eldiario.es

Menú

Toda una explosión de vida marina

Tagoro, el volcán submarino de El Hierro, continúa vivito y coleando seis años después

- PUBLICIDAD -
Fondo marino.

Fondo marino. (Armando del Rosario).

El 10 de octubre de 2011 supuso un antes y un después no solo para los vecinos herreños, si no para científicos de todo el mundo. Tagoro, como así se denominó a la erupción volcánica submarina producida en aguas cercanas a la isla de El Hierro, no solo fue noticia durante los 138 días que se mantuvo expulsando gases, sino que en la actualidad y seis años después continúa siendo un punto importante de investigación. Una erupción que trajo a su vez consigo una determinada biodiversidad marina para la isla del Meridiano, creando de este modo nuevos hábitats en los fondos.

Este hecho se debe principalmente a un organismo que vive y predomina en aquellos lugares donde existen bastantes nutrientes. A esa nueva vida se le denominó cabello de Venus, una bacteria desconocida hasta el momento por la comunidad científica y que según los estudios realizados se alimentó del azufre liberado por el volcán.

Crecimiento de algas tras la erupción.

Crecimiento de algas tras la erupción. (Armando del Rosario).

Tagoro, como así se llamó a este volcán y cuya palabra bereber hace referencia a un recinto con forma circular de piedras, supuso todos los focos de atención. Mientras por un lado, Tagoro se encontraba en plena erupción, los vecinos de la población más cercana, al sur de la isla, eran evacuados. Sin embargo, y como así han mencionado diversas empresas de buceo y tras seis años después, estamos ante un verdadero mar de vida, pues este punto más cercano al volcán, el Puerto de La Restinga, recibe cada año miles de submarinistas que acuden para observar la cantidad de especies que existen actualmente en el lugar.

De todo ello se acuerda el herreño y biólogo marino Armando del Rosario, que es también autor del libro Guía de la fauna marina de Canarias: peces, ballenas, delfines y tortugas. Un mar que conoce desde muy pequeño y que tanto le apasiona, que decidió formarse en esta área.

– Antes de comenzar, debo preguntarte como herreño que eres, si te acuerdas de ese 10 de octubre…

– Estaba en la isla de El Hierro y coincidió con un proyecto de la escuela de verano de la Universidad de Las Palmas, un grupo de estudiantes que vinieron para hacer sus prácticas aquí. La intención era mostrarles los ecosistemas marinos de la isla, junto a diversas charlas de expertos sobre la reserva marina, justo ahí coincidió con lo del volcán. Así es que añadieron esto que sucedió a sus temas. La verdad que nadie sabía lo que iba a suceder e incluso mucha gente se planteaba el dejar la isla porque lo pintaron tan catastrófico en un principio…

– Una nueva vida que ha surgido y que se debe en concreto a una bacteria. Por tanto, podemos hablar de una nueva especie por descubrir…

– Bueno, a raíz de la erupción volcánica hubo una aparición de bacterias que no existían aquí anteriormente o si existían no se conocían. Este volcán dio lugar a una proliferación de nuevas bacterias y lógicamente todas ellas relacionadas con la erupción.

Caracola blanqueada por efecto del ácido.

Caracola blanqueada por efecto del ácido. (Armando del Rosario).



– Ahora, en la actualidad, hablamos de un repoblación, pero…¿Qué sucedió con muchas especies de estos fondos?

– Tras la erupción, en el primer mes, murieron un montón de especies debido a que faltaba oxígeno en el agua, de repente el PH se hizo ácido, lo que conllevó esa ausencia de oxígeno que te comentaba. Tras este período, toda esa fertilización que originó el volcán dio lugar a minerales. Por ponerte un ejemplo, aquí en tierra nosotros necesitamos que llueva para que la vida crezca, sin embargo, en el mar lo que hace falta es que existan dichos minerales.

Como te decía, la acidez provocó que durante esas primeras semanas, las conchas de los cangrejos, de las lapas y de los burgados, entre otros, liberaran la capa externa y se quedaran con un color más blanco. También, una determinada alga que es de color blanco al tener carbonato cálcico en sus tejidos se quedó transparente tras ese 10 de octubre. Hablamos de unos efectos que tuvieron lugar en torno a dos meses después de surgir Tagoro, ya que lo que ha ocurrido después, afortunadamente, son efectos positivos.

Alrededores del volcán submarino Tagoro.

Alrededores del volcán submarino Tagoro. (Armando del Rosario).

– Estamos hablando de la repoblación de los fondos marinos, ¿esto habitual que ocurra tras una erupción?

– Sí, es totalmente normal. Ya en Indonesia se había comprobado, existen islas allí que son activas en cuanto a sus volcanes se refiere, de hecho algunos que han llegado a erupcionar cerca de la costa han originado una plataforma de rocas nuevas bajo el agua y ello en pocas meses se han convertido en importantes puntos de buceo, al llenarse enseguida de vida.

El volcán de El Hierro lo que hizo fue proporcionar minerales. Para que se entienda mejor, inyectar minerales es similar a lo que ocurre con la lluvia en tierra, es decir, proporcionó fertilizantes a la capa superficial y eso se tradujo en forma de algas, microalgas y una gran diversidad de vegetales marinos. Todo ello da de comer a las larvas. Por tanto, ha provocado la regeneración de los fondos.

– Una explosión de vida que no sólo ha llamado la atención de microbiólogos, geólogos…sino de todos aquellos submarinistas que se animan a conocer las profundidades del Mar de Las Calmas y los que incluso repiten cada año…

– Ha sido evidente toda la atracción de vida que ha hecho el volcán, antes de este estábamos sufriendo un proceso de calentamiento del agua que hacía que hubiera menos comida en los fondos, por tanto, menos vida. Sin embargo, Tagoro de repente regeneró todas esas poblaciones de especies que con anterioridad estaban disminuyendo e incluso algunas que habían desaparecido de El Hierro, han vuelto. Especies como la caballa, el chicharro… quedaban muy pocas, pero con el volcán al haber más alimento pues creció dicha población.
Puerto de La Restinga.

Puerto de La Restinga. (Romina Cabeza Izquierdo).

Lo cierto es que si hacemos ahora mismo, en la actualidad, una valoración sobre el volcán, nos trae buenos datos, como lo que acabo de explicar. No obstante, si queremos que esto continúe así, debemos cuidar el medio que nos rodea, porque tenemos un calentamiento global que nos lleva al niño y la niña que es un fenómeno meteorológico a nivel mundial. Por esta razón, hay años en los que tenemos el agua más fría y años en los que tenemos el agua más caliente de lo normal. Para que los peces abunden se debe producir la niña que trae el agua fría.

– No tenemos una bola mágica para saber que sucederá en un futuro con Tagoro, pero como biólogo ¿Qué dirías sobre ello?

– La isla está activa por lo que en un futuro podrían surgir otras erupciones submarinas, si se sigue esa línea que existe en el mar. Por el momento, mejor, hablemos del presente (finaliza entre risas).
- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha