eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Juan José Téllez

Escritor y periodista. Ha publicado numerosos libros de poemas, relatos y ensayos. Nacido en 1958, ha trabajado en prensa, radio, televisión y periodismo digital. Escribe desde abajo.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 107

Este no es país para ricos

Había que limitar la cuantía de las limosnas. La burguesía decimonónica aconsejaba a sus cachorros para que no se excediera en las dádivas, no fuera así que los pobres llegasen a pensar que no lo eran. De vez en cuando, eso sí, alguna beata legaba sus bienes a un convento o a una horda de menesterosos que estaban esperando a que Luis Buñuel convocara el casting de  Viridiana. Los proletarios eran lo que su propio nombre indicaba: los que sólo tenían prole. Y a pesar del peñazo que daba Carlos Marx, no convenía que estuvieran unidos a lo largo del mundo.

"El hombre que inventó la caridad, inventó al pobre y le dio pan", cantaba Víctor Manuel cuando este país dejaba las alpargatas de posguerra por el Simca 1000 de la tecnocracia. Si contaban con demasiado dinero, no iban a saber dónde meterlo, entrarían en conflictos familiares e incluso tendrían que sacarse, andando el tiempo, una cartilla de ahorros en la sucursal de la esquina del puente donde dormían.

Seguir leyendo »

Gibraltarexit

Cincuenta años atrás, José Luis Moreno no era un ventrílocuo sino una especie de cantautor con esmoquin que cantaba "Gibraltar, español" en blanco y negro. En 1969, el franquismo cerró la Verja, aquella cancela postiza que levantó el Reino Unido a comienzos del siglo XX para tomar por la cara el istmo entre el Peñón y el resto de la Península, que no le había reconocido el tratado de Utrecht.

Pretensión: "Que Gibraltar caiga como fruta madura", vino a decir Fernando María Castiella, aquel jefe de nuestra diplomacia que por su empeño por reconquistar la Roca fue denominado como el ministro del asunto exterior.

Seguir leyendo »

Víctimas de segunda categoría

Hubo un tiempo, quizás los mayores recuerden, cuando los obreros volaban y caían bajo las balas que los antidisturbios lanzaban al aire. La transición no fue una balsa de aceite, como quedó patente en las calles de Vitoria, en 1976, en el despacho de Atocha, en los Sanfermines del 78, en el extraño tiroteo carlista en Montejurra, o en las muertes de María José Bravo, Yolanda González, el malagueño Manuel José García Caparrós, el estudiante poeta Arturo Ruiz, Mariluz Nájera, el almeriense Francisco Javier Verdejo, o la paliza mortal en el Retiro a José Luis Alcazo, entre otros muchos.

Se calcula que la ejemplar transición democrática española costó 600 muertes, en su mayoría a manos de ETA o de los GRAPO, entre otras organizaciones armadas que se asimilaban con la izquierda o con el nacionalismo. Pero hubo alrededor de 188 muertos a manos de organizaciones fascistas, paramilitares o de los propios cuerpos y fuerzas de seguridad cuyos asesinatos jamás fueron suficientemente investigados. Por no hablar, claro es, de las cloacas del Estado, de los grupos armados creados con fondos reservados, como fuera el caso de los GAL o, antes, del Batallón Vasco Español, entre otras organizaciones tan fantasmales como criminosas, pagadas con los impuestos de toda la ciudadanía.

Seguir leyendo »

Tuneando a Franco

Ahora resulta que Francisco Franco era un yayoflauta que le daba por pescar y por inaugurar pantanos. A los mismos que se niegan a que sus restos sean llevados desde el panteón faraónico de Cuelgamuros a una tumba tan confortable como cualquier tumba pero sin tantos aires de grandeza, les parece bien que la democracia siga enterrada en las cunetas.

Ochenta años después de la guerra civil y cuarenta y tres después de la muerte del generalísimo, este país parece un congreso de funerarios o de arqueólogos, decidiendo eternamente qué hacemos con los restos de aquel déspota chusquero y beato que murió matando. Ya veo a los herederos de Adolf Hitler y de Benito Mussolini reclamando unas exequias imperiales para sus antepasados. ¿Otro tirano como Antonio de Oliveira y Salazar merecería un entierro piramidal como el del general patascortas  en lugar del panteón familiar de un pequeño pueblo en donde reposan desde que fue depuesto por un ejército de claveles?

Seguir leyendo »

"Queríamos hacer algo y nos organizamos entre nosotras": la sociedad civil suple la falta de medios en el Estrecho

"Queríamos echar una mano y nos organizamos entre nosotras”, así cuenta sus últimos quince días Lola Burgueño, una de las tarifeñas que ha prestado su tiempo, su voluntad y su compromiso para ayudar a miles de in­­­­­migrantes que, desde mediados de junio, han pasado por los mares del surf, como llamaron Tito Muñoz y Javier Ruibal a esta línea de costa.

Mientras los televisores repican las imágenes del Mundial de Fútbol, se disputan otros dos mundiales en juego: el de las migraciones, sin fichajes millonarios, y el de la solidaridad que se disputa en diversas poblaciones de la provincia de Cádiz ante una creciente crisis humanitaria, que ha llevado a los ministros Ábalos y Grande-Marlaska a visitar la zona durante dos días consecutivos. Ahora, se anuncia que un inmueble del puerto de Tarifa servirá para albergar a los migrantes que vayan llegando. Habrá que acondicionarlo para que no resulte un enclave tan hostil como el de la Isla de las Palomas, uno de los CIEs más denostados de la siniestra geografía de los centros de inmigrantes en nuestro país.

Seguir leyendo »

Un Nobel para Lorca o un Lorca para el Nobel

Federico García Lorca ya cuenta con el Nobel de Física, aunque no encontremos su cuerpo sin vida, porque brinda vida a todos los cuerpos y a todas las almas. Su poesía cayó como la manzana de Newton, como una evidencia natural, como si antes de cumplir 38 años, ya nos hubiera demostrado que la ley de sus palabras era verdadera, como nunca se han producido observaciones repetidas que las contradigan. Y es universal, porque sus versos pueden aplicarse en cualquier lugar del universo y en cualquier lenguaje. Sus obras son simples porque, en escena, se expresan en términos de una sola ecuación matemática y siempre ofrecen un resultado exacto: el de la emoción y la belleza.

Sus libros son absolutos, porque nada en el universo parece afectarles, salvo la muerte a mano armada. Y estables. Esto es, su mensaje no ha cambiado desde que lo descubrimos. Su memoria es omnipotente, porque todo el universo cumple con su recuerdo y conserva la magnitud de su genio.

Seguir leyendo »

"Hay armas de asalto en las bandas del Estrecho"

“A finales de los 80 o en los años 90, en el Estrecho de Gibraltar, las bandas de narcotraficantes eran de otra forma”, distingue Manuel Gutiérrez Luna, un cordobés recreado en Puebla del Rio y que llegó a Algeciras hace más de treinta años. Ahora preside la sección de la Audiencia Provincial de Cádiz en el Campo de Gibraltar. 

En su día, el magistrado asestó varios golpes a los narcos de aquella época a la que compara con la actualidad: “Ahora el narcotráfico es más sofisticado. En los años 90, no habían llegado a esta zona fórmulas tan inteligentes como el trasiego de cocaína que entra por el puerto. También han cambiado las lanchas. Y, a todo ello, ahora se une el uso de las armas. Estamos encontrando armamentos de asalto en las bandas del Estrecho que operan con droga”.

Seguir leyendo »

Aquarius: los pobres son de Zeus

El buque se llama Aquarius pero buena parte de sus pasajeros estaban deshidratados. No es esta, empero, la mayor paradoja que rodea al salvamento de más de 629 personas a bordo del buque fletado por las ONGs SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras, bajo pabellón de Gibraltar.

A su vez, el gesto excepcional de solidaridad que ha llevado a efecto el Gobierno de España nos sume en una cierta perplejidad: ¿cómo hay gobiernos europeos que se niegan a obedecer la legislación internacional en materia de naufragios y cómo puede revestirse de simple generosidad la actuación del presidente Pedro Sánchez? Tras conocerse que La Moncloa abría el puerto de Valencia a estos supervivientes, el grito de Victoria, proferido por Matteo Salvini , ministro del Interior italiano y líder de la Liga ultraderechista, recordaba a cualquier Barbanegra, John Silver, El Largo o cualquier otro pirata literario o cinematográfico, animando a su tripulación a lanzar a los náufragos a los tiburones.

Seguir leyendo »

Los presupuestos de la Gurtel

Mientras la bancada popular saltaba el miércoles en aplausos por ver aprobados por presupuestos generales del Estado, de Ciudadanos y del PNV, el jovial Eduardo Zaplana quizá se estaría preguntando si habría rayos uva en su chabolo de Picasent. Del cupo al cupón, el patriotismo de Albert Rivera sostiene las cuentas del Gran Cristóbal Montoro: si a doña Ana Mato, según la sentencia de la Gürtel dada a conocer el jueves, le han salido bastante caros los payasos del cumpleaños de su prole, a este país –o a esta patria—le ha costado más la broma de un partido que nos hizo creer que España iba bien porque España era Génova, la calle madrileña que lleva el nombre de la ciudad italiana cuya banca arrambló con el oro americano. Hasta les acusa Quevedo: "Es don Dinero./Nace en las Indias honrado,/ Donde el mundo le acompaña;/ Viene a morir en España,/ Y es en Génova enterrado".

Una ardilla podría recorrer ahora la Península saltando de corrupción en corruptela. Y el PP, como bien zanjó el presidente del Gobierno y de dicho partido antes de que el huracán de una sentencia le devastara, es mucho más que diez o quince casos aislados. Lo menos, sesenta, según contabilizó en su día Irene Montero, cuya aventura inmobiliaria de familia campestre puede costarle mucho más a su Podemos que la trincalina en serie que se imputa a los conservadores sin que hasta ahora les haya lastrado demasiados votos. Mientras la izquierda, sea cual sea, se hunde a poco que estornude, a la derecha siempre le llega el séptimo de caballería de otra derecha aparentemente más limpia cuando se ve acosada por los siux de los tribunales.

Seguir leyendo »

"El Estado parece que tiene menos fuerza que los narcos y eso es muy grave"

“En la lucha contra la droga, lo hemos dicho muchas veces, interesa más el seguimiento del dinero negro que el de la misma droga. Ahí es donde nos la jugamos. Si se ataca el dinero, la gente que trafica se retraerá. Si seguimos solo cogiendo hachís y cocaína en embarques y desembarcos, seguirán creciendo, son riesgos asumidos. Es verdad que hay en marcha operaciones fiscales que pueden acorralar la contabilidad de los narcos pero la investigación del blanqueo sigue siendo un tema pendiente de resolver. Jurídicamente se ha resuelto pero la policía especializada es muy poca. Se necesita un seguimiento y unas pruebas muy contundentes para que los culpables sean condenados. No es fácil seguir el dinero entre toda la maraña empresarial del tráfico de drogas y de armas, sobre todo si no se cuentan con los medios adecuados. Recursos técnicos y recursos humanos”.

Quien habla así es José Chamizo de la Rubia. Fue Defensor del Pueblo de Andalucía entre 1999 y 2013. Dejó el cargo como entra un elefante en una cacharrería pero la gente aún recuerda su compromiso activo con la sociedad civil. Lo tuvo antes de y sigue en ello después de pasar por el coche oficial con el que recorrió dos veces todos y cada uno de los pueblos andaluces. Ahora, lidera Voluntarios por otro Mundo, una ONG en la que sigue haciendo lo mismo. Ejercer la defensa propia de los más débiles.

Seguir leyendo »