eldiario.es

9

Fabiola Barranco

Periodista interesada en migraciones, mundo árabe y Oriente Medio. Sin perder de vista la lucha social, la vulnerabilidad de personas migrantes en el Estado español.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1320

Varias familias de solicitantes de asilo pasan una noche más a la intemperie en Madrid pese al descenso de las temperaturas

Este lunes, Madrid registraba un fuerte descenso de las temperaturas y lluvias, como primer aviso de la llegada del frío otoño. Bajo esas condiciones y a ras de suelo, decenas de personas solicitantes de asilo -entre ellas cinco familias con menores a su cargo- han pasado la noche a las puertas de la sede Central del Samur Social en el madrileño barrio de La Latina. Una escena que empieza a convertirse en habitual en la capital.

Aunque la competencia para acoger a las personas solicitantes de asilo es de Ministerio de Trabajo y Migraciones, la lista de espera existente para formalizar la solicitud de asilo está dejando a decenas de personas en la calle mientras esperar entrar en el sistema de acogida estatal. Diferentes testimonios cuentan que, después de solicitar sin éxito ayuda a Cruz Roja, que recibe la subvención del Gobierno para el refuerzo de la actuación de primera acogida en el sistema de atención humanitaria, han recurrido a los servicios municipales de emergencias. Sin embargo, en la sede del Sammur Social también se han encontrado con las puertas cerradas. Una valla custodiada 24 horas por un guardia de seguridad impide su acceso al soportal del edificio donde poder cobijarse del frío y la lluvia, como ya ha ocurrido en ocasiones anteriores. El bloqueo también impide el acceso al baño.

Seguir leyendo »

Familias refugiadas pasan horas ante la verja cerrada del Samur Social de Madrid sin un lugar donde dormir

Vecinos de Madrid llevan días atendiendo con comida y mantas a familias con menores a su cargo que duermen a las puertas de la sede central del Samur Social, desde que este echara la verja en el acceso al edificio, impidiendo que se resguarden en el soportal como venía ocurriendo en los últimos meses. Quienes se han topado con el cerrojazo de las administraciones municipales y estatales son, una vez más, personas solicitantes de asilo o refugiadas. 

Este miércoles, la escena volvía a repetirse. Tres mujeres con sus hijos pequeños permanecieron durante horas a las puertas de la sede de los servicios sociales de emergencias municipales madrileño, como comprobó eldiario.es, presente en la zona. Nadie les proporcionaba un lugar en el que dormir. Los colectivos sociales han denunciado que solo tras "la presión ciudadana y a la movilización de los medios de comunicación" fueron alojadas después de pasar parte de la noche en la calle. 

Seguir leyendo »

"Escuchar las historias de miembros de ISIS me hizo reflexionar sobre algo tan humano como es el mal"

El periodista italiano Gabriele del Grande se convirtió en referente, dentro y fuera de su gremio, sobre los movimientos migratorios que atraviesan el Mediterráneo. Es autor de libros como Mamadou va a morir (Ediciones del Oriente y del Mediterráneo), Quemar la frontera (Editorial Popular, 2012) y director del documental Yo estoy con la novia, sobre el periplo de cinco refugiados desde Milán hasta Estocolmo que cautivó en el festival de Venecia.

Dawla: la historia de ISIS contada por sus desertores (Ediciones del Oriente y del Mediterráneo) es su último trabajo de investigación con el que pretende analizar los entresijos del grupo terrorista. Más de un año y medio de investigación en el que ha recabado 70 testimonios en el Kurdistán iraquí, Europa y Turquía –donde fue detenido durante dos semanas en un centro de extranjeros– son el resultado de este libro que combina la narrativa literaria con el periodismo.

Seguir leyendo »

El reencuentro en Madrid entre una madre y su hijo después de meses separados tras ser rescatados en el mar

Sandrine se dirige al aeropuerto. Está nerviosa, pero irradia felicidad. "Oh, dios mío, es muy difícil explicar lo que siento", dice la mujer camerunesa. Hace ocho meses cantó su primer grito de 'Boza" [Victoria] a bordo del barco del Open Arms, pero su vida en Europa no sería completa hasta reencontrarse con él: después de nueve meses separados, está a punto de abrazar de nuevo a su hijo Dijibril. 

Él había llegado a Malta. Ella, a España. La última vez que se vieron se encontraban en uno de los centros de detención de Libia, cuestionados por las vulneraciones de derechos humanos que ocurren en su interior. Se separaron cuando Sandrine intentaba escapar con él y con otras dos hijas pequeñas, pero solo Dijibril logró saltar el muro que los encerraba.

Seguir leyendo »

Parroquias de Madrid se turnan para acoger a los refugiados excluidos por el Gobierno

Hace unas semanas que Sofía (nombre ficticio), su esposo Jesús y sus dos hijos pequeños huyeron de la extorsión que sufrían en Colombia. Llegaron a España para solicitar protección internacional pero, después de toparse con la negativa de ser acogidos por recursos oficiales como Cruz Roja o Samur Social, se vieron "en la calle, solos, sin ayuda".

Evitaron dormir a la intemperie gracias a una compatriota que les acogió por unos días, aunque pronto volvieron a encontrarse "sin un lugar en el que vivir", lamentan. Fue entonces cuando se dirigieron al Centro Pastoral de Fontarrón (Vallecas) abierto de manera extraordinaria para familias que migraron forzosamente y que, a su llegada, no cuentan con ningún recurso habitacional. "Fue una bendición, allí conocimos a unas personas maravillosas. Desde el Padre Pablo, hasta el resto de voluntarios", cuenta Sofía agradecida.

Seguir leyendo »

Ventanilla a ventanilla: otra mañana de burocracia desesperada para los refugiados excluidos de Madrid

Siete familias refugiadas y solicitantes de asilo han presentado su queja ante la Secretaría de Estado de Migraciones por su exclusión de los dispositivos oficiales de acogida. Son 30 personas, entre ellas 14 menores, que se encuentran acogidas por la Parroquia San Carlos Borromeo de Madrid. "Queremos que nos escuchen y se respeten nuestros derechos", decían mientras preparaban su marcha en la mañana de este miércoles al órgano del Ministerio de Trabajo. 

A las 10:30 horas, en sede ministerial, han presentado de manera individual un total de 66 reclamaciones en los que, como explica Patricia Fernández, abogada de la Coordinadora de Barrios y Red Solidaria de Acogida, "se plantea la vulneración de derechos fundamentales". Si en un plazo de 10 días no cambia la situación, adelanta la letrada, "interpondremos demandas de vulneración de derechos fundamentales". Fernández también ha señalado que hay "unas 4.000 personas" solicitantes de asilo que están a la espera de ser atendidas bajo el sistema de acogida y se ven en una "situación vulnerable". 

Seguir leyendo »

Huir de tu país a los 60 años porque eres trans: "Colombia es demasiado peligrosa para nosotras"

"Colombia es demasiado peligroso para mujeres trans como nosotras. A mí me han golpeado dos veces en la calle y una fue por llevar peluca". Quien habla es Karol, una mujer transexual que llegó a España hace nueve meses para poder mantener su vida a salvo de la violencia contra las personas trans en su país. A sus 60 años, lo dejó todo para comenzar de cero lejos de Colombia. El próximo sábado acudirá a la manifestación del Orgullo en Madrid que este año busca reconocer la lucha y visibilizar a las personas mayores LGTBI.

Karol ha solicitado protección internacional en España alegando persecución por pertenecer al colectivo. Lleva meses esperando la resolución de la petición, que espera que sea favorable. "Ojalá me den el asilo y pueda ganar la seguridad que buscaba, pero también para trabajar, para ser útil y ayudar a mi familia que tanto me ha apoyado", confiesa en una conversación con eldiario.es. 

Seguir leyendo »

Trabajadores de Samur Social de Madrid protestan contra el abandono de familias de refugiados por el colapso de los recursos

Tres familias solicitantes de asilo procedentes de Georgia llevan cinco días durmiendo en la entrada de la sede del Samur Social en Madrid. No es un caso aislado. En la misma semana, una madre siria y sus cuatro hijos menores también se vieron en la misma tesitura tras ser excluidos de otros recursos oficiales al ser deportados a España en virtud del Convenio de Dublín. Sin embargo, tampoco es una situación nueva. Ya en noviembre de 2018, este medio documentaba en exclusiva el desalojo de varias familias solicitantes asilo de la sede de los servicios sociales de emergencias municipales de Madrid.

Aunque fuentes cercanas a Samur Social reconocen que, en aquel momento, el impacto mediático atrajo la activación de otros recursos, todo se vuelve a oscurecer. "Desde el día 22 de junio, 52 familias nos han solicitado alojamiento, pero se lo hemos negado porque no tenemos nada", se queja con frustración una trabajadora que, como todas las voces consultadas, prefiere mantenerse en el anonimato.

Seguir leyendo »

Once refugiados devueltos a España duermen en una parroquia tras ser excluidos del sistema de acogida

Desde hace unos días, la Parroquia San Carlos Borromeo, situada en el madrileño barrio de Vallecas, ha vuelto a abrir sus puertas para dar cobijo a 11 personas de origen palestino y sirio que se han visto en situación de calle. Han sido excluidas del sistema de acogida tras ser devueltas a España desde Alemania, Holanda o Luxemburgo en virtud del Reglamento de Dublín, la normativa europea que obliga a los solicitantes de asilo a pedir protección en el país comunitario donde haya quedado registrada su huella por primera vez.

La batalla vuelve a resurgir seis meses después. A principios de año, distintos colectivos sociales como la Red Solidaria de Acogida (RSA) o la Coordinadora de Barrios en Madrid celebraban la instrucción del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social que, tras una condena del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, reconocía el derecho de las personas devueltas a España en aplicación de la normativa europea a ser reingresadas en los programas de acogida, de los que estaban excluidos. 

Seguir leyendo »

El hospital que opera a los heridos de guerra cuando sus países ya no pueden hacerlo

Mohamed guarda en su teléfono móvil una imagen que marcó su vida. En ella se aprecia el cuerpo de un hombre tirado en el suelo con la pierna completamente destrozada. "Ese soy yo", dice el joven palestino de 29 años desde una sala del hospital de cirugía reconstructiva de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Amán, donde espera recuperarse un año después de lo sucedido.

Es uno de los casi 29.000 palestinos que, según la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA), resultaron heridos durante la Gran Marcha del Retorno en Gaza, que se saldó con la vida de cerca 300 personas.

Seguir leyendo »