eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Juan José Téllez

Escritor y periodista. Ha publicado numerosos libros de poemas, relatos y ensayos. Nacido en 1958, ha trabajado en prensa, radio, televisión y periodismo digital. Escribe desde abajo.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 98

"Hay armas de asalto en las bandas del Estrecho"

“A finales de los 80 o en los años 90, en el Estrecho de Gibraltar, las bandas de narcotraficantes eran de otra forma”, distingue Manuel Gutiérrez Luna, un cordobés recreado en Puebla del Rio y que llegó a Algeciras hace más de treinta años. Ahora preside la sección de la Audiencia Provincial de Cádiz en el Campo de Gibraltar. 

En su día, el magistrado asestó varios golpes a los narcos de aquella época a la que compara con la actualidad: “Ahora el narcotráfico es más sofisticado. En los años 90, no habían llegado a esta zona fórmulas tan inteligentes como el trasiego de cocaína que entra por el puerto. También han cambiado las lanchas. Y, a todo ello, ahora se une el uso de las armas. Estamos encontrando armamentos de asalto en las bandas del Estrecho que operan con droga”.

Seguir leyendo »

Aquarius: los pobres son de Zeus

El buque se llama Aquarius pero buena parte de sus pasajeros estaban deshidratados. No es esta, empero, la mayor paradoja que rodea al salvamento de más de 629 personas a bordo del buque fletado por las ONGs SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras, bajo pabellón de Gibraltar.

A su vez, el gesto excepcional de solidaridad que ha llevado a efecto el Gobierno de España nos sume en una cierta perplejidad: ¿cómo hay gobiernos europeos que se niegan a obedecer la legislación internacional en materia de naufragios y cómo puede revestirse de simple generosidad la actuación del presidente Pedro Sánchez? Tras conocerse que La Moncloa abría el puerto de Valencia a estos supervivientes, el grito de Victoria, proferido por Matteo Salvini , ministro del Interior italiano y líder de la Liga ultraderechista, recordaba a cualquier Barbanegra, John Silver, El Largo o cualquier otro pirata literario o cinematográfico, animando a su tripulación a lanzar a los náufragos a los tiburones.

Seguir leyendo »

Los presupuestos de la Gurtel

Mientras la bancada popular saltaba el miércoles en aplausos por ver aprobados por presupuestos generales del Estado, de Ciudadanos y del PNV, el jovial Eduardo Zaplana quizá se estaría preguntando si habría rayos uva en su chabolo de Picasent. Del cupo al cupón, el patriotismo de Albert Rivera sostiene las cuentas del Gran Cristóbal Montoro: si a doña Ana Mato, según la sentencia de la Gürtel dada a conocer el jueves, le han salido bastante caros los payasos del cumpleaños de su prole, a este país –o a esta patria—le ha costado más la broma de un partido que nos hizo creer que España iba bien porque España era Génova, la calle madrileña que lleva el nombre de la ciudad italiana cuya banca arrambló con el oro americano. Hasta les acusa Quevedo: "Es don Dinero./Nace en las Indias honrado,/ Donde el mundo le acompaña;/ Viene a morir en España,/ Y es en Génova enterrado".

Una ardilla podría recorrer ahora la Península saltando de corrupción en corruptela. Y el PP, como bien zanjó el presidente del Gobierno y de dicho partido antes de que el huracán de una sentencia le devastara, es mucho más que diez o quince casos aislados. Lo menos, sesenta, según contabilizó en su día Irene Montero, cuya aventura inmobiliaria de familia campestre puede costarle mucho más a su Podemos que la trincalina en serie que se imputa a los conservadores sin que hasta ahora les haya lastrado demasiados votos. Mientras la izquierda, sea cual sea, se hunde a poco que estornude, a la derecha siempre le llega el séptimo de caballería de otra derecha aparentemente más limpia cuando se ve acosada por los siux de los tribunales.

Seguir leyendo »

"El Estado parece que tiene menos fuerza que los narcos y eso es muy grave"

“En la lucha contra la droga, lo hemos dicho muchas veces, interesa más el seguimiento del dinero negro que el de la misma droga. Ahí es donde nos la jugamos. Si se ataca el dinero, la gente que trafica se retraerá. Si seguimos solo cogiendo hachís y cocaína en embarques y desembarcos, seguirán creciendo, son riesgos asumidos. Es verdad que hay en marcha operaciones fiscales que pueden acorralar la contabilidad de los narcos pero la investigación del blanqueo sigue siendo un tema pendiente de resolver. Jurídicamente se ha resuelto pero la policía especializada es muy poca. Se necesita un seguimiento y unas pruebas muy contundentes para que los culpables sean condenados. No es fácil seguir el dinero entre toda la maraña empresarial del tráfico de drogas y de armas, sobre todo si no se cuentan con los medios adecuados. Recursos técnicos y recursos humanos”.

Quien habla así es José Chamizo de la Rubia. Fue Defensor del Pueblo de Andalucía entre 1999 y 2013. Dejó el cargo como entra un elefante en una cacharrería pero la gente aún recuerda su compromiso activo con la sociedad civil. Lo tuvo antes de y sigue en ello después de pasar por el coche oficial con el que recorrió dos veces todos y cada uno de los pueblos andaluces. Ahora, lidera Voluntarios por otro Mundo, una ONG en la que sigue haciendo lo mismo. Ejercer la defensa propia de los más débiles.

Seguir leyendo »

Paisaje del Estrecho con niño muerto al fondo

Manuel, al borde de sus nueve años, es un ataúd blanco a orillas de la Bahía de Algeciras. Dolor y rabia. Tiene toda la pinta de que su muerte, el pasado lunes, no fuera un accidente sino un homicidio provocado por arrogancia: chulería se le llama a esa actitud en el dédalo urbano de una ciudad donde históricamente los narcos habían respetado unas ciertas reglas del juego que sólo rompían en los guetos de algunos barrios periféricos. Desde la histórica calle de Antonio Machado en el Saladillo algecireño hasta las viejas viviendas obreras en el Junquillo linense.

Desde que, a finales de los 70, las redes internacionales de la heroína –principalmente la turca y las europeas—usaron el Estrecho como teatro de operaciones y espacio de intercambio de los opiáceos por el cannabis, con el contrabando de tabaco como señuelo, no faltaron tiroteos, balas perdidas, asesinatos a bocajarro, palizas, amenazas veladas, sobornos, playas compradas, yonquis muertos. Hay una diferencia entre la realidad de entonces y la de hoy: las organizaciones son más sólidas, se mueven más armas y, en determinados círculos, existe una comprensión social que no compensa la reacción del resto de la comarca que lleva siglos malviviendo de las sobras del Peñón de Gibraltar y de los diferentes trasiegos con el norte de Marruecos.

Seguir leyendo »

Ladrones de belleza

Toda una parábola de la España contemporánea: intentaron que Cristina Cifuentes dimitiera por mangar sabiduría con un master de la señorita Pepis y lo han logrado por un vídeo en el que se le ve trincar dos cremas anti-edad en un Eroski. Se ve que nuestro país tiene en más alta estima la estética que el conocimiento.

La presidenta dimisionaria de Madrid, que se aferra a su escaño quizá por si la Púnica llama a su puerta, aseguraba que era el pago que tenía que asumir por luchar contra la corrupción en la comunidad. ¿Lo estaba haciendo siete años atrás cuando la pillaron los guardias de seguridad y el circuito cerrado del hipermercado? ¿Eran los tarros de Olay evidencias claras de las corruptelas de Esperanza Aguirre o de Ignacio González? ¿Untaría su contenido en las bielas del coche con que su ilustre predecesora huyó de la policía local tras aparcar indebidamente a la falda de un cajero? ¿Los usaría su otro oponente para regalárselos a quien le financiara el dúplex de Guadalmina? Lo mismo llevaban las huellas dactilares de Francisco Granados, aquel prócer que inauguró la cárcel de Estremera y luego vivió en ella como cliente provisional haciendo bueno el dicho que Luis Carandell atribuía a un antiguo padre de la patria: "Soy partidario de invertir más en prisiones que en colegios, porque a la escuela no voy a volver y cualquier día, en cambio, puedo acabar entre rejas".

Seguir leyendo »

Torquemada según San Juan

Desde que el Tribunal Constitucional, al bendecir la LOMCE, se ha convertido en una franquicia de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Torquemada es un trendingtopic. La inquisición, en los tiempos que corren, va por dentro y cualquier Gobierno, como el actual, se siente con el derecho de recortar libertades con el mismo denuedo que recorta presupuestos: no olvidemos que las reformas laborales y la proclamación del dogma de la sagrada contención del déficit vinieron acompañadas en 2015 por la Ley de Seguridad Ciudadana –Ley Mordaza para sus enemigos—que consagra los cacheos preventivos, crea una lista negra de infractores, permite que cualquiera pueda pasar seis horas en un calabozo por el simple hecho de no identificarse ante la policía, consagra el valor probatorio de las declaraciones de los agentes de la autoridad, entre otros barruntos totalitarios.

Los apóstoles del Santo Oficio florecen en los tiempos actuales y así no extraña que dos concejales de la localidad granadina de Pinos Puente reclamen que la diputación y los ayuntamientos retiren de su programación la obra "Autorretrato de un joven capitalista español" protagonizada por Alberto San Juan. Y no tanto por el contenido de la función sino, a juicio de los ediles presuntamente liberales, porque el actor, "con sus incendiarias declaraciones contra víctimas del terrorismo, contra el Rey o contra la conferencia Episcopal, ha sido incluso objeto de querellas".

Seguir leyendo »

Educación para la patriotería

Defensa vuelve a  izar la bandera a media asta en nuestros cuarteles por la muerte de Jesucristo. Tan laico como que el Tribunal Constitucional ampare de golpe y porrazo a la educación segregada del Opus Dei o que la educación concertada de este país aconfesional se base en la infraestructura, la propiedad y los claustros de los colegios religiosos.

Cuando despertamos del sueño de la transición el dinosaurio del nacional-catolicismo seguía ahí. Agazapado como un inquisidor en horas bajas pero que no renunciara a su condición de cruzado contra infieles y ateos. Como el polvo que escondemos debajo de la alfombra, como la asignatura pendiente de la que no estamos dispuestos a examinarnos, como el expediente incómodo e irresoluble que encerramos en un cajón cuya llave hemos arrojado al río de la historia.

Seguir leyendo »

Antígona y los lobos

Mientras aullaban los lobos, Patricia Ramírez permanecía en su sitio. En el dolor, en el de la dignidad, con la cabeza alta y el corazón por los suelos. La madre del niño Gabriel acallaba el ruido de los tuiters, silenciaba tertulianos de brocha gorda y a partidos políticos que pretenden decretar en caliente con sangre fría.

Estaba ella por encima del crimen, como un ocho de marzo de luto ante la muerte de su hijo. Mientras los alaridos linchaban la rabia de la noche, ella pedía que escucháramos “Girasoles”, de Rozalén, esa canción que dice que el mundo está lleno de mujeres y hombres buenos , que le canta a los valientes, a quienes son capaces de sentirse en la piel de los demás, los que no participan de la injusticia ni miran a otro lado. Mientras los fariseos reclamaban la pena de muerte, la que dio luz a la víctima de este suceso que nos encoge el alma y nos revuelve las tripas, en las primeras horas de su duelo, se alineaba con esos buenistas que creen que la ley debe ser justa y no vengativa.

Seguir leyendo »

28-F, elegía por la bailaora de WhatsApp

En tiempos de chunda chunda y aguilucho, de esteladas en tocata y fuga, a Andalucía, nos han cambiado a Matilde Coral por Isadora Duncan y no nos hemos dado ni cuenta. Mientras que la comunidad valenciana lucha con justicia por incorporar la paella a la dieta de los emojis, la vivaracha bailaora andaluza de WhatsApp ha sido sustituida por una suerte de danzarina a punto de perpetrar una versión de Salomé o de West Side Story.

Una de las principales señas de identidad de Andalucía desaparece de la noche a la mañana como si fueran lágrimas en la lluvia, como si nunca hubiéramos visto arder naves en las puertas de la autonomía, como un probable anticipo de lo que sería una reorganización del mapa español en donde volviésemos a la España invertebrada e invertebrable de Ortega y Gasset, en donde viajáramos en el tiempo otra vez hacia el monopoly de la restauración que situaba en la Villa y Corte, en Cataluña y en el País Vasco los ejes fundamentales del reparto de la tarta estatal.

Seguir leyendo »