eldiario.es

9
Menú

Viajar Ahora Viajar Ahora

El tránsito de los jables; desde La Pared al Risco del Paso

La séptima etapa del sendero de gran recorrido 131 por la isla de Fuerteventura se adentra en la Península de Jandía a través de uno de los campos de dunas más impresionantes de Canarias

- PUBLICIDAD -
El GR-131 a su paso por Piedras Negras, puerta de acceso a los jables del istmo de Jandía. MAGRAMA

El GR-131 a su paso por Piedras Negras, puerta de acceso a los jables del istmo de Jandía. MAGRAMA

El istmo es un lugar especial. Un nexo que comunica la Península de Jandía con el resto de la isla de Fuerteventura. No podía ser de otra manera. El lugar tiene esa belleza primigenia que suelen tener los paisajes áridos. Dunas, páramos pedregosos, restos de la antigua cultura aborigen, caminos realizados por presos, antiguas terrazas de cultivo… Un poco de todo en 18 kilómetros de recorrido a pie por uno de los lugares más impresionantes de Canarias. Este tramo de la red de senderos del Cabildo forma parte del camino de Gran Recorrido 131, por lo que está señalizado con los colores rojo y blanco. La gran cantidad de carreteras de tierra y caminos que cruzan la senda  aconsejan tener muy en cuenta los mapas. Y otro consejo a tener en cuenta es llevar suficiente agua ya que el camino no atraviesa zonas pobladas.

La etapa séptima del GR-131 se inicia en el pequeño núcleo turístico de La Pared. A parte de su coqueta playa de arena negra, los viajeros inquietos deberían darse un paseo por el tramo de la antigua Pared de Jandía que pasa junto a la población. Este muro de piedra seca data de la época aborigen y servía para dividir en dos la isla; al norte la Maxorata y al sur Jandía. Las fuentes históricas hablan de una especie de frontera que dividía, en tiempos de la llegada de los europeos (principios del siglo XV) los dominios de los dos reyes de la isla. Ayose al sur y Guisa al norte. Los estudios recientes, apoyados en la pervivencia de costumbres prehispánicas, aseguran que la pared servía para impedir el paso a los ganados guaniles (salvajes) hacia Jandía para evitar el agotamiento de los mejores pastos de la isla. La antigua estructura medía unos 6 kilómetros e iba de norte a sur desde la costa de sotavento a la de barlovento. Hoy, apenas quedan unos tramos en mal estado con alturas que apenas superan el metro y una anchura media de un metro. Junto a la pared se han encontrado más de una cuarentena de estructuras relacionadas con los antiguos pobladores de la isla.

Km 0: El camino se inicia en la Avenida del istmo del núcleo de La Pared. Hay que avanzar hacia la costa y girar a la izquierda a través de la calle La Pared, que, a su vez, es el punto de inicio de una pista de tierra que, durante los primeros 500 metros se va acercando a la carretera FV-605. Poco antes de llegar al asfalto, la carretera de tierra gira hacia la derecha para volver a buscar la costa. Estamos en el llamado Camino de los Presos, una senda construida entre 1946 y 1948 por represaliados políticos republicanos que fueron obligados a trabajar por el gobierno franquista. Esta vía, durante muchos años, fue el único camino habilitado para conectar la Península de Jandía con el resto de la isla en coche. La ruta se abrió para conectar los terrenos del alemán Gustav Winter con el resto de Fuerteventura.

La ruta sigue durante los primeros kilómetros por las llanadas que anteceden a los acantilados de la costa de barlovento. Atravesamos el paraje conocido como Piedras Negras mientras ascendemos suavemente dejando a nuestra izquierda la Montaña del Granillo (km 3). La pendiente se da un respiro y se interna en el istmo. Es el dominio del Jable, un ecosistema singular formado por la interacción de dos agentes fundamentales: el mar, que aporta la arena, y el viento, que ha creado uno de los paisajes dunares más importantes de Canarias. La alta insolación y las lluvias escasas han creado un paisaje semidesértico en el que sólo prosperan algunos matorrales especialmente adaptados a estas duras condiciones. Aún así, la vida se abre paso. Este lugar es uno de los últimos refugios de la Hubara Canaria, un ave corredora endémica del Archipiélago. También pueden verse otras especies de aves como el Alcaraván o las Gangas de Ortega.


Al dejar atrás la Montaña del Granillo podremos ver los enormes molinos del Parque Eólico de jandía. Nos quedan por delante 10 kilómetros de tránsito por el Jable. Tras dejar atrás la Cañada de Agua Liques, que baja hacia la costa, el terreno empieza a picar hacia arriba. La primera subida de importancia nos llevará a un collado entre el Alto de Agua Oveja (km  8) y el parque eólico. Es la antesala de los repechos que conducen a la Loma de la Ruda (km 10) punto más alto de la ruta e inicio del descenso hacia la costa de sotavento.

La bajada empieza en la Degollada de Mojones, que da acceso a la cabecera del Barranco del Rinconcillo (km 11). El paisaje, en este punto, cambia. Las arenas del jable dan paso a la roca de los macizos de Jandía. La vegetación se hace más presente y aparecen las primeras huellas de la actividad agrícola y ganadera. La senda baja de manera suave a través de una pista de tierra por El Rinconcillo hasta llegar a una confluencia de cauces que nos llevará al Barranco del Pecenescal (rodeando una montaña llamada Atalayeja chica). El primer rastro de presencia humana de todo el sendero se encuentra en las Casas del Pecenescal (km 15), apenas un par de construcciones en las que se pueden ver muchísimas más cabras que personas.

Nuestros pasos nos conducen a los antiguos Nateros de la Cueva, antiguos depósitos de agua construidos aprovechando la pendiente del barranco para recoger hasta la última gota de esa lluvia tan escasa por estos lares. Estas infraestructuras hidráulicas, hoy abandonados, son toda una lección de antropología majorera. El agua fue siempre el eje de la existencia del isleño que, hasta la irrupción del turismo, vivió de una tierra poco grata aunque muy hermosa. El camino sigue bajando y cruza la autopista FV-2 por un paso inferior. Apenas nos resta kilómetro y medio para llegar a las Casas del Risco del Paso y las impresionantes Playas de Sotavento. Y fin del camino.


GR 131 ETAPA 7: La Pared – Casas del Risco del Paso; 18 kilómetros; Desnivel de subida: 260 metros; Desnivel de bajada: 285 metros; Recorrido: 4,5 horas; Dificultad: 3 de 5.

MAPA 1

MAPA 2

MAPA 3

Enlace recomendado

Fotos y Mapas: Cabildo de Fuerteventura y Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha