eldiario.es

Menú

Conflictos entre conducta y creencias en política

- PUBLICIDAD -

Me refiero evidentemente a cualquier persona pero enfilo el artículo especialmente a los asuntos políticos.

Militantes de una formación política a los que, inculcados en un ideario, sea el que sea, son capaces de decir lo contrario de lo que piensan realmente y tratan de acomodar sus ideas a las que les inculcan por el colchón de seguridad que les aporta, parece ser la norma en una mayoría de casos.

Veamos algunos ejemplos en los cortos que estos días nos visitan en el televisor o escuchemos los gazapos en la radio. Desde el "manda güevos" del Sr. Trillo, a la introducción de bolígrafo en el escote de una reportera del Sr. Aznar, pasando por las famosa frase del "coñazo del desfile" del Sr. Rajoy o el "follo" del Sr. Zapatero. Y así un largo etcétera que nos han divertido de lo lindo. Pero si se nos ocurre hacer una lectura del pensamiento que expresan, literalmente podríamos llegar a la conclusión de que realmente el Sr. Trillo estaba harto en el Parlamento de tanta reiteración, el Sr. Aznar realmente ardía en deseos de "introducir" el bolígrafo meón en tan linda jovencita, el Sr. Rajoy dijo lo que realmente pensaba, que el desfile es un peñazo de mucho cuidado. Y a saber que traición sufrió el Sr. Zapatero con la suya.

Del alcalde de Valladolid, agresor de señoras de buen ver, no se debe decir nada más que lo que dice y que realmente piensa acerca de la mujer en general.

Y el Sr. Rajoy ahora trata de señores a los que mostró descortesía días pasados, salvo al Sr. Blanco sobre el que persiste en convicta idea de que le va a seguir llamando "Pepiño". Una vez más el fenómeno del ascensor: no sé si sube o baja.

Quede esto como antesala de los disparates dignos de estar inscritos en aquel famoso libro del Profesor Jiménez, sobre las respuestas de los alumnos en los exámenes de Bachillerato, v.g. los rayos catódicos son Isabel y Fernando.

La cosa tendría su aquel si realmente esto no pasara de ser una simple y divertida anécdota pero reflexionemos un poquito tan sólo y veamos que "disonancia cognitiva" es realmente una de las enfermedades de nuestros políticos.

La disparidad entre lo que piensan y lo que hacen es de tal calibre que finiquitan los asuntos con "eso es, en definitiva, la finalidad que perseguíamos".

Sirva de paradigma (referente según se reitera en los vocablos más pronunciados por los políticos) que una vez lanzada la bala colocamos la diana, dicho de manera más directa, se han creado gestoras del partido socialista de Tenerife "porque ya se atisbaba la fragmentación del mismo". Lo que realmente ha sucedido dicen que se suponía con mucha antelación. Ahora se dice lo que conviene a causa de la segregación ya en marcha.

Más de uno estará maldiciendo a su jefe de filas pero no lo dice y actúa como persona fiel porque al fin y al cabo es la mamandurria lo que conviene y por ella aunque piense de una manera actúa de otra. Conflicto entre conductas y creencias.

Más en: sinapsis00.blogspot.com

Feliz 2011

* Médico Neurólogo

Profesor de Fundamentos Biológicos de la Conducta (Psicología)

Carlos Juma*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha