La portada de mañana
Acceder
La coalición de gobierno entra en una grave crisis
Crónica - El último choque de Calviño y Díaz (al cierre de esta edición)
Opinión - El Régimen del 78 se embarra en un pantanal, por Rosa María Artal

La lava engulle varias viviendas en La Palma: "Es un espectáculo increíble que da pánico"

Lava discurriendo hacia el mar en La Palma

0

Varios vídeos compartidos en redes sociales muestran la realidad que se está viviendo en estos momentos en la zona 0 de la erupción volcánica de La Palma. La lava comienza a engullir las viviendas que encuentra a su paso: "Allí había una vivienda que la colada ha desintegrado totalmente", se escucha decir al autor del documento audiovisual. "Creo que va a tres o cuatro metros por minutos", concluye.

María del Pino Hernández, vecina de Los Llanos de Aridane, relata desde la azotea de su casa, un mirador privilegiado a poco más de un par de kilómetros al norte de donde corre la lava, que la erupción originada este domingo en la isla de La Palma es "un espectáculo increíble que da pánico".

María del Pino, a quien las autoridades le han recomendado que abandone su casa por precaución, se resiste a dejar atrás su hogar, sus siete perros y sus dos gatos y prefiere, por el momento, esperar a ver hacia dónde avanza la lava, que en principio ha tomado dirección sur.

Acompañada de su marido, esta vecina relata en una entrevista telefónica con Efe que aunque ya vivió cuando tenía seis años la erupción del Teneguía se sigue asombrando del poder del fuego y las llamas a escasos kilómetros de su casa.

"Me alucina y al mismo tiempo me da muchísimo miedo", admite la mujer, quien tiene el coche preparado para salir disparada por si finalmente no se cumplen las previsiones y la lava llega a su casa.

Aunque esto no suceda, por seguridad y tal y como le han recomendado, antes de que caiga la noche se irá a otra vivienda que tiene en Tazacorte, donde les espera su hijo.

Según cuenta, a mitad de la tarde, por recomendación del Ayuntamiento, abandonó su casa y se fue con lo justo: un poco de ropa, un zumo y agua, dejando atrás a sus mascotas.

"Fue un momento muy estresante, algunos vecinos salían gritando, los niños lloraban...", relata María del Pino, quien horas después, al ver que el fuego en principio no iba a llegar a su casa, decidió regresar.

Aunque dice que estaba preparada psicológicamente, el repentino desalojo le causó "desconcierto" y se vio superada por una erupción que describe como un espectáculo que le causa emoción y miedo a partes iguales. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats