Los centros comerciales, sin brotes de COVID a pesar de las aglomeraciones navideñas

Centro comercial Las Arenas, en Las Palmas de Gran Canaria.

En las fechas de mayor consumo del año, las restricciones impuestas por el Gobierno de Canarias en Navidades apenas han tocado a los comercios. En el acuerdo publicado en el BOC el pasado 3 de diciembre se ha limitado a recomendar a la ciudadanía que realice sus compras con antelación para evitar las aglomeraciones y ha dejado en manos de los titulares de los establecimientos la limitación del aforo o el respeto a la distancia de seguridad interpersonal. Una imagen compartida en redes sociales de un centro comercial en Tenerife ha captado un momento en el que parece incumplirse con las distancias, concentrando en los espacios de tránsito de la infraestructura a grandes flujos de personas, generando cierta alarma entre la población de las Islas.

Lo cierto es que los centros comerciales, si cuentan además con ventilación adecuada, no suponen un foco de contagios ante el flujo constante de personas y las escasas interacciones. Amós García, jefe de epidemiología del Gobierno de Canarias -y presidente de la Asociación Española de Vacunología- explica que siempre “es saludable” escapar de las aglomeraciones, “tanto en ambientes cerrados como abiertos”, pero en estos espacios los contactos son “mínimos y esporádicos” ante el movimiento permanente en los lugares de tránsito y, en las colas, tampoco se producen interacciones duraderas. Además, el uso obligatorio de la mascarilla y del gel hidroalcohólico en las entradas al recinto y cada local propicia mayor protección frente al virus. “Si hay un infectado que hace un recorrido por un centro comercial con la mascarilla puesta y contacta con otra persona, también con mascarilla, a más de un metro distancia y durante un minuto, no hay problema”, señala García. 

A su juicio, en estos ámbitos se deben realizar “controles estrictos para que no se produzcan aglomeraciones” y apelar a la conciencia ciudadana para que eviten acudir a estos espacios si hay una importante concentración de personas. En cualquier caso, García recuerda que el principal problema en la transmisión del virus no se encuentra en centros comerciales, sino “en las reuniones familiares o de amigos”, cuando se baja la guardia porque se conoce a la persona que se tiene delante y se habla o se eleva la voz sin mascarilla. “Si hay casos es porque hay contagios, y si hay contagios es porque hay contactos sin protección”, explica.

La coordinadora de la Federación de Salud de Intersindical Canaria, Cati Díaz, ya ha mostrado su preocupación ante la posibilidad de que las fechas Navideñas dejen un “impacto” en la segunda quincena de enero de no tomarse “medidas responsables” por parte de “todos y cada uno de los ciudadanos”. El sindicato considera una “contradicción importante” que el Gobierno de Canarias haya prohibido determinados tipos de deportes, establecer “toques de queda necesarios”, pero al mismo tiempo no imponga “restricciones de aforo en los centros comerciales”, como ha ocurrido en otras autonomías. Por ello, Díaz hace un llamamiento a la población, para que actúe “con coherencia, reduciendo su movilidad y las interacciones sociales”, además de respetar las distancias de seguridad o “una adecuada y correcta higiene”.

El secretario general de la Asociación Canaria de Medianas y Grandes Empresas de Distribución (Asodiscan), Alfredo Medina, sostiene que las grandes superficies realizan controles del número de personas a través de infrarrojos, conteo manual y el aparcamiento. Si se supera el aforo máximo (75% en Canarias y 50% en Tenerife), no se permite la entrada. “Hay un cuarto de control que es el que monitoriza el aforo. Desde ahí se avisa cuando se alcanza el límite y se interrumpe la entrada hasta que se verifica que ha salido una determinada cantidad de personas”, explica, algo que “suele dar unos minutos”. 

Medina recuerda que esta situación ya se ha producido en los centros comerciales y que haya colas a las entradas “significa que se están cumpliendo las medidas” y “la mejor muestra de que se aplica el límite de aforo”. El secretario general de Asodiscan está “absolutamente convencido” que desde este ámbito se está “haciendo correctamente”. Y los pequeños y medianos comercios aseguran que también se cumplen los protocolos. El presidente de la Confederación Canaria de la Pequeña y Mediana Empresa (Cecapyme), José Juan Socas, dice que “en todas las tiendas” se mantienen limitaciones de aforo, obligación de uso de las mascarillas y de gel hidroalcohólico, además de las distancias de seguridad.

Una caída de entre el 15 y el 25% de las ventas

En la época prenavideña, numerosos grupos de personas han acudido a los centros comerciales o a las calles de las principales zonas de compras en Gran Canaria y Tenerife. Sin embargo, Socas explica que aunque en los espacios colindantes a las tiendas ha habido “afluencia de público”, no se ha notado en las ventas durante el Black Friday, que “fue a la baja”, o en el puente de la Constitución, que “no ha sido bueno y no a todas las empresas les ha sido rentable”. Incluso, algunos locales han cerrado el martes 8 de diciembre, día de la Inmaculada, porque “no les compensaba”. 

A pesar de que las medidas restrictivas aprobadas por el Gobierno regional para Navidades apenas afectan a los comercios, el presidente de Cecapyme dice que “la gente ha salido a pasear y ver tiendas, pero no han dejado números que hagan pensar que las Navidades serán buenas”. En concreto, y de forma “optimista”, prevé “una caída entre el 15 y el 25% en comparación a años anteriores”. De hecho, no solo no es posible contratar más personal, sino que “ni siquiera sacar a gente del ERTE porque el volumen de ventas no va a permitir que vuelva el personal”.

“Aunque las medidas del Gobierno de Canarias provocan que la gente salga menos, el gasto no viene por las restricciones sino por la capacidad económica de las familias, que está mermada por la crisis”, añade Socas. Además, considera que las aperturas dominicales de los comercios ubicados en zonas turísticas para aprovechar la llegada de cruceros ya no está “justificada”. Socas explica que la apertura los domingos de la pequeña y mediana empresa está provocando una pérdida de “competitividad frente a grandes superficies” porque “no hay cruceros”. 

En los centros comerciales, el secretario general de Asodiscan dice que el Black Friday dejó entre un 10 y un 15% menos de ventas respecto a 2019; “en algunos operadores, una caída de hasta el 20%”. En el puente de la Constitución considera que se ha producido “una respuesta favorable”, aunque matiza que “aún hay que cuantificar”. Medina reconoce que ni las grandes superficies lo tienen fácil, no solo por la pandemia, sino por el comercio electrónico “que está abierto 24 horas durante los siete días de la semana”. En cuanto al personal, explica que la contratación es “muy inferior” respecto a años anteriores y solo aumenta en “áreas de logística”, como “los envíos a domicilio” o “la seguridad”. Aún no ofrece una previsión de ventas para la campaña navideña, que “es muy larga”. Solo espera que se puedan repetir “los resultados de 2019”.

Etiquetas
Publicado el
13 de diciembre de 2020 - 11:49 h

Descubre nuestras apps

stats