eldiario.es

Menú

España necesita ganar a Islandia para asegurarse una plaza en el preolímpico

ESTE SÁBADO SERÁ SU ÚLTIMA PARTICIPACIÓN EN EL MUNDIAL DE ALEMANIA DE BALONMANO

- PUBLICIDAD -

La selección española de balonmano tratará de cerrar su participación en el Campeonato del Mundo de Alemania con un triunfo sobre Islandia, que aseguraría al equipo nacional un puesto en uno de los tres torneos preolímpicos clasificatorios para los Juegos de Pekín 2008. Para ello, los de Juan Carlos Pastor deberán recuperar la motivación que el conjunto español parece haber perdido tras quedar fuera de la lucha por las medallas después de ser derrotado el pasado martes, por Alemania, en los cuartos de final, con un polémico arbitraje.

Un varapalo que la selección pareció no haber superado en su último encuentro ante Croacia, en el que los internacionales españoles cayeron por un contundente (27-35), que impide a España ni el más mínimo error ante los islandeses, si no quiere complicarse todavía más el camino hacia los Juegos Olímpicos.

Es la misma situación en la que se encuentra el conjunto nórdico, que tras perder el pasado jueves ante Rusia por 28-25, en un choque

en el que los islandeses encajaron un parcial de 6-1 en los últimos catorce minutos de juego, necesita ganar si quiere tener opción de

repetir en Pekín las semifinales olímpicas que disputaron en 1992, en Barcelona.

Un encuentro en el que, además del estado anímico de ambos conjuntos, podría tener especial importancia el apartado físico, dada la velocidad que imprime a su juego el equipo dirigido por Alfred Gislason.

Fiel ejemplo de la escuela nórdica, Islandia dispone de un rapidísimo juego de contragolpe, en el que los extremos Alexander Petterson y, sobre todo, Gudjon Valur Sigurdsson, máximo goleador del campeonato con cincuenta y ocho tantos, ejercen como punta de lanza.

Velocidad que los islandeses también imprimen a su ataque estático, en el que abundan los cruces, circulaciones y todo tipo de combinaciones, efectuadas todas ellas a una gran velocidad, con las que generar espacios tanto para los primeras líneas como para los

pivotes. Todo ello dirigido por el jugador del Ciudad Real Olafur Stefansson, un auténtico peligro tanto por su poderoso lanzamiento -el lateral derecho suma cuarenta y cinco goles en el Mundial-, como por su excepcional visión de juego, tal y como reflejan las cuarenta

y seis asistencias que acumula el manchego.

Otro viejo conocido de la afición española, el pivote del Ademar de León Sigfus Sigurdsson, se encarga, por su parte, de liderar la rocosa defensa islandesa, en la los nórdicos alternan tanto un 6-0 como un 5-1 muy físicos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha