes elecciones.

Seguir leyendo »

El año del malismo

Casado acusa a Sánchez de "intentar comprar su investidura con delincuentes"

Muera Bambi y viva el Joker. Probablemente la marca de agua de 2019 vaya a ser la caída en desgracia del mal llamado buenismo y el regreso triunfal de la mala hostia, esa retranca íbera de colmillo retorcido, mala leche de buscón y felonía, chulería de matasietes, que tan señeros momentos chusqueros de quijada de asno ha deparado en la historia patria.

Acaba de dejarnos un grande semiolvidado, Patxi Andión, que en plena transición proclamaba que la España del chiste había que acabarla. No malinterpreten: se refería al estereotipo de una falsa sonrisa que marcaba superficialmente nuestra idiosincrasia, como una máscara de carnaval que escondía ese otro rostro de capitulaciones, pragmáticas, absolutismo y santos oficios, sobrevivir a todo precio, persecución y lo que hoy algunos se empeñan en llamar resiliencia, ya saben, aquellas coplas heroicas frente a las cartillas de racionamiento.

En las calles, la transición no fue una balsa de aceite y buena parte de quienes fueron asesinados mientras defendían las libertades siguen sin ser reconocidos como víctimas del terrorismo. Pero, en espíritu, la transición fue tan buenista como aquellos psicodélicos e ingenuistas carteles del PSOE: socialdemocracia buenista, buenista estado del bienestar, todo iba a salir bien, aquel iba a ser el principio de una larga democracia y el happy end aparecía escrito en el imaginario colectivo, a pesar del búnker facha y de las conspiraciones golpistas.

Seguir leyendo »