eldiario.es

Menú

Cosas de locos

- PUBLICIDAD -

He visto a un señor mayor, herido, llorando, desesperado y perdido. A un joven ensangrentado y aullando. Un volante con jirones de carne de alguien que lo conducía… Es el horror en imágenes, el dolor con mayúsculas, el absurdo… Esta nueva masacre en la capital iraquí se produce un día después de que se conociera un informe de Naciones Unidas que revelaba que en el mes de octubre se había batido el récord de civiles muertos en Irak con 3.709 víctimas. Pero qué nos puede importar esto, cuando la tele destaca como noticia del día que los astronautas de la Estación Espacial Internacional han jugado al golf en el espacio. Eso es una noticia de alcance y no las carnicerías ésas que se repiten cada día con una monotonía demencial y silenciosa. No sé si esto es realmente una guerra civil y cuasi religiosa como se nos quiere hacer creer. Lo que sí sé es que esto antes no sucedía. No justifico a Sadam Hussein, era un tirano y un mal nacido, pero aquel país tenía sus instituciones, su estructura y sus bases. Hoy ya no tiene nada, ni siquiera inspira temor, ni respeto. Les hemos quitado todo y luego nos hemos desentendido. Dentro de poco, ese tribunal teledirigido por Estados Unidos condenará a muerte al ex dictador. Es curioso el rasero de la justicia. Hace unos días, un tribunal militar de California condenó a un infante de Marina de Estados Unidos a 18 meses de cárcel por la muerte de un civil iraquí, inválido y de 52 años. No es de extrañar que aquel país ande sumido en la locura colectiva.

Esperanza Pamplona

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha