La portada de mañana
Acceder
Los expertos de Sanidad consideran que el pasaporte COVID no reduce contagios
Las tres palabras que dinamitaron el acuerdo entre el Gobierno y ERC
Opinión - Almudena Grandes: recuérdalo tú y recuérdalo a otros, por Olga Rodíguez

Guía de Senderos de Gran Canaria: La Aldea – Guguy – Tasartico. Atravesando el corazón del espacio natural más recóndito de la isla

Palmeral de Guguy Chico.

Guguy es uno de los grandes mitos del senderismo en Gran Canaria. Hay dos formas de acercarse a esta verdadera joya de la naturaleza insular que es mucho más que una playa virgen, preciosa y mágica. Guguy es un símbolo. Desde el punto de vista natural sirve de culminante de uno de los parajes más intensos e interesantes de toda la isla; pero también es un verdadero icono de la conservación en un litoral literalmente arrasado por el turismo de masas. Este tozo de costa privilegiado que media entre la desembocadura del Barranco de La Aldea y el Puerto de Mogán es la Gran Canaria que debía ser antes del cemento. Pues, como decíamos, hay dos vías de acceso: y ambas requieren de importantes caminatas. La más fácil, accesible y utilizada es la que parte desde el Barranco de Tasartico. El sendero suma 5,2 kilómetros de longitud a la ida y otros tantos a la vuelta y demanda la nada despreciable subida hasta la Degollada de Aguas Sabinas (573 metros sobre el nivel del mar). La otra es desde La Aldea de San Nicolás. El camino parte desde el barrio aldeano de Cuermeja y sale de Guguy por Tasartico tras recorrer casi 18,3 kilómetros y acumular más de 1.500 metros de desnivel acumulado.

GUÍA DE SENDEROS DE GRAN CANARIA

GUÍA DE SENDEROS DE GRAN CANARIA

Hoy vamos a recorrer el corazón de la Reserva Natural Especial de Guguy usando esta última ruta de la que te hemos hablado. Es un sendero difícil y sólo apto para gente con una buena forma física y sin miedo a las alturas. Una ruta que demanda entre siete y nueve horas de esfuerzo (incluyendo una parada de dos horas en la fantástica Playa de Guguy) y que atraviesa uno de los parajes más bonitos e intensos de toda la isla de Gran Canaria. Antes de empezar tienes que tener en cuenta varias cuestiones: la primera es que no es una ruta para todos los públicos (ni se te ocurra llevar niños); la segunda es que el sol suele cascar de lo lindo y la tercera es que pese a que los barrancos de Guguy Chico y Guguy Grande suelen llevar agua durante todo el año, hay que llevar al menos tres litros de agua por persona. Es una ruta con grandes desniveles y tramos de camino peligroso que demanda el uso de bastones y mucho cuidado. Eso sí, la recompensa es llevarse en la memoria (la propia y la de la cámara de fotos) algunas de las imágenes más espectaculares de la isla y la satisfacción de completar esta pequeña proeza.

No se puede acampar en Guguy. Es algo que muchos desoyen y pese a lo remoto del lugar hay controles frecuentes y bastantes sanciones. El acceso en transporte público se hace a través de La Aldea y del Cruce de Tasartico (desde Tasartico hay que subir en taxi o hacer dedo para ahorrarte otras tres horas de caminata), por lo que no es mala idea hacer noche en el lugar. En plena Reserva Especial está la Casita Mil Estrellas (Guguy Chico; Tel: (+34) 610 65 84 57), un lugar mágico regentado por Kiko y Gabriela. Sólo por escucharlos hablar sobre la zona merece la pena llegarse hasta acá. Y ya en Tasartico está el Camping Blue Ocean Camp (GC-204, sn; Tel: Playa de Tasartico (GC-204; Tel: (+34) 828 017 515 y (+34) 661 665 337; E-mail: info@BlueOceanCamp.com) dónde puedes descansar y relajarte después de la paliza con piscina, buena comida y ambientillo mochilero. Ambas son dos buenas opciones. Nosotros nos quedamos en el camping y disfrutamos de una tarde tranquila, una muy buena cena y una noche cuajada de estrellas.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

Km. 0 Subida a Cuermeja.- Salimos desde el cruce de la GC-200 y la Subida a Cuermeja. Un cartel y una señal de camino del Cabildo de Gran Canaria indican el inicio del S 79. El primer kilómetro y medio se hace por una fuerte pendiente de asfalto que pica hacia arriba. Es sólo un adelanto que nos espera. Conviene salir muy temprano para aprovechar la sombra que proyecta la Montaña de Los Cedros hasta poco antes del medio día. Después de un enorme depósito de aguas la calle se convierte en sendero. Unos 300 metros más arriba tienes que tomar la primera decisión. El camino de la derecha es más largo pero sube de manera más suave; el de la izquierda ahorra algunos centenares de metros pero es más duro. Este primer tramo discurre por el Barranco de Las Canales a los pies de los riscos imponentes de la Montaña de Los Cedros. Aquí vas a encontrar paisajes preciosos y un adelanto de la clase de geología que supone andar por el interior de la reserva. El camino no es difícil hasta la subida a la Degollada de Peñón Bermejo –al camino se le conoce como Cañada de Las Vacas-. El último tramo es un zigzag de pendiente pronunciada aunque muy bien empedrado. La recompensa es la llegada a la degollada. A un lado tienes el Valle de La Aldea y al otro los imponentes cerros de Guguy que, literalmente, caen a plomo hasta un mar que pese a la altura y la distancia (estamos a 692 metros de altitud) se ve cercano.

Km 3.8 La bajada hasta Guguy Chico.- Entramos en la Reserva Natural Especial por un collado que media entre la Montaña de Los Cedros y el Peñón Bermejo. Ya sólo por llegar hasta aquí, el esfuerzo ha valido la pena. Después de un pequeño tramo de falso llano y una pequeña subida llegamos a la cuerda que separa los barrancos de Peñón Bermejo y Guguy Chico. Aquí empieza la primera de las bajadas vertiginosas de la jornada. Pasarás junto a una bifurcación de caminos que llevan al mismo sitio: la Playa de Guguy y Tasartico. El camino que va por Media Luna es algo más largo (12 kilómetros frente a 9,7 –hasta Tasartico-) pero no tiene tanto desnivel. Nosotros optamos por Guguy Chico por dos razones. La primera es visitar este auténtico paraíso cubierto de paleras dónde corre el agua durante todo el año; la segunda es el camino hasta el paso de Guguy Grande y sus vistas. Pero el camino hasta Media Luna es también alucinante. El descenso hasta Guguy Chico es vertiginoso y no apto para tobillos débiles. Aquí te vas a encontrar una impresionante colección de ignimbritas (piedras volcánicas) que forman grandes riscos de columnas o curiosas flores (este fenómeno se conoce como disyunción columnar). El Barranco de Guguy Chico es un lugar perfecto para descansar a la sombra de las palmeras y recargar las reservas de agua.

Km 6,2 De Guguy Chico a Guguy Grande.- Salimos de este pequeño caserío por la vertiente sur del barranco. Estamos entrando en los kilómetros más espectaculares de la ruta (a nuestro juicio, claro está). Aquí, las dos paredes del barranco se acercan dejando a la vista un estrecho cañón que termina en la playa. Desde arriba podemos ver una pequeña porción de arena y las olas rompiendo plácidamente. Tan cerca y tan lejos a la vez. Los tonos rojizos de la pared contraria que cae a plomo sobre el mar son surrealistas. Pasamos a Guguy Grande después de un rato de ascensión tranquila (a 450 metros de altitud frente a los 3509 de Guguy Chico). Aquí el camino tiene varios pasos complicados por derrumbes. Hay que ir con cuidado e ir descansando los tobillos para la dura bajada hasta el Cauce del barranco de Guguy Grande. A mano izquierda puedes ver el palmeral que da sombra al caserío de Media Luna, apenas seis o siete casas y algunas cuevas artificiales que ejercen de ‘capital’ de Guguy. El descenso tiene algunos puntos complicados y conviene tomar precauciones. En el fondo del barranco hay algunas fincas, restos de acequias y alpendres con animales. El cauce está cubierto de un denso cañizal que pone de manifiesto la presencia del agua.

Km 12 La Playa de Guguy.- Aunque el último medio kilómetro por el fondo del barranco desespera un poco la recompensa merece la pena. Después de atravesar un par de bancales de cultivo llegamos a un lugar dónde la tierra del camino deja paso a la arena en la antesala de un enorme talud que baja de golpe unos 60 ó 70 metros hasta la playa. Estamos en la Playa de El Puerto, una de las tres (junto a Guguy y Guguy Chico) que forman este espacio único e irrepetible de la costa grancanaria. Hay una manguera en la que puedes recargar la cantimplora aunque el agua sale bastante caliente después de media mañana. Si la marea está baja podrás pasar de playa en playa viendo la enorme duna de Guguy y las paredes verticales que forman esta parte de la isla. Saliendo de la playa a las cinco y media de la tarde puedes llegar a Tasartico con tiempo suficiente (antes de que caiga el sol).

Km 12,5 La Subida hasta Aguas Sabinas.- Desandamos un poco lo andado y tomamos un desvío hacia la derecha que conduce hasta Tasartico. Nos queda el último puerto de montaña de la jornada. El ascenso hasta Aguas Sabinas se hace mucho menos pesado que el de Guguy Chico. Los desniveles son considerables (subiremos hasta los 543 metros) y la ascensión es de unos tres kilómetros. Pero, sorprendentemente, se hacen livianos después de la paliza que llevamos encima. El camino está en muy buenas condiciones pero no hay agua. Tenlo en cuenta. Una vez en la cima del puerto de montaña nos quedarán 2,3 kilómetros de descenso hasta la GC-204 y, desde ahí, subir un pequeño tramo hasta Tasartico.

Km 17,8 Tasartico.- Fin de ruta

FICHA TÉCNICA

Denominación: S 79 Playa de Guguy – Tasartico (por Guguy Chico); Tipo de sendero: lineal; Distancia: 18.2 kilómetros; Altitud Salida: 96 metros; 231 metros; Desnivel máximo: 1.544 metros; Grado de dificultad: Difícil; Tiempo estimado: entre siete y nueve horas (con dos horas en la Playa de Guguy).

QUÉ VER

Naturaleza pura. Más allá de algunos pequeños caseríos y restos de viejas estructuras agrícolas (depósitos, acequias, corrales, bocaos –bancales-...) y restos arqueológicos dispersos y de difícil acceso (concentrados en lugares como Montaña de Los Horgazos) lo que manda en esta parte de la isla es la naturaleza. Un punto interesante es la Montaña de Los Cedros. El acceso hasta este imponente pico que supera los 1.000 metros se hace desde la Degollada de Guguy Chico. En este lugar se ha desarrollado un exitoso proyecto de restauración medioambiental (Life Guguy) que, entre otros logros, ha conseguido la recuperación de la población de cedros y otras especies del bosque termófilo. Otra de las atracciones de la reserva especial es su geología.

GUGUY EN TRANSPORTE PÚBLICO

En el punto de salida (El Albercón, en La Aldea) tenemos una parada de guaguas de Global. La línea que llega hasta aquí es la 101 desde la localidad de Gáldar. Desde el sur, la línea 38 une La Aldea y el Puerto de Mogán. Habría que ir en taxi desde la última parada hasta el inicio del sendero que sube hasta Cuermeja. La misma línea 38 es la que pasa por el Cruce de Tasartico. Una opción para ahorrarse el trayecto hasta el cruce es contratar un taxi con antelación en La Aldea. El número de teléfono de la parada es el (+34) 928 89 01 02.

Etiquetas
Publicado el
21 de octubre de 2021 - 19:49 h

Descubre nuestras apps

stats