eldiario.es

9
Menú

Un incendio por el que hay una mujer detenida obliga a evacuar a pacientes y sanitarios del hospital de la Candelaria

Los 160 pacientes de Urgencias, incluidos 10 niños, tuvieron que ser desalojados de inmediato, en una emergencia que movilizó a cientos de efectivos y que no causó heridos graves, pero sí daños materiales

La mujer arrestada supuestamente prendió el fuego acercando la llama de un mechero a una botella de oxígeno, que explotó y desató el caos en la torre norte del centro sanitario

- PUBLICIDAD -
Humareda ocasionada por el fuego en el hospital de la Candelaria, en la capital tinerfeña

Humareda ocasionada por el incendio en el hospital de la Candelaria, en la capital tinerfeña TWITTER POLICÍA LOCAL DE SANTA CRUZ

Usuarios y trabajadores del Complejo Hospitalario de Nuestra Señora de la Candelaria, en Santa Cruz de Tenerife, vivieron la noche de este lunes una dramática experiencia: un incendio que pudo ser intencionado -hay una mujer detenida- obligó a desalojar a los 160 pacientes, entre ellos 10 niños, que se encontraban en el área de Urgencias, así como a los de otras plantas superiores de la torre Norte del centro ubicado en el barrio santacrucero de Ofra.

El suceso ocurrió a las 20.55 y en torno a las 22.00 el fuego había sido ya sofocado por las numerosas dotaciones de bomberos desplazadas al lugar. En medio de una situación que en un principio había sido caótica, con cientos de familiares y pacientes apostados en los alrededores del hospital, el gerente del complejo hospitalario, Jesús Delgado, confirmó la detención de una mujer, según había informado al Gobierno canario la Subdelegación del Gobierno de España.

Un familiar de un paciente que había acudido poco antes del suceso a Urgencias ha relatado a este diario que vio cómo una mujer se quejaba con un mechero en la zona de Pediatría, supuestamente enfadada porque no le atendían a su hijo. Un cámara de televisión también daba a este diario el testimonio de que había grabado cómo la Policía se llevaba a una mujer detenida y la introducía en un furgón policial.

En declaraciones realizadas junto al presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso; la viceconsejera de Seguridad del Gobierno canario, Blanca Pérez, y la primera teniente de alcalde de Santa Cruz, Zaida González, el gerente del hospital explicó que a esa hora desconocía las causas del siniestro, y puso de relieve que "no ha habido fallecidos ni heridos graves". Añadió que  "por precaución", debido al humo, se trasladaron pacientes de la torre Norte del centro, en el que había 800 personas.

Otras fuentes indican que el incendio se pudo originar por la explosión de una botella de oxígeno a la que la persona detenida presuntamente acercó una llama.

Delgado precisó que los pacientes evacuados de Urgencias han sido reubicados en función de su estado. Quienes precisan de monitorización fueron traslados a otros hospitales, y el resto pasaría la noche en un hospital de campaña, en otros centros sanitarios o en otras camas del propio hospital.

El presidente del Cabildo, Carlos Alonso, señaló que los daños principales están focalizados en una habitación de urgencias, y que el resto son daños producidos por el humo. Igual versión dieron los bomberos, quienes adelantaron que la zona calcinada es la habitación donde se originó el fuego pero que hay importantes daños por la humareda que se extendió por esta zona hospitalaria.

Durante la noche, desde la calle que da acceso a la entrada de Urgencias podían verse salas afectadas por humo y con el aspecto de haber sido evacuadas a toda prisa, con objetos y mantas por el suelo. Los cristales de todas las ventanas situadas a la altura de la calle también lucían rotos.

Cientos de efectivos, entre policías locales y nacionales, bomberos y personal de Protección Civil participaron en el operativo. Decenas de vehículos de emergencias (entre ambulancias, cubas de bomberos y coches de Protección Civil) prácticamente rodeaban el hospital, desde la carretera general de El Rosario, que fue cerrada al tráfico en un tramo para facilitar las labores de extinción y traslado de pacientes.

Unas 200 personas, entre familiares de pacientes y personal, se apostaban aún a las 23.00 junto a la entrada principal del hospital, y muchas más contemplaban esta emergencia, con preocupación, desde el vecino barrio de Juan XXIII. Un rumor incesante de sirenas y el reflejo en el cielo de las luces de emergencia se adueñaron durante varias horas del entorno del hospital, en una noche además de bochorno meteorológico.

La información dada a los medios de comunicación en las horas posteriores al siniestro era aún muy preliminar y quedaban incógnitas en el aire, y muchos rumores en la calle, entre ellos el de que simultáneamente al incendio en Urgencias se había producido otro en otra planta superior del hospital, y que el fuego había alcanzado la azotea del edificio, como muestra una foto divulgada en redes sociales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha