eldiario.es

Menú

Santana Cazorla: ''Me sentí avasallado''

EL EMPRESARIO CONFÍA EN QUE ''SE RELAJE'' LA SITUACIÓN A PARTIR DE MAYO

- PUBLICIDAD -

El presidente del Grupo Anfi, Santiago Santana Cazorla, sostuvo este martes que se sintió "avasallado" cuando en una reunión técnica en la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial descubrió que el Gobierno autonómico sólo aprobaría 1.700 camas en la excepcionalidad del complejo Anfi Tauro a la moratoria turística. Narró que al no obtener respuesta sobre la tramitación del expediente en las instancias del Gobierno regional, que debía aprobarlo para enviarlo al Parlamento, trató de comunicarse con los miembros del Ejecutivo.

Según explicó en declaraciones al programa El Espejo Canario de CANARIAS AHORA RADIO, habló con Domingo Berriel a las puertas de la Consejería, y éste le constestó que había que esperar por los informes de los técnicos. También insistió en varias ocasiones con el presidente, Adán Martín, a quien dejó recado con su secretaria y con el jefe de gabinete Salvador Iglesias. La respuesta en ambas ocasiones fue la misma: que si los informes técnicos eran favorables no habría problema, y que era voluntad del Gobierno que los cuatro proyectos que había pedido la excepcionalidad tendrían el visto bueno antes de que acabara la legislatura.

Pero, según señaló, la sorpresa se la llevó hace apenas unas semanas cuando, en una reunión técnica en la Consejería, descubrió que de las 3.600 camas con las que ya contaba el proyecto antes de aprobarse las Directrices Generales de Ordenación y del Turismo (la moratoria) el Gobierno sólo daría el visto bueno "a menos de la mitad".

"Me sentí incómodo y mostré mi inquietud y dije que por esa vía no iba a pasar. Yo respeto los criterios de los técnicos pero como empresario, que me dieran la mitad de los camas? me sentí un poco avasallado, en el sentido estricto de la palabra", narró el empresario.

"No lo amenacé, porque yo no amenazo a nadie, ese no es mi estilo"

Al conocer la postura de los técnicos de la Consejería, Santana Cazorla comunicó con Domingo Berriel, para expresarle "que no estaba de acuerdo y que iría por el camino que creía más cerca". "El trató de convencerme que no se podía hacer más, que la aplicación de los criterios de los técnicos era correcta. Entonces le pedí que me recibiera para poder explicarle el daño que esa reducción de camas nos causaba", relató.

"No lo amenacé, porque yo no amenazo a nadie, ese no es mi estilo. Pero él notó que estaba cabreado, añadió. En cualquier caso, matizó que no creía que el Gobierno le hubiera engañado. "No creo que me engañara, era una cuestión de los informes técnicos. Mis técnicos no tienen los mismos criterios que los de la Consejería, pero como quien lleva la voz cantante es la Consejería pues habrá que atenerse a ellos. Cogerse un cabreo pero nada más", matizó.

Santiago Santa Cazorla fue detenido en el Aeropuerto de Gran Canaria la mañana del lunes en la que viajaba a Tenerife para reunirse con el consejero. Una semana después de que prestara declaración ante el juez por las investigaciones de la Operación Góndola que analiza la presunta comisión de delitos vinculados a la corrupción en Mogán, se conoció que el juez que investiga el caso elevaba una pieza separada al Tribunal Superior de Justicia de Canarias con las conversaciones telefónicas en las que Santana Cazorla hablaba con los miembros del Ejecutivo regional.

Para el empresario grancanario, esas conversaciones con el consejero y con el presidente son algo normal en la vida de un promotor que impulsa y defiende sus proyectos frente a las instancias públicas.

"Yo lo que tengo que contestar al respecto es que eso lo venía haciendo en 30 años de empresario que llevo, gestionando mi expedientes, de una manera y de otra, y encima de ellos, parte de mi trabajo. Y yo intentaré seguir haciéndolo, porque pienso que no perjudico a nada ni perjudico a nadie con seguir mis expedientes y seguir mi trabajo que es lo que hace, o pienso que hace la mayoría de empresarios de este país, porque las administraciones suelen alguna vez de estancar a las cosas y hay que estar encima de ellas, ese es último delito que creo que me achacan, porque parece que hay muchos delitos pero no me concretan ninguno", dijo.

Del ánimo a la desgana

En su intervención mostró una postura anímica un tanto contradictoria porque mientras afirmaba sentirse "con mucho ánimo porque esas cosas refuerzan, trasmitiendo al personal y a los directivos, que estos son gajes del oficio" al mismo tiempo reconocía estar preocupado "porque parecen que le van cortando a uno las ganas de hacer el trabajo". "Porque por estas cosas no pensaba yo que se pudiera cometer delito, por seguir los expedientes de las empresas".

Sostuvo además que está muy "agradecido" a la clase empresarial. "Muchos compañeros me han apoyado al máximo y están un poco alarmados por las formas como se actúan en esta isla creando esas desconfianzas de inversores", señaló en consonancia con lo expresado este lunes por parte de la patronal de Las Palmas que denunció la inseguridad que se provoca en las inversiones a raíz de las investigaciones y detenciones vinculadas a la corrupción están provocando en las inversiones.

En este sentido criticó las formas y sostuvo que "se debe tener en cuenta cómo se hacen las cosas". "Cuando hay delito, pues hay que pagarlo porque todo el mundo se puede equivocar en la vida. Pero de eso a que se hagan circos mediáticos de este tipo de cosas...", lamentó el empresario.

Frente al frenético revuelo en que se está viendo inmersa la vida política y empresarial del Archipiélago, con distintas investigaciones relacionadas con la corrupción, Santana manifestó su esperanza que las actividades en este sentido se disuelvan tras los comicios electorales. "Yo espero que a partir de mayo estas cosas se relajen un poco más", dijo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha