La suerte de los pasajeros atrapados por el temporal de Canarias depende de la compañía aérea y del destino

Vuelos cancelados este lunes en Gran Canaria, con grandes colas en el aeropuerto.

Caras de cansancio, miradas ansiosas buscando el horario de los vuelos en las pantallas y colas en los mostradores de las principales aerolíneas. Es la estampa que presentaban en la mañana de este lunes los aeropuertos afectados por el temporal de lluvias que dejó a Canarias prácticamente incomunicada este fin de semana. Eurocontrol informaba este domingo de 'Rate' cero para los vuelos con destino a Gran Canaria y Tenerife ante la baja visibilidad. Por ello, ningún vuelo con estos destinos podía salir de su aeropuerto de origen. En 24 horas se cancelaron un total de 540 vuelos y se produjeron 52 desvíos, muchos de ellos a otras islas, por lo que las vacaciones de algunas personas han resultado una auténtica odisea. 

Ningún vuelo con destino a Gran Canaria y Tenerife podrá salir de su aeropuerto de origen: Eurocontrol activa el 'Rate Cero'

Ningún vuelo con destino a Gran Canaria y Tenerife podrá salir de su aeropuerto de origen: Eurocontrol activa el 'Rate Cero'

La familia italiana Herranz es una de las afectadas. El padre, artista de circo, explicaba que ayer debía viajar a Bolonia, pero su vuelo fue cancelado y ahora tendrá que coger otra ruta si quieren volver pronto a su país. Cuentan con un pasaje de Ryanair para este lunes hacia Milán y esperan que salga. “Al coste de una noche más en Gran Canaria, se le suma que tenemos que desplazarnos desde Milán a Bolonia”, señalaba apenado junto a su pareja y su hijo. De momento, han gastado 200 euros más de lo previsto y desconocen por ahora si la compañía les compensará de algún modo. A Hannover viajaba una pareja de alemanes, que celebraban que su vuelo sí que saldría a medio día de este lunes, pero ayer tuvieron que regresar al hotel en vista de que no podían viajar y pagar 50 euros más por persona. 

Los vuelos a Madrid son los que más quejas acumulaban ante el mostrador de Air Europa este lunes. Allí se formaron importantes colas sobre las 11.30 de la mañana por las cancelaciones de este lunes. “No entendemos que si el temporal ya pasó, por qué tenemos que quedarnos aquí un día más. Somos autónomos y estamos perdiendo un día de trabajo”, decía una pareja que se tiene que dirigir a Valladolid, donde residen, una vez aterricen en Madrid. “Hemos tenido que cancelar el AVE y de aquí no nos vamos hasta que la compañía nos dé una solución”, señalaban. A Burgos iba otra pareja muy afectada también por este cambio. En la misma cola, otro afectado enseñaba los papeles de su itinerario de viajes. Su plan era aterrizar este lunes en Madrid y allí viajar a Turquía a vivir sus esperadas vacaciones. “Gracias a que la agencia me ha dicho que me cambia todo de fecha”, afirmaba. 

Al mostrador de Iberia, poco a poco iban llegando afectados. “A mí me han dicho que me cambian el vuelo para el 2 de octubre”, se quejaba una mujer muy angustiada. Justo detrás de ella aguardaban dos jóvenes que debían haber llegado ayer a Gran Canaria. Desde este domingo han vivido una auténtica odisea. Su vuelo, procedente de Barajas, fue desviado a Fuerteventura ante la imposibilidad de aterrizar en Gran Canaria. .

Una vez en el aeropuerto, los jóvenes aseguran que les informaron de que podían quedarse en el avión y regresar a Madrid o quedarse en Fuerteventura con el alojamiento incluido. Sin embargo, no recibieron ni lo uno ni lo otro, tan solo un vale de seis euros para comer. “A las 16.30 nos dijeron que no había hotel para todos”, subraya la joven. Quien decidió cancelar las vacaciones y regresar a Madrid se encontró con que finalmente no saldría el vuelo y quienes prefieron la opción de quedarse en esa isla, tuvo que pagarlo de su bolsillo o escoger la opción de estos jóvenes: venir en barco hasta Gran Canaria. “Nos gastamos 100 euros en un taxi desde el Aeropuerto al Puerto y después 60 euros cada uno en un billete de ferry”, lamentan. 

Se quedarán toda la semana en la isla, aunque apuntan que han disfrutado un día menos de sus vacaciones, el alquiler del coche les saldrá más caro porque ya no disponen de la oferta de siete días y a ello se le suma los gastos de este domingo en Fuerteventura. Ahora, intentarán que se les compense por los perjuicios ocasionados. Otra pareja residente en la isla pero que pensaba volar hoy a Madrid también se encontraba con su vuelo cancelado y sin opciones de poder viajar en una fecha cercana. 

A Fuerteventura también llegó la plantilla del CD Tenerife este domingo, que no pudo aterrizar en Tenerife Norte. El vuelo que transportaba al equipo desde Madrid estuvo en condiciones de hacerlo en su destino original hasta unos veinte minutos antes de tomar tierra, cuando el comandante del avión fue informado de la imposibilidad de hacerlo. Finalmente, los jugadores tuvieron que pernoctar en Fuerteventura. 

Miles de personas atrapadas en la Península 

El cierre de los aeropuertos canarios afectados por el ciclón Hermine sorprendió también a miles de personas en la Península tratando de llegar al Archipiélago este domingo. En el caso de Madrid, la cancelación masiva de todos los vuelos generó colas en todas las terminales pero un desigual trato a los pasajeros, según fuera su compañía aérea y, por supuesto, según la categoría de sus billetes.

Mientras Iberia organizó el domingo por la tarde-noche cenas, traslados y alojamiento para su pasaje de los vuelos con destino a Canarias, Air Europa se limitó a distribuir a sus clientes entre los vuelos ya programados, casi todos con alta ocupación previa, lo que generó que las primeras personas de la larga cola formada ante la ventanilla de la compañía en la zona de facturación de la terminal T2 fueran las primeras en acceder a las primeras plazas libres en los vuelos del lunes y la inmensa mayoría tuviera que conformarse con viajar 48 o 72 horas más tarde.

Las más de 250 personas del vuelo UX9164, con destino a Gran Canaria, que tenía programada su salida a las 15.05 del domingo fueron burladas por el personal de Air Europa con la promesa de que se les facilitarían hoteles y traslados a esos hoteles si acudían primero a las oficinas en la zona de facturación, para lo cual había que abandonar la terminal de embarque, para luego decirles que la solución a sus reclamaciones estaba en la zona de llegadas, para lo que un empleado de la compañía los condujo en excursión y tuvo que franquearles el paso a esa zona restringida del aeropuerto.

A ninguna persona de ese vuelo, ni siquiera a las que viajaban en primera clase, se les ofreció por parte de la compañía ninguna solución que no fuera la de ubicarla en otro vuelo de la compañía. Nada de manutención, alojamiento o traslado a Madrid. Por supuesto quedó descartado para el pasaje cualquier tipo de indemnización dada la naturaleza de la cancelación de los vuelos: motivos meteorológicos.

Muy al contrario que lo que ocurría casi a la misma hora en la terminal T4 del aeropuerto Adolfo Suárez, donde el pasaje de la compañía Iberia con destino a Gran Canaria, Tenerife y La Palma recibía un trato muy distinto. Además de ofrecerle un tentempié alimenticio, se les proporcionó alojamiento y las personas con tarjeta de fidelización de Iberia fueron alojadas en el hotel Meliá Castilla (cinco estrellas), para lo cual se les proporcionó transporte en una guagua. El pasaje fue colocado en listas de espera de los vuelos de este lunes o acomodado en los sucesivos vuelos de la compañía con destino a las Islas. Iberia también corrió con el importe de los taxis de regreso a Barajas.

Afectado por la cancelación de un vuelo de Air Europa también quedó la plantilla de baloncesto en silla de ruedas del BSR ACE Gran Canaria. Su entrenador denunciaba en Twitter que la compañía canceló el vuelo y no entendió la situación especial del equipo, al no reubicarlos en el vuelo del día siguiente y no  ofrecerles comida ni alojamiento. “Inoperante, inadmisible. Si podemos, nunca más con ustedes”, aseguraba Jonay Carballo, que este lunes ha explicado en Radio Marca que ahora la plantilla se encuentra en un hotel costeado por ellos mismos. 

Buscar alojamiento a última hora

''Mi viaje era de Barcelona a Tenerife. Cuando estábamos en el avión, antes de despegar, el piloto nos dijo que no estaba seguro de si podríamos aterrizar en Tenerife'', cuenta Arely. Después de un vuelo en el que reinó la incertidumbre, la joven tinerfeña y su pareja aterrizaron en Lanzarote.

Antes de bajar del avión, el piloto de Vueling les dio dos opciones. La primera, volver de inmediato a Barcelona. Allí la compañía les ofrecería alojamiento hasta que pudieran volver a su casa. La otra alternativa era quedarse en Lanzarote sin que nadie les cubriera los gastos derivados de la incidencia.

''En mi caso, mi pareja y yo decidimos quedarnos en Lanzarote porque estábamos más cerca de nuestro hogar. De la otra manera, habríamos tenido que volver a un sitio donde no conocemos a nadie, además de volver a estar tres horas y media en un avión con mal tiempo, ya que estaba lloviendo y nublado'', recuerda.

Intentar encontrar un alojamiento en Lanzarote para esa misma noche fue una odisea. Los precios por noche no bajaban de cien euros y muchas plazas iban desapareciendo a los pocos minutos ante la desesperación de decenas de viajeros. Estas dificultades llevaron a Arely a intentar comprar un billete hacia Tenerife, pero se habían cancelado los trayectos.

''El inconveniente principal ha sido que no nos han dado nuestras maletas. Nos dijeron que sí, pero cuando nos bajamos del avión en busca de muestras cosas nadie sabía dónde estaban. Preguntamos en la oficina de Aviapartner, ya que son ellos los que llevan los vuelos de Vueling, y tampoco sabían nada'', lamenta.

''Finalmente nos dijeron que las maletas se habían quedado en el avión y que ya no podían sacarlas. Teníamos que optar por volver a Barcelona si queríamos nuestro equipaje. A nuestro pesar, y el de todo el grupo que vivió la misma situación, decidimos irnos a Barcelona, pero después de todo lo ocurrido el piloto dijo que ya no nos podríamos subir tampoco, porque el vuelo estaba cerrado. Es decir, nos dejan en Lanzarote, no nos cubren gastos y tampoco nos dejan nuestras pertenencias, sabiendo que estaban en el avión y que había gente allí con niños y con medicación necesaria'', critica.

Los tinerfeños han comprado ya un billete a su isla para este martes 27. ''Todo esto nos supuso gastos de transporte, alimentación, higiene y estancia, ya que nos quedamos con la ropa que vinimos y nuestra documentación. Todo el grupo afectado en este vuelo ha decidido poner una denuncia a Vueling, por el trato que nos han dado y el descontrol que hemos pasado'', anuncia.

Así se hacen cargo las aerolíneas

También se han producido diferencias entre las compañías en cuanto a vuelos de refuerzo para hacer frente a esta contingencia. Esta tarde saldrá uno de los vuelos de Iberia de Madrid con destino a Gran Canaria, mientras que el de Air Europa tendrá que esperar al martes. Este periódico se ha puesto en contacto con Iberia y Air Europa para conocer qué alternativas han ofrecido a los pasajeros. Air Europa aún no ha contestado, pero Iberia ha respondido por escrito asegurando que está procediendo a reubicar a todos los pasajeros con vuelos cancelados para que puedan llegar a su destino final. Para ello, además de los vuelos programados para hoy (donde han aprovechado las plazas que quedaban libres para reubicar a varios pasajeros), han programado seis vuelos adicionales con más de 1.300 plazas en total (1012 en Gran Canaria y 352 en Tenerife Sur).

En cuanto a los desvíos, la aerolínea especifica que se encarga de  gestionar y asumir los traslados derivados y que también facilita alojamiento a quien lo necesite. Iberia aclara que “en el caso en el que, de manera excepcional, los pasajeros tengan que buscar por sus propios medios el alojamiento, traslado en barco a destino final, manutención, etc. desde la aerolínea se satisfacen los gastos en los que el cliente haya incurrido. Esto ha ocurrido en algunos de nuestros destinos debido a ausencia de plazas hoteleras disponibles en los alrededores”. Por ello, aclara que aquellos pasajeros que hayan asumido los gastos de alojamiento, entre otros, deben enviar las facturas de todos esos gastos a la aerolínea mediante los formularios de la web.

Iberia también aclara que ha puesto en marcha un plan de flexibilización para que cada persona que tenga una reserva para volar hacia o desde Gran Canaria, Tenerife o La Palma, hasta el 27 de septiembre, puede cambiar la fecha de vuelo o solicitar un bono con el importe de su billete para utilizar más adelante. “De esta manera, cada uno tiene la posibilidad de gestionar su reserva en caso de decidir cambiar los planes de viaje debido a la situación meteorológica. Hemos enviado un correo a todos los pasajeros de Iberia Express que tuvieran hoy o mañana un vuelo en alguna de estas rutas, para que tuvieran conocimiento del programa de flexibilización”, apunta. También indica que se han reforzado los equipos con los que cuentan en los aeropuertos y en el Call Center para poder hacer frente a esta situación.

Los vuelos interinsulares han ido recuperando la normalidad a lo largo de este lunes. La compañía Binter ha informado de que con la alerta meteorológica ha cancelado 48 vuelos y se recupera la operativa en los aeropuertos, manteniéndose por ahora suspendidos los que tienen origen o destino La Palma, al menos hasta las 13.00 horas.

En Tenerife Norte se han producido muchos problemas para volar a Barcelona, hacia donde no hay vuelos hasta dentro de una semana incluso. El Hierro, una isla con menos recursos alojativos, el Cabildo ha colaborado en la búsqueda de alojamiento para las personas allí atrapadas.

Etiquetas
stats