eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Santi Fernández Patón

Nació en 1975. Es escritor. Su última novela, Grietas, obtuvo el Premio Lengua de Trapo. Forma parte de La Casa Invsible de Málaga y de la Fundación de los Comunes.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 55

A tiempo de actuar

Más allá del comprensible desconcierto que ha provocado la irrupción de Vox en las elecciones andaluzas, con su consecuente aluvión de artículos, análisis, opiniones, etc, a mi modo de ver se está desviando la atención de lo que realmente nos importa. Ya se sabe, según los últimos datos, que la inmensa mayoría de los apoyos de Vox provienen de antiguos simpatizantes del Partido Popular, desencantados con los niveles inauditos de corrupción y por fin con una alternativa siamesa a la que votar (cuesta encontrar las siete diferencias entre el discurso de Casado y los candidatos de Vox).

Si el votante desencantado de la peor derecha ha encontrado su alternativa, cabe preguntarnos por qué al de izquierda no le ha ocurrido algo similar. La arrogancia de los líderes de Podemos, y en este caso de manera especial la de Teresa Rodríguez, lleva meses haciendo oídos sordos a los avisos que pronosticaban la tragedia, y no es de esperar una autocrítica mínimamente seria (en eso también se parecen a sus compañeros de naufragio de IU).

Seguir leyendo »

No es solo La Invisible: es el modelo de ciudad

A veces hay que tomar medidas extremas, reunir el coraje suficiente y llevar a cabo acciones para las que uno no se creía preparado: por ejemplo, escuchar un programa matinal de la cadena COPE. Una de esas valientes fue mi amiga Carol. Hasta no hace tanto, ambos habíamos sido vecinos en el mismo bloque del centro, del que la gentrificación nos fue expulsando, primero a mí (como conté aquí) y recientemente a ella. Carol llamó a la COPE porque el alcalde tenía la gentileza de atender telefónicamente las quejas de las vecinas y vecinos de Málaga.

"Soy una expulsada del centro. No me han renovado mi contrato de alquiler porque quieren construir en el edificio apartamentos turísticos". Merece la pena transcribir la respuesta del alcalde: "A lo mejor en lugar de apartamentos turísticos hay un nuevo inquilino al que simplemente se le ha pedido un alquiler más alto". Carol le tuvo que explicar al regidor, supongo que sintiendo cierta vergüenza, la relación entre lo uno y lo otro: el auge ilimitado de los apartamentos turísticos ha provocado que ya apenas queden viviendas de larga duración en Málaga para alquilar, lo que tiene como consecuencia su brutal encarecimiento.

Seguir leyendo »

Mentir sobre La Casa Invisible

El 12 de febrero los hombres de Ciudadanos (es el único grupo municipal de Málaga sin una sola mujer entre sus concejales) continuaban la ofensiva contra La Casa Invisible que ya habían iniciado en noviembre del año anterior. En aquella ocasión hicieron valer su posición de llave de Gobierno para que el PP votara a favor de una moción que pedía el desalojo del inmueble y su salida a concurso, es decir, borrar de un plumazo los acuerdos firmados entre el Consistorio y el centro social y cultural, que estaba a la espera de que se materializara la cesión de uso del edificio: 11 años de gestión ciudadana de uno de los proyectos culturales más relevantes de Andalucía avalaban esa decisión, rubricada por el propio alcalde tras un largo y tortuoso proceso de negociación en el que actuaron como parte la Junta de Andalucía, la Diputación provincial y el Museo Nacional Reina Sofía, dependiente del ministerio de Cultura.

Puede parecer increíble, pero ese ataque de Ciudadanos era una consecuencia del procés. La ira de esos hombres la había provocado una exposición colectiva en La Invisible sobre el uso de las banderas en las guerras, en la que por cierto participaba el artista Santiago Sierra, lo que son las cosas. Una de las piezas consistía en una bandera de España anudada en forma de horca, justo en el momento en que el procés vivía uno de sus momentos álgidos y Ciudadanos se subía al caballo de la Reconquista.

Seguir leyendo »

Querido Antonio Banderas:

Quién me iba a decir que las dos últimas tribunas que publico en este medio iban a girar, de un modo u otro, en torno a ti. Hoy quiero expresarte mi completa solidaridad, pues creo que con toda justicia te has quejado amargamente del "trato humillante" que una ciudad tan desagradecida como Málaga te ha dirigido. Por fortuna, esa ciudad desagradecida te ha permitido expresar tu descontento en primera plana del principal de sus diarios, así que la cosa no está del todo perdida.

Todo ello a cuenta de que los grupos municipales de la oposición, esos advenedizos, han conseguido que el Pleno de la ciudad tome una medida ridícula, que en democracia ni siquiera haría falta: pedir que se cumpla la ley. Semejante atrevimiento se debe a que está previsto que se redacte en breve el pliego de condiciones para licitar los proyectos destinados al futuro del cine Astoria, un edifico en ruina, por la desidia municipal. Se eleva en nuestra emblemática plaza del La Merced, a dos pasos del ático en que vives y que, gracias a tu generosidad y a la del mismo diario que te hace de cartero, todas y todos los malagueños hemos disfrutado en vídeo.

Seguir leyendo »

Cómo me convertí en vecino de Antonio Banderas: la gentrificación en primera persona

Durante las últimas semanas he estado trabajando con algunas y algunos compañeros en un análisis sobre la gentrificación y la "turistificación" en Málaga. Hemos elaborado un largo informe, plagado de datos demoledores, que muestran la brutal transformación del centro histórico de Málaga y sus devastadores efectos: la población de la almendra histórica, la zona en el interior de la antigua muralla, se ha reducido a poco menos de 5.000 habitantes, por ejemplo, que han sido expulsados para convertir el área en una atracción turística de bares, terrazas, hoteles, alojamientos transitorios, museos, tiendas de souvenires, etc.

Solo recientemente, en el marco de unas jornadas sobre arte, industria cultural y derecho a la ciudad , celebradas durante el décimo aniversario de la Casa Invisible de Málaga, caí en la cuenta, tras una conversación informal con algunos asistentes de otras capitales, de que mi experiencia personal ejemplificaba perfectamente este tipo de procesos.

Seguir leyendo »

El régimen del 78 barre unido bajo la alfombra

Hay una particularidad del sistema político español que, sobre todo en sus dos últimos libros (Por qué fracasó la democracia en España y La política en el ocaso de la clase media) señala Emmanuel Rodríguez: las élites de nuestro país no han sabido crear organismos de reproducción, al estilo de las Écoles Normales francesas, o en el Reino Unido de la London School of Economics y Oxbridge, eficaces dispositivos para la preservación del régimen, como, por cierto, analiza Owen Jones en The Establishment. 

El pacto por arriba y la domesticación social que fue la transición no logró liquidar, antes al contrario, un sistema en manos de unas pocas familias, cuyos apellidos se repiten cansinamente en las últimas décadas.

Seguir leyendo »

Colaboremos con La Casa Invisible de Málaga

En la Navidad de 2014, saltándose cualquier procedimiento legal, el Ayuntamiento de Málaga desalojó La Casa Invisible, el conocido centro social y cultural ocupado desde 2007 y sin duda uno de los grades agitadores de la ciudad. El gobierno local no contaba con que, pese a tratarse de la víspera de Nochebuena, una multitud se echaría a la calle al cabo de unas horas hasta que consiguió la reapertura. No podía ser de otro modo: el supuesto informe en que se había escudado el Ayuntamiento para el desalojo solo decía que La Invisible no debía estar abierta a actividades públicas hasta que se adaptara a la normativa antiincendios. Es decir, otro tipo de uso que no fuera el de actividades abiertas al público estaba permitido.

Además, unas semanas después una enorme manifestación exigía la cesión de uso del inmueble. En otras palabras, exigía que de una vez el gobierno del Partido Popular cumpliera con los compromisos que desde hace años tiene firmados y para los que, con una imaginación digna de elogio, siempre encuentra el modo de esquivarlos. Coincidiendo con esa manifestación se puso en marcha una campaña de crowdfounding (microdonaciones particulares) para recaudar la cantidad de dinero necesaria y adaptar el patio a la normativa actual, de manera que pudiera abrir a actividades públicas. El enorme entusiasmo de la ciudadanía logró ese objetivo en tiempo récord.

Seguir leyendo »

Alcadessa

A finales de mes se estrenará en salas comerciales Alcadessa, el documental sobre Ada Colau que le valió a su director, Pau Faus, la biznaga de plata en la sección documentales del pasado Festival de Cine Español de Málaga.

Faus y su equipo han rodado un apasionante documental que mantiene la emoción a flor de piel, que logra que vivamos un viaje fascinante, como si no conociéramos su final: la victoria electoral de Barcelona en Común en las elecciones municipales de 2015. Y es que Alcadessa ofrece un retrato insólito en el panorama de los documentales políticos: Ada Colau muestra su lado más vulnerable, se derrumba ante la cámara, llora, cuestiona su propia valía, se decepciona, lamenta el tiempo que no tiene para pasar con su hijo y duda.

Seguir leyendo »

La violé porque era mía

Hace unos días vi en el cine Kiki, el amor se hace, la última película de Paco León que él mismo dirige, interpreta y cuyo guión ha coescrito a partir de la australiana The little death. La película comienza con dos escenas insuperables, en las que reí casi hasta las lágrimas, y que demuestran que León no sólo mantiene intacta su capacidad para los diálogos desternillantes, sino que incluso la ha afilado. Ya en esas dos primeras escenas deja clara la pretensión de la película: una mirada libre de prejuicios y humorada sobre algunos tabúes recalcitrantes en torno al sexo, la sexualidad y las relaciones afectivas. No obstante, mucho de lo que sucede a partir de esas dos primeras escenas desbarata el más que loable propósito. Inevitablemente, haré algo de spoiler para explicarme.

La película, a medida que avanza, logra que asumamos como naturales muchos aspectos del sexo que habitualmente se nos presentan desde una óptica dramática, enfermiza o incluso asocial. Todo un logro. Sin embargo, en paralelo, se desprende un paradójico tufo conservador, que se acrecienta escena a escena: todo vale para expresar la sexualidad, siempre y cuando se mantenga el orden patriarcal. El "mérito" radica en que Paco León no abandona nunca su mirada amable y comprensiva, en absoluto crítica, sino más bien cómplice.

Seguir leyendo »

Todos damos palizas a las mujeres

A los trece años Fátima emigró desde Rabat a España, primero a Ceuta y en la actualidad a Málaga. En Ceuta, con poco más de veinte años, se casó con otro marroquí, del que quedó embarazada de inmediato. Ese hombre, en cuanto se vio convertido en padre, decidió desaparecer, y Fátima no ha vuelto a saber nada de él.

Algunos años después, ya en la Península, volvió a casarse con otro hombre, un español con el que tuvo tres hijos más. A ese, que desde que se separaron reside en una ciudad el norte del país, sí lo ha seguido viendo de vez en cuando, ya que tenía la costumbre de coger el coche para personarse en casa de Fátima y darle una paliza que, si podía, extendía también a alguna de sus hijas. Los motivos eran variopintos, como por ejemplo que el dolido padre hubiera visto en Facebook una foto de su hija con minifalda y los labios pintados.

Seguir leyendo »