eldiario.es

Menú

La importancia de tener conocidos

- PUBLICIDAD -

La ocurrencia de la señora que abrió una colecta para que una científica despedida por los recortes de Rajoy continuara investigando, deja de ser anécdota ilustrativa de la indigencia del saber ante los decididos primeros pasos del ministro Wert, muy en la línea de las empresas españolas, que no quieren ni oír hablar de innovación y se limitan a comprarla repercutiendo el coste en los consumidores.

Entre otras medidas wertianas figura la suspensión de los fondos para los campus de excelencia universitarios que afecta, de modo muy directo, a las dos universidades canarias. En la cuneta un buen montón de proyectos; las ilusiones y esperanzas no cotizan en la ideología neoliberal pepera, que aleja así el riesgo de que cualquier incontrolado demuestre que el petróleo es malo para el cutis incluso en su estado futurible, por más que su aroma endurezca jetas.

No es necesario insistir en el papel de la investigación para generar desarrollo diversificado y reducir la dependencia científica y tecnológica; que no es gratis si queremos incorporar a nuestro standard de vida la disposición de los conocimientos y los instrumentos "que inventan ellos". Como indicó el rector de la ULPGC, con estos recortes "seguiremos siendo un país dependiente", cosa que, debería saber Regidor, no preocupa al Gobierno que se ha puesto a disposición de Merkel; la que, sospecho, no debe andar muy interesada en iniciativas de innovación de otros países que puedan perjudicar, aunque sea de lejos y a la larga, la primacía alemana. Me da mala espina ver a Merkel tan contenta con Rajoy y a Rajoy tan complacido de que ella le sonría y cante como las sirenas que quisieron perder a Ulises; con la diferencia de que el héroe griego liberó a sus tripulantes del hechizo de Circe sin necesidad de reforma laboral. Pero a lo que iba: la eliminación de los fondos para los campus de excelencia es buen referente de lo que le espera a la ciencia española. Es significativo que el papanatismo de las invocaciones frecuentes al modelo alemán no tengan su correlato en este campo.

Volviendo a Canarias: el otro día supe que de los miles de españoles establecidos fuera del país (no tan lejos como en Laponia, que yo sepa) el mayor porcentaje es isleño. No sé cuantos de ellos se formaron en nuestras universidades, dato del que me gustaría disponer, pero sí puedo asegurarles que en mi entorno familiar y amical son muchos los jóvenes que se han ido con sus estudios superiores a otra parte; para regresar solo "como un turista cualquiera", que me dijo uno con amarga ironía. Creo positivo que los canarios adquieran experiencia en el exterior y no veo mal que, si les cuadra, se queden por esos mares afuera. Es una opción vital como otra cualquiera. Lo que me preocupa es haber escuchado a políticos expresar su satisfacción de que la nueva emigración sea cualificada. Como si justificaran que la inversión canaria en formarlos aproveche a otros. No les preocupa que muchos de los que consiguen quedarse han de valerse de sus relaciones en el entorno del poder porque aquí quien no tiene padrino no se bautiza. Dicho sea para cerrar la columna con otra sentencia lapidaria de El Roto: "Lo importante no es tener conocimientos sino tener conocidos".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha