Vídeo
Dos activistas interrumpen el pleno del Cabildo de Tenerife: “¡Se están cargando la isla!”

La presidenta del Cabildo de Tenerife, Rosa Dávila

Tenerife Ahora

0

Dos activistas fueron expulsadas de la sesión extraordinaria del Cabildo de Tenerife celebrada este viernes en la que se aprobó por unanimidad instar al Consejo Insular de Aguas a que inicie los trámites para declarar la emergencia hídrica en la isla. Las dos mujeres fueron finalmente desalojadas por interrumpir a la presidenta insular, Rosa Dávila (Coalición Canaria), mientras gritaban “los canarios dicen basta, se están cargando las islas”.

En referencia al actual modelo turístico tinerfeño, estas ciudadanas se preguntaban si el Cabildo de Tenerife “seguirá promoviendo macroproyectos turísticos”, y si el plan de emergencia de agua para el campo y la declaración de emergencia hídrica en la isla también provocará cortes de suministros en las zonas turísticas.

“Los canarios dicen basta, dejen ya su modelo de crecimiento brutal, se están cargando las islas”, espetó una de ellas, que recordó que mientras escasea el agua, el Cabildo sigue apostando por macroproyectos turísticos como Cuna del Alma y el Hotel en La Tejita. Cabe recordar que recientemente también se ha llegado a un acuerdo en el sur de la isla para construir una nueva ciudad en Los Cristianos, una zona ya masificada turísticamente, además de los proyectos para ampliar la capital, Santa Cruz de Tenerife, hasta casi el doble del suelo ya existente en la zona centro.

“Si quieren cortar el agua, córtenla en los hoteles”, pidieron mientas Dávila repetía en que había un acuerdo por unanimidad en la cámara y pedía con insistencia el desalojo de estas personas: “Si quieren montar un espectáculo, no lo hagan en el Cabildo insular de Tenerife”, les dijo.

La ciudadana, ante el estupor de Dávila, que repetía que no tenía el uso de la palabra, exclamó con vehemencia que los turistas consumen “hasta 6 veces más agua que nosotros, los residentes”, por lo que es un sinsentido declarar la emergencia hídrica mientras se llenan piscinas y jacuzzis en los hoteles. Tras los intentos por parte de Dávila para acallar, la mujer exclamó que su reivindicación no responde a “estar loca” y afirmó hablar en nombre de “mucha gente”.

Rosa Dávila, finalmente, pidió su desalojo del salón de plenos mientras esta continuaba manifestándose, y dada su persistencia, la presidenta acabó pidiendo un receso. 

Ante el inicio de la tramitación para declarar la emergencia hídrica son ya dos municipios los que han restringido el uso del agua entre sus vecinos, Fasnia y Granadilla. Por ahora ni los municipios más poblados ni los más turísticos han adoptado medidas para reducir el consumo de agua.

Etiquetas
stats