Ruta de las Villas Romanas: de Valladolid a Palencia visitando las antiguas fincas de los terratenientes del Imperio

Detalle del mosaico del salón principal (Oecus) de la Villa romana de La Olmeda. Es una de las joyas artísticas del legado romano mundial

Viajar Ahora


0

Hablar del patrimonio histórico que atesoran las viejas Castilla y León daría para miles y miles de páginas: no hay pueblo o aldea, por muy pequeña que sea, que no presuma de alguna verdadera joya artística en forma de palacio, iglesia, castillo, abadía… Un mapa del patrimonio de esta parte de España mostraría miles de puntos de interés que van desde lo más profundo de los tiempos hasta antes de ayer: desde los rastros de la primera actividad humana en Atapuerca (Burgos) al Palacio Episcopal de Astorga, que lleva la firma del inmortal Antoni Gaudí. Uno de los episodios más singulares de la historia de estas tierras tuvo lugar en el siglo I de nuestra era. Ya hacía bastante que Roma poseía y controlaba el territorio peninsular, pero la necesidad de granos para alimentar al imperio posibilitó la expansión efectiva del dominio romano por una amplia zona de la Península Ibérica. La Lex Manciana se dictó durante el reinado de Vespasiano para hacer productivas las enormes reservas de tierra de las provincias africanas: pero rápidamente se aplicó a otras zonas del Imperio.

Mediante esta ley, cualquier ciudadano romano podía arrendar tierras imperiales para hacerlas producir. Fue el inicio de un proceso que culminó en la privatización de amplias extensiones de terreno y en la creación de multitud de explotaciones agrícolas, ganaderas y forestales. Muchas de estas explotaciones prosperaron y se convirtieron en villas palaciegas en las que vivían familias inmensamente ricas, algo que queda de manifiesto en la calidad de algunos mosaicos que han llegado hasta nuestros días. La Villa fue el contrapunto rural a la ciudad romana, que fue el eje de esta civilización. En lo que hoy es el territorio de España y Portugal se han localizado, hasta el momento, algo más de un centenar de estas villas; pero debieron ser muchas más. Muchas de ellas, fueron el germen de pequeños pueblos y aldeas que se consolidaron tras el colapso del mundo urbano romano. Hoy, algunas de estas villas pueden visitarse y son una magnífica excusa para acercarse a ese pasado en el que la Península Ibérica formó parte de Roma.

De sur a norte recorreremos tres de las villas más importantes de la región recorreremos un tramo de casi 155 kilómetros entre las localidades de Puras (Valladolid) y Calzadilla de La Cueza para ver cómo eran, de qué manera se organizaban y que supuso este nuevo régimen de tenencia de la tierra en esta parte del Imperio. Por el camino pasaremos por pequeños conjuntos monumentales como Olmedo, Dueñas o Carrión de Los Condes; caminaremos junto a algunos tramos del Canal de Castilla y entraremos en las grandes capitales llenas de historia y piedras nobles como Valladolid y Palencia. Para poner un ejemplo del papel de estas explotaciones agrícolas hay que decir que el origen de la capital pucelana fue una de aquellas villas.  

Museo de las Villas Romanas y Villa de Almenara (Carretera N-601 Valladolid-Adanero km 137 –Puras-; Tel: (+34) 983 626 036; E-mail: mvr@dipvalladolid.es; Página Web).- Empezamos bien arriba. Esta antigua villa que funcionó a pleno durante los siglos III y IV no sólo es una de las más importantes, por tamaño y por la calidad de los restos, de España. También se ha convertido en un museo centrado en la villa romana como unidad de producción económica y de irradiación de la romanización por las zonas despobladas de la Península. Si eres un apasionado de la arqueología éste es uno de los centros museísticos que tienes que visitar en Castilla y León sí o sí. La Villa original se articula en torno a una gran casa de porte palaciego con una treintena de estancias. La mitad están pavimentadas con mosaicos de gran calidad (unos 400 metros cuadrados en total). También podrás ver algunos restos de pintura mural y las zonas de servicio como despensas y cocinas. Uno de los puntos fuertes de este museo de sitio es la integración en un mismo espacio de yacimiento y museo. Junto a los muros y los mosaicos puedes ver objetos encontrados en el lugar que sirven para explicar la vida cotidiana, paneles explicativos, audiovisuales y maquetas.

Otro de los atractivos del Museo de las Villas Romanas es poder visitar por dentro una domus rural romana de la época gracias a la reproducción, a tamaño real, de una villa de tipo medio. Para construir esta ventana al pasado se han usado como modelos otras villas de la zona incluida la propia Almenara. Esta instalación sirve, además, como escenario de actividades educativas y dramatizadas en las que se ahonda en la figura de la villa agrícola durante los últimos siglos de la Hispania romana. El yacimiento está a pocos kilómetros de Olmedo, una pequeña población con auténticas joyas históricas como sus murallas, el ábside mudéjar de la Iglesia de San Andrés o El Casón del Caballero, uno de los mejores palacios nobiliarios de esta parte de España que está dedicado al teatro del Siglo de Oro (aprovechando la obra ‘El caballero de Olmedo’ del inmortal Lope de Vega).

Villa Romana de La Tejada (Acceso desde N-120 –Calzadilla de la Cueza-; Tel: (+34) 650 410 913; Página Web).- Esta explotación agrícola de tamaño medio se construyó muy cerca del trazado de la Vía Aquitania, la calzada romana que unía Astorga con Burdeos, germen del actual Ramal Francés del Camino de Santiago. La construcción se levantó sobre una pequeña elevación a poca distancia del Río de La Cueza dominando una extensa porción de terreno ideal para su explotación agrícola. Los orígenes de esta villa se remontan al siglo II, pero los tiempos de máximo esplendor fueron la tercera y cuarta centuria de nuestra era. De ese periodo es la soberbia construcción de bloques de caliza y ladrillo que, incluso, contaba con un sofisticado sistema de calefacción subterráneo (hipocaustum). Hasta el momento se han encontrado tres grandes cuerpos constructivos. El más grande se organiza en torno a un gran pasillo donde pueden verse, a un lado, grandes espacios pavimentados con mosaicos (algunos de grandísima calidad) y otros que debieron ser almacenes.

Villa Romana de La Olmeda (Carretera CL 615, Km. 55 -Pedrosa de la Vega-; Tel: (+34) 979 119 997; Página Web).- Sin duda alguna, la joya de la corona. Los más de 4.000 metros cuadrados de la pars urbana (casa principal de la villa) convierten a La Olmeda en una de las más importantes de la Hispania romana y una buena muestra del nivel de riqueza que lograron algunas grandes familias de hacendados de la época. El edificio tenía planta cuadrada con una fachada porticada y flanqueada por verdaderas torres; tenía calefacción y un inmenso complejo de baños termales que ocupa una buena porción de este verdadero palacio. Para que te hagas una idea de la magnificencia de esta construcción valga un dato: tiene más de 1.450 metros cuadrados de mosaicos. De las 35 estancias que se reparten entre la vivienda y los baños, 26 están decoradas con millones de pequeñas teselas. Y es que sólo por ver el Oecus, o sala principal, ya merece la pena la visita –tiene casi 200 metros cuadrados-. Aquí se descubrió uno de los mejores mosaicos figurativos del mundo romano. En esta sala se puede ver un gran conjunto con dos cuerpos: en el principal se puede ver una escena mitológica (el encuentro entre Ulises y Aquiles en la isla de Esciros) y en la secundaria una hiper realista escena de caza.

La Olmeda vivió sus mejores tiempos en la etapa bajo imperial (siglos III y IV). Junto a los grandes espacios domésticos, cubiertos de mosaicos, se han localizado otras estancias que ocupan las zonas próximas a las fachadas porticadas que se interpretan como zonas de servicio, cocinas y almacenes. Y después queda por ver la pars rustica, o zona de trabajo. Aún queda mucho por excavar, pero se han encontrado restos de talleres, almacenes y hasta una necrópolis. Muchos de los objetos que se han encontrado aquí se exhiben en el Museo de la Villa de La Olmeda (Plaza de San Pedro, 1 -Saldaña,-; Tel: (+34) 610 260 832). Aquí puedes ver más de 300 piezas arqueológicas, paneles ilustrativos, maquetas y audiovisuales que te ayudarán a entender el yacimiento.

Fotos bajo Licencia CC: VIATOR IMPERI; Ángel M. Felicísimo

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats