eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Javier Aroca

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 2475

El síndrome de Boabdil

O de su augusta madre. Tiene razón Fernando Álvarez-Ossorio cuando afirma que la irrupción de la extrema derecha en Andalucía, y pronto en España, no es otra cosa que la vuelta de los opositores al régimen del 78. Es decir, ya sigo yo, de los que se opusieron a la llegada de las libertades y también de la Constitución como texto de compromiso. De los franquistas,  ahora repintados con una mano de Steve Bannon y otra mano de maque de la prensa sinfónica , de trumpismo peninsular y carpetovetónico. 

Hasta hace casi nada, todos o casi todos, estaban en el PP, ahora efluyen y confluyen , -algún diputado popular ya se ha apresurado a engrosar sus filas-: no será el único. Recuerdo a uno de su promotores, Alex Vidal-Quadras, cuando decidió abandonar hace unos años;  acusaba a la nueva formación de debilitar al PP frente al auge del populismo de izquierdas; anotaba el político catalán, de manera crítica,  la proximidad con los fascistas franceses y nazis  alemanes. Ahora, hasta iraníes.

Seguir leyendo »

Segunda vuelta contra la extrema derecha

No, no es que me haya pasado a la crónica pelotera. Son cosas de Emmanuel Valls. Según el político catalán, en Francia se pudo resistir a la extrema derecha gracias a la perfección del sistema electoral francés, es decir, ça veut dire, a la segunda vuelta. Así fue: los partidos galos vieron amenazados los valores republicanos y se conjuraron contra la amenaza ultraderechista de Le Pen.

Valls anda predicando contra la alianza de los suyos, Ciudadanos, con la extrema derecha en Andalucía. Se teme lo peor, es decir, que de ella se vaya al traste. Pero poco caso le hacen los riveritas; de hecho, acaban de nominar a Garicano, vicepresidente de los liberales europeos, candidato a las europeas por el partido catalán de origen.

Seguir leyendo »

De gobernadores generales y gobernadorcillos

En 1893, el entonces ministro de Ultramar, Antonio Maura, puso en marcha una reforma legislativa para integrar y dar algún poder a los indígenas filipinos, ante la rebelión de la colonia. Posteriormente, en 1897, el ministro del mismo ramo, Tomás Castellano, continuaría en su línea, en un intento desesperado por retener la colonia asiática española. En Filipinas, mandaba un gobernador general, casi siempre un  militar con rango de Capitán general, y de ahí para abajo, algún poder llegaba a los nativos. El rango era el de gobernadorcillo.

Entre los privilegios de los gobernadorcillos estaba ocupar un lugar preferente en los actos de las autoridades coloniales, derecho a banda de música en sus alardes y ser acompañado a prestar respeto dominical al párroco de su jurisdicción al ritmo de pasodoble. Ni más ni menos. Desde luego que el poder se ejercía de verdad desde la metrópolis. Desde Madrid. Ante el descontento, el propio Maura, que vio el peligro, impulsó nuevas medidas descentralizadoras con Cuba, frente el auge filisbusterismo. Pero ya era tarde; el resultado ya se sabe. Entre el patrioterismo y el centralismo mesetario, debidamente acompañado por "la cochina prensa madrileña", como clamó Unamuno. 

Seguir leyendo »

La noche más larga

Lo justo es que una noche electoral la tuvieran que sufrir ante las cámaras las empresas encuestadoras. Los políticos responden ante el pueblo, los jefes de campaña y creativos responden ante sus jefes, pero ellos no responden ante nadie. Nos han tenido entretenidos desde que el CIS publicara su encuesta , 45/47 ,el PSOE y 1 ,Vox. La ciencia dispersa que no da una, aunque nos enredan y hasta nos hacen meter la pata hasta el corvejón. Es un vicio, hablamos de las encuestas en vez de hablar de lo que dice la gente. Espectáculo, audiencias, clicks. Ni idea, no sabemos lo que piensa el pueblo. Fin de campaña, reflexión, noches imposibles, de políticos y allegados, periodistas y meritorios , hasta llegar a la definitiva.

Noches de nervios , muchos nervios; llamadas buscando algo de esperanza, de complicidad o tanteo, el horóscopo, la prueba de la gallina, un chivatazo en nombre del pueblo, pero nada. El pueblo no habla de antemano, va cociendo y cociéndose hasta que estalla. Después de unas noches de expectativas, la de reflexión y después el AVE. Y más llamadas, de los que tienen algo que perder y de los que gustarían de ganar algo. Datos interesados, conjeturas filtradas. Pero, ni idea.

Seguir leyendo »

Andalucía: elecciones ortopédicas

Pablo Casado fue de visita a la plaza de Triana y cuentan los presentes que intentó comerse  una aceituna gordal en un puesto de verduras, cruda, se entiende. Los niños chicos andaluces saben que las gordales, todas las aceitunas, se comen aliñás. Son saberes, de los otros; Tejerina se encargó de que no tuviéramos un debate serio sobre nuestro sistema educativo, muy necesario sin embargo. Gracias a la exministra sucesora de Cañete, el debate  se ha reducido a la afrenta a nuestros niños, los del Canal Sur incluidos, entre dolorosos y dolorosas, que de eso en esta tierra sabemos mucho. Muy torpes. En esta anécdota se puede resumir la campaña.

Desde Madrid, periodistas andaluces incluidos, hay una visión jibarizada de la política andaluza. No nos acaban de conceder el autogobierno. No niego que los resultados de Andalucía serán importantes y que influirán en la arena política española, pero lo que piensan es otra cosa. Andalucía es una primera vuelta, es un banco de pruebas, es lo que sea, menos unas elecciones propias. Son unas, para ellos, elecciones gregarias, dependientes y ,encima, ortopédicas. Moreno Bonilla y Juan Marín campañean con  muletas; uno con Pablo Casado, el otro, con Albert Rivera. Hablan de Catalunya, de ellos.

Seguir leyendo »

Casado o el imperio contraataca por la Base de Rota

Habrá que tener paciencia, el aterrizaje de la política española en Andalucía nos va a dar grandes alegrías. Cosa del AVE. Cuando estaba vivo el debate sobre si, de verdad, el imperio español era como decía Casado, va y viene a Andalucía para  hablar de los problemas nuestros, se supone,  se planta en Rota y pide, suplica a nuestro sucesor imperial, los EEUU, en un llamado callejero, que venga la Sexta Flota y se instale en la Base. Se le habrá olvidado al hombre, en su fogosidad patriotera, el desastre del Maine, pobres marinos, y la guerra hispanoamericana, inicio del fin de su añorado imperio. Si excluimos Guinea Ecuatorial, de la que tanto supo su mayor, Fraga Iribarne. Patriotismo español sin acritud, digo. Algo es algo.

Me lo imagino ya, celebrando el Thanksgiving en Génova después del Halloween, con confetis baratitos y globos, por supuesto y por la cochera, tratando de convencernos de que Pocahontas era de Chipiona y Pedro Sánchez un difunto. Sus mentores dicen que no había nada de sumisión al imperio sucesor sino que pensaba en los trabajadores de la comarca y en darle un tirito al populismo italiano que, por cierto, es muy parecido al suyo y al de sus socios ciudadanos de gira sureña. Ha debido de pensar poco, como sus antecesores populares, incluido su presidente, atlantista donde los haya; no se suelen acordar de ellos, de los trabajadores andaluces de la Base se entiende.

Seguir leyendo »

En estado defectuoso

En un intento desesperado por defender al estado español por unas desafortunadas afirmaciones desde el soberanismo catalán, Inés Arrimadas ha sostenido que no fue  el estado español sino el régimen  franquista el que fusiló, tras detener ilegalmente y torturar, a Lluís Companys. Igual diría doña Inés, supongo, con el asesinato de Blas Infante. Igual con Queipo de Llano, ¿en nombre de quién masacró a las gentes de Andalucía el general castellano-leonés?

Un disparate científico, como ha afirmado el profesor de derecho constitucional  Joaquin Urías y cualquier otro ciudadano en posesión de los primeros fundamentos  de democracia, sin que haga falta un máster. Evidentemente , en la actualidad, el estado español no es un estado fascista, totalitario y asesino, sino que se construye sobre los cimientos democráticos de una Constitución y la soberanía popular, pero aquel régimen, sí que era el estado español, eso si, encarnado en la figura ilegítima de un dictador totalitario, pero apoyado por las fuerzas institucionales leales, que no se olvide, como la Iglesia, por ejemplo, por el ejército y los poderes económicos, financieros, energéticos y sociales, muchos de los cuales aún mandan en España, con otras vestiduras y no solo talares.

Seguir leyendo »

Ruido de banderas

La presidenta del gobierno de Andalucía, Susana Díaz, convocará en breve elecciones. En Madrid creen que son clave para el devenir político español. Se sabía, se intuía, y  por eso se aprestan desde tiempo los ejércitos electorales  para la gran contienda. Ya han aparecido por aquí abajo los líderes de más arriba. Han venido, sin embargo, a hablar de lo suyo, de sus cuentas para el asalto al poder, para medir apoyos en sus cuitas orgánicas, de Catalunya sobre todo. De cómo queden dependerá su futuro, que no es ni el futuro de España ni mucho menos el futuro de Andalucía.

Así les va bien. De momento, la estrategia es trasladar a Andalucía el conflicto, su conflicto, ese que tanto réditos  les da en España, con punto de ignición en Catalunya. Catalunya, Catalunya, agitación de banderas, patria amenazada; no por Andalucía  precisamente, pero da igual. Aquí como allí se trata del que la tenga más grande, la bandera. Viven de eso, del conflicto. Y ahora lo traen a Andalucía como único argumento, como la manera de no mostrar proyecto alguno para esta parte del Estado. Les va bien, nacieron y respiran con eso, pero no deja de ser una tremenda falta de respeto a los andaluces.

Seguir leyendo »

El desastre de España

Pablo Casado se ha chivado a su correligionario popular  y presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. España es un desastre, sin especificar en qué, le ha soltado en un encuentro pasillero. En realidad lo pregona porque no gobiernan ellos. España es un lío, decía su Rajoy en su momento, que caiga España, esperaba Montoro, en el suyo, así podríamos seguir. Coincide en el tiempo con su respiro después del informe del fiscal Navajas, la fiscalía nunca desafina, sobre su máster juancarlista. Coincide con que media España, al menos, está negra, con perdón de la RAE si va a descartar esta acepción, con el desastre de la Justicia, de la Universidad, de las pensiones, del recibo de la luz, los aforamientos pero, esos  no son sus desastres. Esos, si se cuentan en Austria a los europeos, sería considerado una intromisión, si no rebelión , en la sacrosanta  soberanía española. Los desastres nuestros de siempre son de la patria, y solo de la patria. En todo caso, que los pinte Goya.

Un desastre que, si seguimos así y Casado  no lo evita, vendrá Aznar a arreglarlo. Eso se temen. Ha estado el azoriano en un debate con Felipe González sobre los cuarenta años de vigencia de la Constitución. Los ex han agrandado espacios, al contrario de Menotti que pedía el achique,  llevando la Transición hasta hoy y más allá. Cuarenta  años de transición suenan raro. Una cosa extraña, una transición que no acaba nunca,  no puede ser transitoria . Por lo visto, de refresco constitucional nada. Va a ser difícil con estos cancerberos de la Transición avanzar en la  adaptación  de la norma magna a los nuevos tiempos y , de camino, desprenderse del  corsé del 78. Compartieron y mucho, pero la magia es que puedan estar juntos. Uno, González, que antes de evolucionar, luchaba desde la clandestinidad contra Franco; el otro, Aznar , que combatía la non nata Constitución desde su acomodada posición, a la luz, nada de clandestinidad . El destino , aunque no los abdominales, los ha unido.

Seguir leyendo »

Asesinato en La Zarzuela

“El mes de enero es fresco en Madrid, aquel día de 1976 lucía un cielo como solo la capital del reino regala a sus más ilustres invitados. Apenas se había estrenado el joven rey. La comitiva se dirigía a La Zarzuela. En palacio, todo eran preparativos, la ocasión lo exigía , el presidente de la República de Freedonia visitaba España, de hecho era la primera de un mandatario extranjero a la neonata democracia . Ni más ni menos”. 

“El comedor era un teatro ceremonial que brillaba por su elegancia. Todos sentados, el rey y alguno de sus ministros principales, miembros de su Casa y familiares, el presidente de Freedonia, con su primer ministro y notables económicos. El rey feliz y algo nervioso empezó su plática, sus gestos empezaron a mostrar signos de incomodidad cuando uno de sus edecanes  se acercó y susurró algo al oído. De pronto, se escuchó un grito desgarrado. Una de las doncellas había estrellado con estruendo su bandeja . En las dependencias anejas al comedor, una persona real yacía ensangrentada e inerte. Se produjo un revuelo considerable, el rey en pie, los miembros de la seguridad real aparecían por todas partes”.

Seguir leyendo »