eldiario.es

Menú

Justificaciones

- PUBLICIDAD -

En palabras de Ernesto Sabato, me gustaría esconderme en "ese universo no carnal, en esa especie de refugio de alta montaña al que no lleguen los ruidos de los hombres ni sus confusas contiendas". Tiempo atrás, me resistía a aceptar movimientos políticos que, aún siendo legales, me parecían poco "legítimos" en democracia. Refutaba teorías y creencias que la fuerza destructora y la estrechez de miras de la política "con minúscula", se encargó de convertir en letra muerta.

PSOE y PP pretenden, mediante una moción de censura, desbancar a la nacionalista Guadalupe González Taño al frente del Cabildo palmero, argumentan "la inestabilidad política" que provoca gestionar el Cabildo con un gobierno en minoría y los "alarmantes indicadores socioeconómicos" que sufre La Palma. ¡Qué nadie se asombre! Sí la política nacional está considerada por los españoles como uno de sus grandes males, es decir una pústula social a la que los partidos no ponen cura, parece normal que la censura sea un pecado "propio" de este tiempo, aunque se nos diga que las que se llevan a efecto en nuestra tierra llegan envueltas en un aval de esperanza.

Es curioso. El nuevo pacto PSOE-PP se produce tras la alianza alcanzada la semana pasada entre CC y PSOE en Los Llanos de Aridane, para reemplazar al PP de la Alcaldía. La malicia de los comentarios lejos de abrirnos los ojos nos revela con crudeza el engendro de los malos hábitos y presto atención a las palabras de un viejo estadista: "Cuando la política se mueve dentro de un círculo de falsedad y chantaje, de suciedad y enredos, se pierden las razones". Y añadía: "No hay posibilidad de acuerdo cuando el pan del odio nos encona y la vergüenza está maltrecha". Tal vez por eso, porque en estos trances "todo se transforma en cosa inconfesable, con una sospecha detrás de cada esquina y una duda detrás de cada sombra", los portavoces de PSOE y PP en el Cabildo, se han apresurado a "justificar" la censura en aspectos como "la nula capacidad de un gobierno en minoría, el de Coalición Canaria, tras la destitución como miembros del gobierno insular de los consejeros pertenecientes al grupo socialista, sin alternativas de apoyos en el Pleno de la Corporación". Tanto Anselmo Pestana como Carlos Cabrera, se mostraron decididos a liderar el cambio político encaminado a "la búsqueda de soluciones, la generación de confianza ante los agentes sociales y económicos de nuestra isla, especialmente en algunos sectores de nuestra economía claramente en crisis, y lograr dar estabilidad a una institución clave en el devenir político, económico y social de La Isla".

Lo ven, un futuro lleno de grandes afanes y, suponemos, también de muchas fatigas. ¡Qué ironía! ¿Cómo se puede afirmar que esta "censura" puede provocar la ruptura del Gobierno de Canarias? No lo creo, aunque en su papel la dirección del PSOE a nivel regional ha insistido en la apertura de expediente y en la expulsión fulminante de los consejeros socialistas. En fin, otra vez he regresado de viaje buscando, como decía el poeta "una tierra limpia y me encuentro con esta Isla mía llena de resentimientos y de inquina, donde la "ojeriza" y la rabia se palpan por doquier y provocan el desprecio de un pueblo que navega perdido, como un tripulante insomne en medio de la nada". En cuanto a si tienen razón o no "los censores". Eso, el tiempo lo dirá? Y creo que ya está de pié frente al destino.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha