eldiario.es

9
Menú

Una muestra cultural para concienciar de los problemas medioambientales

Cuarto artistas exponen su trabajo en el Gabinete Literario de la capital grancanaria en trabajos comisariados por el equipo PSJM

- PUBLICIDAD -
Muestra 'Biotopías'

Muestra 'Biotopías'

La Sala de Arte Social del Gabinete Literario de Las Palmas de Gran Canaria acogerá, a partir de este 18 de octubre, la muestra  Biotopías, cuatro intervenciones de artistas implicados con el problema medioambiental.

La exposición, comisariada por el equipo PSJM y con obras de Basurama, Luna Bengoechea, Carmela García y Santiago Morilla, está promovida por la asociación ecologista Muévete por el Clima y organizada por la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria con el apoyo de la Concejalía de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

Además de en el Gabinete Literario, dentro del proyecto están previstas intervenciones en las playa de Las Canteras y en otras calles de la capita. Con ello se pretende concienciar a la ciudadanía.

Biotopo, en biología y ecología, se refiere a un área de condiciones ambientales uniformes que provee espacio vital a un conjunto de flora y fauna: un ambiente de vida. El término biotopías es un neologismo que PSJM propone para caracterizar poéticamente respuestas estéticas a la situación de urgencia planetaria.

Biotopías toma su significado de biotopo, pero también se relaciona con la teoría del espacio de Foucault. En esta, el filósofo francés distinguía tres clases de espacios: las topías (los espacios reales y cotidianos), las utopías (espacios ideales, no reales) y las heterotopías (espacios reales, pero separados de la vida cotidiana).

La fonética de biotopías se refiere así tanto a los ambientes de vida como a esos lugares a medio camino entre lo cotidiano y la utopía. Espacios excepcionales de vida creados para concienciar. Como aseguraba Marcuse en La dimensión estética, el arte debe proponer "promesas de felicidad", utopías, ideas reguladoras que han de ser perseguidas. De este modo, las  intervenciones que se plantean para el proyecto son acciones poéticas que instauran una utopía en la topía, micro-utopías ecológicas que pueden ser cumplidas. 

Todas las piezas que componen la muestra han sido creadas específicamente para la ocasión, con la mente puesta en la creación de obras de arte sostenibles, producidas localmente para incurrir en las mínimas emisiones posibles debidas al transporte de obras.

Las cuatro muestras

In Love We Trash. Las Palmas GC es el último de una serie de proyectos en los que el colectivo Basurama utiliza el plástico de desecho para generar espacios inflables. Dos iconos de la sociedad de consumo, la bolsa de plástico del supermercado y el plástico de embalaje, se convierten en materia prima para construir un gran espacio a base de aire propulsado por ventiladores domésticos.

Así mimos, el sábado 27 de octubre presentarán un hinchable en Las Canteras resultado del taller colaborativo desarrollado los días 25 y 26 de octubre en el Real Club Victoria. Basurama es un colectivo dedicado a la investigación, creación y producción cultural y medioambiental fundado en 2001 que ha centrado su área de estudio y actuación en los procesos productivos, la generación de desechos que éstos implican y las posibilidades creativas que suscitan estas coyunturas contemporáneas. 

Mientras, la artista grancanaria Luna Bengoechea presenta Elaeis guineensis, una serie de dibujos con instalación lumínica que se centran en el cultivo de palma aceitera (aceite de palma), que está generando un enorme impacto ambiental a nivel mundial. La pérdida de biodiversidad, la desaparición del hábitat de especies y la contaminación de las aguas y del aire por los grandes incendios son algunos de los impactos ambientales más conocidos hasta ahora provocados por las plantaciones de la palmera de aceite, que también tiene efectos nocivos para la salud de las personas.

Luna Bengoechea (Madrid, 1984) reside en Gran Canaria desde los nueve meses. Su trabajo se ha centrado en descubrir, con una poética limpia y acabados elegantes, ciertos aspectos relacionados con la sociedad del riesgo: la contemporánea y libre circulación de los venenos en la alimentación y los peligros de los transgénicos. 

La fotógrafa Carmela García (Lanzarote, 1964) ha expuesto su obra de forma individual en museos como el Reina Sofía. Su participación en la exposición Biotopías viene a cubrir una parte fundamental del discurso ambientalista: el que tiene que ver con una visión poética del eco-feminismo. La obra que presenta Carmela García pertenece a su serie Paraíso, de 2003, pero su forma de presentación, empapelando de suelo a techo uno de los muros de la sala, hace que esta imagen incorpore nuevos significados.  

La imagen fotográfica que nos trae Carmela García contiene la proclama poética de un mundo nuevo. Como escribe Yolanda Peralta en el volumen de la Biblioteca de Artistas Canarios dedicado a la artista de Lanzarote: Paraíso plantea la inclusividad de todos y todas como vía para la reconciliación y la cooperación con el medio natural. 

Por último, Locative Breathing es el trabajo de Santiago Morilla (Madrid, 1973). Consiste en la producción de un invernadero side-car soldado a una bicicleta, en el que se pasea un drago canario conectado a un sistema autónomo de respiración cerrado. El tubo de respiración conecta la máscara del ciclista con el interior del invernadero, que actúa como un filtro portátil. Se genera así una retroalimentación mutua entre el CO2 exhalado del ciclista y el oxígeno producido por el drago y, por supuesto, una inmersión local en la naturaleza sensitiva de la propia planta por parte del ciclista, hecho que ocurre a la vez que se aísla olfativamente del entorno exterior. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha