eldiario.es

Menú

CRÍTICA DE CINE

Historias mínimas con encanto

'Entre los dos' es una cinta irlandesa agradable y recomendable, la ópera prima de su director y guionista, Mark Noonan, al que se le augura un buen futuro, aunque aún le quede mucho por mejorar

- PUBLICIDAD -
Imagen del filme del director irlandés Mark Noonan

Imagen del filme del director irlandés Mark Noonan

- Película: Entre los dos ( You're ugly too), 2015

- Director y guionista: Mark Noonan

- Reparto: Aidan Gillen, Lauren Kinsella, Erika Sainte, George Pistereanu, Jesse Morris

El primer largometraje del director irlandés Mark Noonan, Entre los dos, consigue un aprobado con nota, aunque son mejorables algunos aspectos de la cinta. La sensación de normalidad, de película que cuenta una historia de andar por casa, de esas que te llegan por su exquisita sencillez, la percibes desde los títulos de crédito, algo que se debe valorar.

La historia es bien sencilla: la relación entre un hombre y su sobrina. Él es un exconvicto al que le permitieron cumplir su condena con unos meses menos para hacerse cargo de la hija de su hermana fallecida. Se trata de una relación de lo más humana, con dolor y desconfianza, con cariño y pocas palabras, y con muchas menos muestras de afecto, pero el amor entre esas dos figuras solitarias se palpa desde el primer segundo.

Noonan, también guionista de esta cinta, consigue que la historia te llegue, te interese, pero no que te atrape. Puede que este sea el fallo más grande del largometraje. No te sumerges en sus vidas, sino las ves desde fuera, con interés pero sin que te afecte. El desarrollo, la situación en sí, es correcta, y la resolución de los hechos, adecuada. No hay sobreactuaciones, no hay escenas lacrimógenas, no hay soluciones facilonas; no, no hay nada de eso. Hay un desarrollo coherente pero mal narrado. Mal expresado.

Los dos actores principales tienen una actuación de lo más correcta y crean entre ellos una complicidad impecable que es clave para poder entrar en la historia. Por un lado, está una muy poco conocida Lauren Kinsella, que representa a la perfección a esa adolescente mal hablada que ha vivido y visto demasiadas cosas, a la que no le gusta expresar su dolor y que, para colmo, padece de narcolepsia. Por otro, se halla el veterano actor inglés Aidan Gillen ( Juego de Tronos, Sing Street), en un papel contenido y lleno de contradicciones que realiza a la perfección.

En definitiva, se trata de una cinta interesante, con una ambientación y una historia muy atrayentes, pero en la que el guión no ayuda a que la película llegue al corazón del espectador como esta relación entre tío y sobrina se merece.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha