Opinión y blogs

eldiario.es

Top Secret

Julián González, la joya de CC en Telde

ALGUIEN LE DEBERÍA REGALAR UN RELOJ

Mira que ha avanzado la tecnología que es un primor, y ya son muy contados los relojes que se paran en la primavera del año 1996, cuando la derecha derrotaba al PSOE en unas elecciones de las que se sacaron múltiples interpretaciones. No vamos a v

- PUBLICIDAD -

Mira que ha avanzado la tecnología que es un primor, y ya son muy contados los relojes que se paran en la primavera del año 1996, cuando la derecha derrotaba al PSOE en unas elecciones de las que se sacaron múltiples interpretaciones. No vamos a volver a ellas, por mucho que nos tiente el concejal teldense de CC Julián González, que en un pleno de ese Ayuntamiento celebrado este martes se retrotrajo a los tiempos de "la corrupción y mucho paro" que encarnó en aquellos años el felipismo. Y todo para tratar de justificar la postura de Coalición Canaria respecto a la extravagante subasta de parcelas municipales en La Mareta, asunto que habrá que investigar profusamente una vez conocida tan estrambótica salida de tono. Una de dos, o le acojona enormemente el PSC en Telde, cosa que no creemos honradamente, o el señor González tiene menos cintura política que una mesilla de noche. Porque, si no, ya nos dirán ustedes a qué vienen expresiones como "si el cambio que propugna el PSOE significa que se dé una situación política similar a la que hubo en España durante el gobierno de Felipe González, Alfonso Guerra y compañía, no creo que los ciudadanos teldenses estén por la causa, ya que sería retroceder a tiempos en los que había tres millones de parados en el país y destacados líderes del PSOE terminaron el la cárcel". Ni siquiera el hilo negro puede ser más antiguo que este concejal, más menos original que las corbatas de Carrascal y capaz de generar tanta tristeza. Esperemos algo más de originalidad en el programa electoral de CC en Telde.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha