eldiario.es

Menú

Viajes

Cinco casas rurales para desconectar en invierno

Un vagón rural en la huerta murciana, una antigua masía del siglo XIV situada en la Costa Brava. Estas son algunas de las mejores casas rurales de España.

- PUBLICIDAD -
Miravella, una de las casas rurales mejor valoradas en Booking por sus usuarios.

Miravella, una de las casas rurales mejor valoradas en Booking por sus usuarios.

Irse de escapada rural a respirar un poco de aire fresco es un plan que apetece, sobre todo, en esta época del año. Desconectar de la rutina, pasear por el campo, encender una chimenea, charlar durante horas  sin mirar el reloj. A veces necesitamos un descanso y qué mejor lugar para hacerlo que en cualquiera de las siguientes propuestas.

1. Finca El Destino en El Berrueco (Madrid)

A menos de una hora de Madrid se halla el Embalse de El Atazar, un entorno natural con una gran diversidad paisajística y faunística.  La finca El Destino se encuentra en mitad de este ecosistema en la pequeña localidad de El Berrueco. Tiene tres apartamentos de estilo rústico equipados con todo lo necesario para una escapada inolvidable. Además, la casa cuenta con una piscina. El Atazar es un destino ideal para senderistas y ciclistas. De aquí sale la Senda del Genaro, de más de 60 kilómetros de longitud, que discurre paralela al embalse y de un gran valor etnográfico y ambiental.

2. Miravella, en Castril (Granada)

Miravella es  una de las casas rurales mejor valoradas en Booking por sus usuarios. Esta casa dispone de barbacoa, bañera de hidromasaje, cocina equipada y servicio de desayuno. Está en un paraje espectacular y ofrece una panorámica de toda la sierra de Castril y del Embalse del Portillo desde el sofá del salón.  El Parque Natural Sierra de Castril gira alrededor del río que da nombre a la sierra. Destaca el sendero de alta montaña el Cerro del Buitre con un paisaje dominado por gargantas, farallones y grutas.

3. Can Bassa en la Costa Brava (Gerona)

Can Bassa, antigua masía del siglo XIV

Can Bassa, antigua masía del siglo XIV

Es un lujo pasar unos días en una  antigua masía del siglo XIV rehabilitada en el pueblo de Madremanya, en el Baix Empordá, en la Costa Brava. Hay varias opciones de alojamiento: tres habitaciones para alquilar de manera independiente y cinco casas para pasar unas vacaciones  en grupo, con amigos o familiares. La casa, además, tiene un jardín comunitario, una piscina y bicicletas disponibles para los huéspedes. Entras las actividades que ofrece la zona, podemos destacar el cicloturismo,  la bajada en kayak del río Ter e, incluso, realizar submarinismo en las islas Medes. Podemos acompañar nuestras vacaciones con la degustación de vinos del Empordà y paseando por los pueblos medievales de Monells, Sant Martí Vell, La Pera, Pubol, donde parece que el tiempo se haya detenido.

4. Villa Ambasaguas en Cangas de Onís (Asturias)

Cangas de Onís es la puerta a los Picos de Europa y uno de los puntos de paso del río Sella, famoso por sus descensos en canoa. Para subir a los Lagos de Covadonga, debemos hacerlo también desde este pueblo, pues se encuentra a tan solo 12 kilómetros y se llega a través de una carretera espectacular ideal para disfrutar de inmensas panorámicas. Cangas de Onís también se encuentra a media hora de Cabrales, famoso por su queso, y a veinte minutos de la costa, donde se puede visitar Llanes, Ribadesella y Lastres. Cangas se antoja como un buen sitio para asentarse durante unos días y desplazarse a diferentes puntos desde allí. Villas Ambasaguas ofrece un alojamiento completo con tres casas con capacidad para 2, 4 y ocho personas. Las casas poseen cocinas completas, jacuzzi,  televisión. Todas están situadas en una finca privada con zonas de barbacoa y camas elásticas, bordeada por  un riachuelo y el salto de presa de un molino.

5. Vagón rural de Murcia

Situado muy cerca del Monasterio de los Jerónimos, este alojamiento cuenta con todas las comodidades.

Situado muy cerca del Monasterio de los Jerónimos, este alojamiento cuenta con todas las comodidades.

Dormir en un vagón de tren en plena huerta murciana es posible. Se trata de  vagones de los años 50 remodelados y reconvertidos en alojamientos con todas las comodidades posibles: aire acondicionado, calefacción, wifi y cocina completa. Están rodeados de árboles frutales plantados en un terreno de más de 200 m², con mobiliario de barbacoa. Lo localización de los vagones es espléndida para visitar la ciudad de Murcia, pero disfrutando de la calma del campo: están  situados muy cerca del Monasterio de los Jerónimos, conocido popularmente como El Escorial Murciano.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha