eldiario.es

Menú

Poderes salvajes

- PUBLICIDAD -

Lo que debería ser la norma se convierte en un escándalo para la economía y la política neoliberal y pervierte las democracias del Viejo Continente hasta dejarlas en manos de poderes salvajes, ("la libertad salvaje y sin ley" de la que habla Kant como poder del más fuerte en cuanto no sujeto a límites y a reglas), tal y como señala el jurista y profesor de Filosofía y Teoría del Derecho Luigi Ferrajoli en su último y esclarecedor libro editado en España por Trotta: "Poderes salvajes. La crisis de la democracia constitucional".

Según el intelectual italiano "una democracia puede quebrar aun sin golpes de estado en sentido propio, si sus principios son de hecho violados o contestados sin que sus violaciones susciten rebelión o, al menos, disenso". La política debe ser un instrumento de actuación del derecho, "sometida a los vínculos que le imponen los principios constitucionales: vínculos negativos, como los generados por los derechos de libertad que no pueden ser violados; vínculos positivos, como los generados por los derechos sociales que deben ser satisfechos". Los derechos fundamentales no son solo límites a la democracia política sino su sustancia democrática y las garantías constitucionales de los derechos fundamentales son también garantías de la democracia.

Para Ferrajoli uno de los grandes males de nuestras democracias se produce por la confusión entre la separación de esfera pública y privada, entre poderes políticos y económicos. "Los conflictos de intereses generados por la estrecha alianza entre poderes políticos públicos y poderes económicos privados y por la sustancial subordinación de los primeros a los segundos" da lugar a una peligrosa conjunción de corrupción e intercambios políticos con lobbies y medios de comunicación.: "cada vez es más fuerte la relación entre dinero, información y política: dinero para hacer política e información, información para hacer dinero y política, política para hacer dinero e información?". La subordinación de la libertad de información a la propiedad de los medios de comunicación "ha llegado a superponerse a un derecho de libertad de rango constitucional, la libertad de prensa y de información". Los pueblos se vuelven frágiles y cambiantes si fallan las garantías de los derechos fundamentales y la libertad de información.

Los partidos se han convertido en maquinarias no democráticas- conducidas incompresiblemente por cargos del partido que son a su vez cargos públicos- concebidas para servir al jefe con un sinfín de "elegidos" alimentados y condicionados por prebendas y que se han transformado "de representantes del pueblo en cortesanos"; a los que consienten se les homologa y a los que disienten se les denigra y los ciudadanos se ven reducidos al papel de espectadores. Alimentan el bipartidismo, niegan la pluralidad, están obligados a asemejarse y se reducen las campañas electorales a mera publicidad en la disputa por el centro político.

Mientras los poderes se concentran, a la sociedad se la disgrega, se la divide. Se fomenta el conformismo favorecido por el "indiferentismo" hacia lo público y se promocionan "fracturas en la sociedad y rupturas de la solidaridad social". Se persigue incansablemente la despolitización masiva que se traduce en abstención y en antipolítica y se fomentan todos los egoísmos y el debilitamiento del sentido cívico. Se deseduca a las masas, lo que "contribuye a la descalificación de la moral pública como moralismo e hipocresía y, con ello, la promoción de la desconfianza, la suspicacia y la sospecha frente a todos los actores de la vida pública". Se utiliza el miedo para legitimar prácticas políticas como el ataque a los inmigrantes. "Ignorancia y miedo, egoísmos antisociales y desinterés por la política" son otras maneras de pervertir la democracia.

Con la agresión al trabajo y a los derechos de los trabajadores ( el paro, el trabajo en precario, la renuncia a los derechos con el chantaje de los despidos?) se consigue "la depresión del espíritu público, juntamente con los valores constitucionales de la igualdad y la dignidad de las personas".

Luigi Ferrajoli llama a la pedagogía cívica; a la refundación de los partidos políticos promoviendo la democracia interna con una ley, la separación de los cargos de los partidos y los cargos institucionales, su sometimiento a las leyes si se les financia con dinero público y que vuelvan a ser "asociaciones de base, capaces de promover el compromiso colectivo y la pasión política"; a potenciar las funciones de garantía del estado social y de los derechos sociales a la salud, a la educación y a la subsistencia: "la inversión productiva más eficaz"; a poner la Constitución a salvo de golpes de mano de la mayoría "reforzando la rigidez constitucional" y evitar que se cuestionen o limiten los derechos de libertad, los derechos políticos y los derechos sociales; a revitalizar la relación entre sociedad e instituciones representativas y librar una batalla cultural en un doble sentido: en el sentido de que el nexo entre democracia y constitución es un hecho cultural, hoy desaparecido del sentido común, y en el sentido, más general, de que el desarrollo de la cultura es un factor esencial de la construcción de la democracia". Con todo esto, ¿cómo se nos podría ocurrir pensar que los "poderes salvajes" aceptaran así, sin más, el referéndum griego?

Antonio Morales Méndez

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha