La portada de mañana
Acceder
ENCUESTA | El PP agota el impulso de la amnistía y cae su ventaja sobre el PSOE
El Gobierno de Ayuso reclama 400.000 euros a familiares de fallecidos en residencias
OPINIÓN | Si el Supremo lo imputa, el fiscal general debería recordar a Oltra

Después de Puerto Naos... ¿qué toca?

0

En estos días, casi tres años después del inicio de la erupción de 2021, por fin se acerca a Puerto Naos el verdadero retorno real de sus habitantes.

Faltan y faltarán durante muchos y muchos meses infinitas cosas para conseguir que el barrio vuelva a parecerse, al menos un poco, a lo que un día fue. Pero hoy, por fin, ya están quitadas las primeras piedras de un camino que hemos rellenado de enormes y gigantescas rocas.

Sé que será muy difícil la vuelta a la normalidad allí en la costa. Y lo sé, sobre todo, porque vivo en Las Manchas. Y, créanme, aquí casi tres años después de ese 19 de septiembre, falta mucho, muchísimo por hacer.

Para empezar aquí arriba no tenemos ni un pequeño supermercado. Ni uno. Y antes teníamos 6. La gasolinera de nuestro pueblo sigue cerrada y la más cercana está en Fuencaliente o en Los Llanos, lugar al que debemos ir sí o sí por una carretera plagada de curvas y con una inclinación casi demencial.

Muchos vecinos (casi 150) siguen hoy sin recibir el agua de sus derechos porque el volcán, simplemente, destruyó las tuberías que la traían.

Nuestros familiares enterrados siguen y seguirán para siempre bajo la lava. Eso no tiene ni tendrá solución. Ellos al menos podrán descansar en paz.

Pero nuestras instituciones no pueden descansar.

Nuestras instituciones deben solucionar otras muchas cosas que serían muy importantes para cualquier habitante de nuestra isla. Y les aseguro que, a nadie de Fuencaliente, La Breña, Garafía o Santa Cruz de La Palma le gustaría sufrir las cosas que sufren algunas personas de los barrios más afectados por el volcán.

Algunos vecinos en Las Manchas tienen propiedades a las que aún hoy, casi 3 años después ¡no pueden acceder!

Propiedades intactas que no fueron tocadas ni de lejos por la lava y que están muy alejadas del cono y de las coladas de 2021. Como algunas situadas junto a la colada del volcán de San Juan de 1949.

Allí pasa algo surrealista, porque han permitido el acceso a algunos vecinos cuyas viviendas están pegadas a la colada de 2021 (me alegro por ellos) mientras siguen sin autorizar el acceso a inmuebles pegados a la colada de 1949.

¡Un disparate total! ¿Quién es el responsable de esto?

En Puerto Naos aún no hay súper. Pero lo habrá. ¡Ojalá pronto! Y ojalá pase igual con su farmacia. Los negocios por desgracia sé que irán más despacio. Bares, restaurantes, comercios... les costará mucho arrancar. ¡Pero háganlo, amigos! ¡No se rindan! ¡Háganlo!

Aquí en Las Manchas casi tres años después muchos comercios, restaurantes y algún bar siguen cerrados. Igual que los 6 súper.

Pero no podemos perder el ánimo. Ni en Las Manchas, ni en Puerto Naos, ni en La Bombilla, ni el La Laguna, ni en lo poco que queda de Todoque...

Lo que sí podemos hacer es pedir a nuestro Cabildo que, aunque va más despacio de lo que nos gustaría, al menos va, que no se olvide de nosotros.

Que no se olvide de que hacen falta supermercados, bares, restaurantes, comercios... para que la economía de nuestros barrios no muera y podamos avanzar. Para que podamos volver a ser como éramos antes. Para que podamos volver a vivir tranquilos. Para que podamos comprar una mantequilla para hacernos un bocadillo sin tener que coger el coche y hacer 40 o 50 minutos de trayecto ida y vuelta al súper de Los Llanos.

No se olviden, queridas instituciones, de favorecer la apertura de supermercados, farmacias, comercios, bares, restaurantes... ¡en todos nuestros barrios!

Y cruzo los dedos porque alguien abra un súper en Las Manchas. Tomás o Domínguez... ¡acuérdense de nosotros!

No se olviden de permitir de una vez por todas el regreso a TODOS los mancheros y a todos los vecinos de otros barrios a SUS propiedades. Porque son SUYAS, les costó SU dinero a ellos, les costó SU esfuerzo y SU trabajo durante muchos años. Tuvieron que cuidarlas, mejorarlas, cultivarlas... ¡No son de nadie más! ¡Tienen dueños! ¡No hay derecho a que sigan prohibiéndoles volver a SUS propiedades tres años después para poder al menos sacar la ceniza que cubre parte de sus puertas! ¡No hay derecho!

¡Y no se olviden de las comunicaciones! Ahora más que nunca se empiezan a acabar las excusas. Podemos seguir adelante con otros grandes desafíos porque el gran reto de Puerto Naos ya está en camino. Avante, a toda vela.

Los vecinos de Las Manchas, El Charco y Fuencaliente necesitan ya la LP2. Ya.

Ni Las Manchas, ni Todoque, ni La Laguna, ni Puerto Naos, ni La Bombilla... ninguno de nuestros barrios eligió el volcán de 2021. Fue la naturaleza quien lo hizo, no nosotros. No se puede parar. Nuestras instituciones no pueden descansar.

Etiquetas
stats