Torres hace balance de un año marcado por la pandemia y la inmigración: ''Canarias no está bien, pero estamos saliendo del túnel''

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, durante su intervención este martes en el Debate sobre el Estado de la Nacionalidad

El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, se ha enfrentado este martes a su primer Debate sobre el Estado de la Nacionalidad. Es el primero de esta Legislatura después de que el año pasado tuviera que suspenderse al decretarse el estado de alarma para contener la propagación de la COVID-19. Pese a la recomendación trasladada por la Mesa del Parlamento a los diputados para que siguieran las intervenciones de forma telemática, muchos de ellos han acudido al hemiciclo para presenciar un Debate marcado por las medidas sanitarias de prevención contra el coronavirus. El presidente de la Cámara, Gustavo Matos, ha inaugurado el encuentro describiéndolo como el más importante y con más contenido de las últimas décadas. Tras él, Torres ha pronunciado su discurso centrado en la crisis migratoria y en la pandemia y sus impactos sobre el Archipiélago.

El socialista ha empezado su intervención recordando a las 651 personas que, según los últimos datos de la Consejería de Sanidad, han muerto con el virus desde que estallo la pandemia. También ha agradecido a la población canaria y a todos los trabajadores y trabajadoras esenciales que han sostenido el sistema en el último año. ''Gracias a las abuelas y abuelos y a las nietas y los nietos que llevan meses sacrificando abrazos''.

El 31 de enero, España registró su primer caso de COVID-19 en La Gomera. Más de un año y 45.033 contagios después, el presidente canario confía en Canarias esté inmunizada antes de que acabe el verano. Según Torres, con la administración de 30.000 dosis al día, el 70% de la población diana estará vacunado en verano. Además, prevé que entre marzo y abril llegarán más de 336.000 dosis de vacunas Moderna, Pfizer y AstraZeneca.

Crisis migratoria

El segundo asunto que ha tratado el presidente del Gobierno regional ha sido la crisis migratoria.Torres ha vuelto a insistir en Canarias no puede enfrentar este fenómeno sola y ha exigido solidaridad a Europa para que acoja a aquellas personas que han llegado a las Islas y que no pueden ser deportadas. ''Europa tiene que asumir su responsabilidad porque las personas que cogen una patera o un cayuco lo hacen persiguiendo el sueño europeo'', justificó. ''No vamos a tolerar que miren para otro lado quienes deben implicarse en la respuesta a esta crisis''.

El presidente canario ha lamentado además que España haya cometido los mismos errores que en la anterior crisis de los cayucos, con imágenes como la del hacinamiento de miles de migrantes en el muelle de Arguineguín, al sur de Gran Canaria. Una estampa que le recuerda a la acogida de cientos de personas en una terminal del aeropuerto de Fuerteventura en 1999, habilitada como centro de internamiento de emergencia. Según algunos informes elaborados ese año, las condiciones eran precarias y causaron enfermedades en la piel a los migrantes que albergaba, algo que también ocurrió a aquellas personas que pasaron semanas en el puerto localizado en el municipio de Mogán. ''¿No son quince años tiempo suficiente para no cometer los mismos errores?'', apuntó.

En su intervención, Torres aplaudió la decisión de la Consejería de Derechos Sociales, liderada por Noemí Santana (Podemos), de blindar el uso de complejos turísticos cerrados por la crisis de la COVID-19 para albergar menores extranjeros no acompañados. ''No había más espacios. Fue un error desmantelar los recursos de emergencia que se instalaron en 2006'', argumentó el socialista. Además, fue la forma que el Ejecutivo encontró de proteger la acogida de migrantes ante las amenazas de la alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, de sancionar y ordenar inspecciones a aquellos hoteles y apartamentos que fueran utilizados con fines humanitarios.

En la actualidad, Canarias acoge a más de 2.600 niños y niñas no acompañados. Por ello, las Islas piden solidaridad al resto de Comunidades Autónomas para que todos ellos puedan estar bien atendidos. ''No solo necesitan alimento, también educación y atención psicológica'', recordó Torres.

Educación

La Educación ha sido uno de los pilares más sacudidos por la pandemia. La necesidad de dividir grupos en las aulas para cumplir con las medidas sanitarias para frenar la COVID-19 obligó a Canarias a reforzar las plantillas con 2.568 nombramientos de personal, así como también a aprobar la Oferta Pública de Empleo del Cuerpo de Profesores de Enseñanza Secundaria, Profesores Técnicos de Formación Profesional y Profesores de Escuelas Oficiales de Idiomas, con un total de 1.377 plazas.

El presidente ha reconocido que la pandemia ha empujado a las Islas a avanzar ''a marchas forzadas'' hacia la digitalización, no solo durante el confinamiento, sino también durante el curso académico 2020-2021.

Torres ha afirmado además que la educación de cero a tres años será el pilar de la conciliación familiar. Por ello, el Ejecutivo regional perseguirá una financiación compartida entre las escuelas de este nivel, los ayuntamientos, el propio Gobierno canario y los padres y madres, destinando el 5% del PIB.

Empleo

Torres ha reconocido que Canarias ''no está bien''. Uno de los datos que lo justifican es el de las más de 200.000 personas desempleadas que viven en el Archipiélago. Por ello, ha celebrado el uso de la herramienta de los ERTE para evitar los despidos masivos en lugar de los recortes que prevalecieron en la crisis financiera de 2008. ''Las políticas del país han estado centradas en salvar a la clase trabajadora'', valoró.

Para el Ejecutivo regional, salvar la economía y rescatar el empleo son ''una prioridad''. Así, el Gobierno autonómico invertirá 400 millones de euros en un Plan de Apoyo al Emprendimiento, Trabajo Autónomo y Pymes. Además, también impulsará una iniciativa para incentivar el turismo, captando nuevos países emisores de turistas.

La caída de este sector, motor de la economía del Archipiélago, ha sido para el presidente el impacto más tangible de la pandemia sobre el empleo. ''De registrar 15 millones (de turistas) en 2019, pasamos a los 4,6 del año pasado'', lamentó. Sin embargo, Torres aplaude que Canarias siempre haya estado activa en el movimiento de turistas al presentarse como destino seguro. Asimismo, el socialista ha aprovechado para mostrar su apoyo a la herramienta del pasaporte sanitario y considera que sobre este asunto no puede haber discrepancias en la Unión Europea.

Nuevo modelo

Para diversificar la economía de Canarias, Torres ha planteado la importancia de buscar un nuevo modelo económico que ponga en valor el conocimiento, la investigación y la innovación. En esta línea, también ha apelado a la importancia de la agricultura y la ganadería de las islas, un sector clave para alcanzar la soberanía alimentaria que permita reducir la dependencia del exterior.

Este sector supone el 5% del PIB y da trabajo a unas 60.000 personas. ''Es clave en un territorio fragmentado como el canario y revitaliza nuestras zonas rurales'', opinó. Estas actividades también se vieron afectadas durante el confinamiento, cuando también necesitaron ayudas extraordinarias para sobrevivir. Es el caso de el vino, la pesca o la flor cortada, para los que se ofrecieron 12 millones de euros de subvenciones para evitar su desaparición.

Pobreza

Otro de los elementos que evidencian que ''Canarias no está bien'' es el aumento de familias que solicitan viviendas. Según los datos ofrecidos por el presidente, las Islas han registrado 900 demandantes de vivienda más que hace 12 meses. En esta área, se concedieron en 2020 ayudas por valor de 58 millones de euros al alquiler de familias vulnerables, a las corporaciones municipales para rehabilitar viviendas y también a arrendatarios de viviendas de protección oficial. Además, Torres ha adelantado que entre 2020 y 2025 habrá 5.971 nuevas casas protegidas para el alquiler y 600 viviendas vacías para alquilar.

''Nunca se había protegido a tanta gente en Canarias como con este Gobierno'', aseguró Torres, que celebra que la comunidad autónoma ya no sea la última en atención a la dependencia. Además, afirma que cuando llegó al Gobierno solo 5.000 familias recibían la Prestación Canaria de Inserción, mientras que ahora 17.600 familias reciben esta prestación o el Ingreso Mínimo Vital. También ha aplaudido la iniciativa Mascarilla-19, mediante la que muchas mujeres víctimas de violencia machista pudieron pedir ayuda durante el confinamiento, cuando se multiplicó el tiempo que pasaban encerradas en casa con sus maltratadores.

El presidente de Canarias ha querido finalizar su intervención en el Debate sobre el Estado de la Nacionalidad con un mensaje optimista. ''El sufrimiento está siendo demasiado largo'', lamentó. Sin embargo, tiene la certeza de que la población está ''saliendo del túnel'' y que cuando la normalidad regrese, el Archipiélago será ''mucho más fuerte''.

Etiquetas
stats