eldiario.es

Menú

La clave para una cesta de la compra económica y saludable: conocer el etiquetado

La industria alimentaria "se ha encargado de meternos por los ojos alimentos que en ocasiones se piensa que por más caros son mejores" afirma la enfermera Sisa Martín-Fernández

- PUBLICIDAD -
Las familias españolas pueden ahorrar 836 euros al año en la cesta de la compra, un 22% menos

¿Es tu cesta de la compra económica y saludable?: conocer el etiquetado ayuda

¿Es tu cesta de la compra económica y saludable?. La respuesta la ofrecen las enfermeras Sisa Martín-Fernández y Lourdes Regalado, que enseñan en un taller teórico y práctico a obtener información del etiquetado de los alimentos para poder elegir los más beneficiosos en una dieta sana.

La anterior pregunta es el título de la conferencia que organiza hoy el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Santa Cruz de Tenerife dentro de su ciclo "Los jueves de salud", y en el que ambas enfermeras tienen previsto informar al público asistente sobre la última directiva comunitaria en materia de alimentación.

Esta normativa, que establecimientos de alimentación y restaurantes tienen de plazo para cumplir hasta 2016, dispone que es obligatorio informar en el etiquetado de los productos si un alimento contiene alguno de los 14 alérgenos más comunes, usar un tamaño de letra legible, identificar el origen y composición exacta e incorporar datos nutricionales.

Lourdes Regalado explica en una entrevista a EFE que como entender bien el etiquetado ayuda a obtener la información necesaria para poder elegir el alimento más adecuado para una dieta saludable, y al respecto Sisa Martín-Fernández puntualiza: "aunque haya crisis, se puede comer bien".

La industria alimentaria "se ha encargado de meternos por los ojos alimentos que en ocasiones se piensa que por más caros son mejores", añade, a lo que Lourdes Regalado indica que hay que tener en cuenta los aditivos que se introducen en el producto "y a veces el menos barato no es el más saludable".

Ambas profesionales de la enfermería mostrarán estas cuestiones "de forma visual", pues para el taller instalarán dos pequeñas mesas.

Una de ellas simulará ser "La ventita de Juan", con cartuchos de gofio y cereales habituales "en la comida de nuestros antepasados".

En la otra habrá "un montón de envoltorios" que muestran la amplia selección de alimentos actualmente a la oferta y que, añade Regalado, es "donde está el problema", pues parece "mucha comida" cuando realmente "lo esencial, las proteínas y los hidratos de carbono, están en la otra mesa, y en ésta lo que hay es muchos aditivos que antes no se encontraban".

La idea es animar al consumidor a que entienda qué alimentos hay a la oferta "para apostar por una comida sencilla, nutritiva y económica", de forma que a la hora de elegir un producto sepa cuál tiene más propiedades saludables y cómo lo puede deducir a partir de la etiqueta, además de buscar la mejor relación calidad-precio.

Lourdes Regalado señala que hay una pequeña parte de los consumidores con mayor formación en este ámbito, pero en general la gente no se fija en este asunto a la hora de hacer la compra.

"Hay que recordar también que estamos tratando con una industria muy fuerte y poderosa, la alimentaria, que actualmente maneja desde lo que ocurre a nivel del agricultor o ganadero hasta la elaboración con nuevas tecnologías, los medios de transporte y el reciclado", precisa la especialista.

Todo ello implica también un coste ecológico, pues sólo el envoltorio de los alimentos supone, en el caso de una familia, el uso de varias bolsas de plástico cada dos o tres días.

La mercadotecnia ha creado una nueva "cultura alimenticia" que poco tiene que ver con las casi desaparecidas "ventitas de barrio", y 25 años después la alimentación en su mayor parte depende de las grandes superficies, agrega.

A ello se suma el aumento en el consumo de productos precocinados por el poco tiempo disponible y la incorporación de la mujer al mercado laboral, por lo que en el taller se propone "programar con tiempo", que es con lo que se consiguen más beneficios "a todos los niveles".

Al respecto, detalla Lourdes Regalado, que se inculca el destinar parte del fin de semana o cuando sea más conveniente a la tarea de cocinar y que en ella se implique toda la familia, una forma de "cambiar el chip" que ayuda a "más integración familiar y una mejora en la salud".

En las labores domésticas "nos hemos olvidado de lo fundamental y lo más básico, que es tener las herramientas de formación para cocinar, esto es, elegir una buena alimentación desde la cesta de la compra hasta que la llevas a la mesa".

Y el ejemplo más práctico, subraya Lourdes Regalado, es el de que al coger el producto con la etiqueta saber si se ajusta a la normativa y ver si contiene aceite de palma o de coco, por ejemplo, y a partir de ahí decidir si se compra el producto y "nosotras, como enfermeras, le aconsejaremos elegir el más saludable: oliva o girasol".

Sisa Martín-Fernández es la responsable del programa del mayor en Acentejo-Santa Úrsula y miembro de la junta directiva de la Asociación de Cuidadoras, Familiares y Amigos de Personas con Dependencia, Alzheimer y otras Demencias, mientras que Lourdes Regalado es subdirectora de la citada zona de salud en Tenerife y tiene experiencia en gestión en atención especializada y primaria.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha