El interior de los restaurantes en Gran Canaria y Lanzarote cierra sus puertas

Imagen de archivo de personas sentadas en una terraza de Playa Honda, Lanzarote

Blas Trujillo, consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, confirmó este sábado la temida noticia que la hostelería de la isla de Gran Canaria estaba esperando desde el pasado jueves, desde que las islas de Lanzarote y La Graciosa encendieron la luz roja que marca el estado 3 de alarma de los 4 que maneja el Gobierno autónomo canario.

En otras secciones de Canarias Ahora tienen más información acerca de todos los detalles de estas restricciones, pero desde Por Fogones vamos a centrarnos en las dudas que nos están escribiendo muchos hosteleros de las islas afectadas e intentaremos desgranarlas una por una. Contando con que el toque de queda abarca desde las 22:00 horas hasta las 06:00, el servicio que se puede dar en el sector será el siguiente:

  • Interiores de restaurantes: cerrados al 100% para servir, ni en las barras ni en las mesas. Únicamente está habilitado su uso para recoger comida/bebida para llevar.
  • Para el servicio de comida para entregar a domicilio funciona el mismo horario que para recoger en el local, antes de las 22.00 debe estar finalizado. Aquí en Canarias no se especifica concretamente aún la hora del cierre, pero se entiende que, como máximo, 45 minutos antes el local debe estar desalojado, y por lo tanto, no se puede repartir comida ni tener las terrazas operativas más allá de las 21:15 horas.
  • Este cierre en los interiores tiene una serie de excepciones que abarcan únicamente a los establecimientos que se encuentran en centros sanitarios, centros de trabajo para el consumo de su personal y los alojamientos turísticos, que en el interior única y exclusivamente podrán servir comida a los huéspedes, nunca a personas que vengan del exterior. En estos tres casos la ocupación del interior nunca podrá ser superior al 30% del aforo del local.
  • Las terrazas podrán ser usadas al 50% de su aforo legal establecido en la licencia de apertura, pero con restricciones tremendamente claras como son la prohibición de que más de cuatro personas estén juntas y la distancia entre sillas de mesas colindantes sea de dos metros, pero ya en pleno servicio, no vale cerradas y que al sentarse los comensales esa distancia sea de medio metro. 
  • En las terrazas está terminantemente prohibido el uso de actividades que fomenten el mal uso de las mascarillas o el incumplimiento de la distancia interpersonal como son bailes, karaokes, etcétera.

Son medidas que Tenerife ya ha soportado durante casi cinco semanas y que sin duda suponen un fuerte varapalo a la ya de por sí maltrecha economía de la hostelería canaria. Queda la esperanza de que el Gobierno de Canarias adopte en los próximos consejos de gobierno ese plan de ayudas directas al sector que ya han anunciado en comparecencias anteriores el presidente regional, Ángel Víctor Torres.

Desde Por Fogones queremos mandar un mensaje de ánimo al sector, entendemos y comprendemos el mal momento por el que pasa y desde estas líneas nos comprometemos a seguir apoyándolo en lo que esté dentro de nuestras posibilidades. Durante estas semanas, al igual que hicimos con Tenerife en su momento, daremos voz a todo aquello que vayan creando con imaginación y esfuerzo para adaptarse a unos momentos duros que se tornan en pesadilla, pero si algo caracteriza al hostelero canario es su capacidad de resistencia y lucha.

Etiquetas
Publicado el
17 de enero de 2021 - 11:16 h

Descubre nuestras apps

stats