eldiario.es

Menú

Más pobres y más ricos

- PUBLICIDAD -

La tasa de pobreza de España solo se ve superada por la de Rumanía y Letonia mientras los gastos sociales están muy por debajo de la media europea; la evolución de la renta media de la población española ha descendido en un 4% desde el inicio de la crisis y si la medimos con referencia al crecimiento de los precios, la reducción es de un 9%; los hogares por debajo del umbral de la pobreza rozan el 22%, uno de cada cinco se encuentra en situación de riesgo, un tercio tiene dificultades para llegar a fin de mes y el 9% del total tiene a todos sus miembros en paro; 580.000 hogares no perciben ingresos ni del trabajo, ni de prestaciones por desempleo o de la seguridad social, porcentaje un 34% más alto que el que había al comienzo de la crisis; con más de cinco millones de parados (23% de la población activa en la media española, 32% en Canarias) España alcanza la cifra record de los 27 estados de la UE; uno de cada dos desempleados lleva doce meses o más buscando empleo y 940.000 personas aunque tienen empleo son pobres y se encuentran en situación de privación material severa? El crecimiento de las desigualdades en España ha duplicado el de Francia, triplicado el de Alemania y es cinco veces mayor que el de la media de la UE-15. También la distancia entre la renta correspondiente al 20% más rico de la población y el 20% más pobre ha pasado de un 5,3 a un 6,9 en tres años.

Para UNICEF (Infancia en España 2012-2013) "la pobreza en España tiene rostro de niño" ya que la pobreza infantil afecta a un 26% de los menores españoles. En este país viven 2.200.000 niños por debajo del umbral de la pobreza (en dos años esta cantidad ha aumentado en 205.000) y entre 2007 y 2010 el número de hogares con niños con todos sus miembros adultos sin trabajo se ha elevado en un 120%. El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia afirma categórico que "la protección de la igualdad de oportunidades para la infancia es una cuestión de ética y justicia, pero además es una apuesta estratégica y transformadora" que de no considerarse puede tener consecuencias irreversibles a medio plazo. Y no son solo números. Son hombres y mujeres sufriendo que se ven cada día pululando por los despachos de los servicios sociales municipales o por las cáritas locales.

Pero eso sería hacer justicia social y, desde luego, eso no entra en los planes de los mercados. Si algo tiene claro el neoliberalismo es que la justicia social, según Hayek, anula la responsabilidad personal, eleva el poder del Gobierno sobre los ciudadanos y limita sus libertades. Y eso no se puede permitir. Por eso a los ciudadanos hay que darles caña y someterlos a la ley natural de la supervivencia. Y si hay que hacer justicia y sacar de la pobreza y rescatar a alguien no es, en absoluto a los pobres. Que aprendan a vivir en este mundo implacable. A quien hay que rescatar es a los bancos, a los pobres bancos a los que se les fue la mano inocente y nos metieron en esta durísima crisis. Y mientras, estupendo si además gana la Alemania que nos llevó a una Primera Guerra Mundial por su ambición imperialista, que no se conformó y nos empujó a una Segunda con un desmedido afán mesiánico y que se ha empeñado en mantener esta guerra fría en el seno de la actual UE por puro enriquecimiento de su sistema financiero.

Se rescata a los bancos con dinero público ?¡cuanto intentaron convencernos desde la mentira recurrente de que no era sino un préstamo que nos iba a sacar de la situación en la que estábamos!-; se socializan las pérdidas del sector financiero y se aumenta cada vez más la deuda estatal española, que se ha duplicado desde el inicio de la crisis por los altos intereses que pagamos a los bancos alemanes después de que nos presten dinero a precio de usura cuando ellos lo han recibido del BCE a un 1%. Se hace más palpable e igualmente pesada la deuda privada que arrastra a la pública asfixiando a un Estado que hace de avalista. Se consuma, por tanto, el sometimiento del Estado a los poderes económicos y a la banca alemana y aunque se nos repitió por activa y por pasiva que el "préstamo" para sanear a la banca española no implicaba ningún tipo de condiciones especialmente gravosas, la realidad es que el FMI ya se ha lanzado a pedir al gobierno de Rajoy otro severo plan de ajuste en el que se incluye la subida del IVA, un durísimo plan de privatizaciones y una bajada de sueldo a los funcionarios. Los voceros españoles del neoliberalismo no se quedan a la zaga y, asustándonos con los negros presagios de una intervención segura del país al situarse la prima de riesgo cerca de los 600 puntos, no dudan en demandar, además, la eliminación de la desgravación por vivienda, una drástica reducción de la administración, nueva reforma de las pensiones, replanteamiento de las prestaciones por desempleo? No les basta con lo que han hecho hasta ahora congelando los salarios, frenando la actualización de las pensiones, cercenando derechos sociales y laborales, precarizando la educación y la sanidad.., y nos anuncian más paro y más pobreza.

No le sirve para nada al neoliberalismo, que propicia un sistema financiero especulativo sin control alguno, las peticiones del G-8 para que se abran las ayudas también para los ciudadanos; le importa un bledo la llamada del G-20 a ir más allá de la austeridad acudiendo a estímulos y crecimiento; se las trae al pairo la rabia y la impotencia de los españoles que ven como aparece dinero a mansalva para salvar a los bancos pero no para rescatarlos a ellos de la pobreza y el paro. Sabe que es el momento para dar el golpe definitivo al Estado de Bienestar rompiendo el consenso con la socialdemocracia y los liberales que entendían otro modelo de capitalismo después de la Segunda Guerra Mundial; es consciente de que están minando la legitimidad de la política (dice El Mundo que lo que más desean los ciudadanos es una contundente disminución de la administración en todos sus niveles) y saben que están ganando la guerra ? si no lo remediamos- de la pérdida de la soberanía de la democracia. Algún día la ciudadanía, la política, la democracia, pisarán las calles nuevamente y entonces habrá que exigir responsabilidades ante la justicia a los que nos han llevado a esta situación y a sus cómplices necesarios.

*Alcalde de Agüimes

Antonio Morales Méndez*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha