eldiario.es

Menú

Muerto el perro se acabó el gato muerto

LA ULPGC TALA LOS ÁRBOLES SANTEROS

Hubo una vez un mando militar que se cubrió de gloria (y nunca mejor dicho) cuando ordenó tapar con tierra una piscina de unas instalaciones del Ejército en la cumbre de Gran Canaria. La decisión se produjo después

- PUBLICIDAD -

Hubo una vez un mando militar que se cubrió de gloria (y nunca mejor dicho) cuando ordenó tapar con tierra una piscina de unas instalaciones del Ejército en la cumbre de Gran Canaria. La decisión se produjo después de que en la pileta muriera un soldado de reemplazo que no sabía nadar. La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria ha aplicado la misma expeditiva decisión: tras el hallazgo de varios animales muertos en el Campus de Tafira, al parecer en relación con ritos santeros, la institución académica ha optado por talar todos los ejemplares de ceibas, árbol supuestamente adornado de santidad bajo cuyas ramas se produjeron tan luctuosos sucesos. El militar de la piscina se ahorró el esfuerzo de promover cursos para enseñar a nadar a los reclutas, y la Universidad ha preferido cortar por lo sano antes de incrementar la seguridad del Campus. U organizarla de otra manera.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha