“Santa Cruz no puede prescindir de los tres millones en impuestos que paga la refinería”

Cristina Tavío candidata por el PP a la Alcaldía de la capital tinerfeña.

Cristina Tavío ha estrenado página web y con ella ha dado el pistoletazo de salida a su campaña personal en pos de la Alcaldía de Santa Cruz de Tenerife. Asegura que los últimos cuatro años en la oposición le han madurado como política, y que si ya estaba preparada para coger el bastón de mando en 2011, cuando fue la más votada en las urnas, ahora lo está mucho más.

En su programa hay dos pilares fundamentales: atajar el problema de la vivienda desde todos sus ángulos, y sacar de ese sector 800 puestos de trabajo mediante la rehabilitación de inmuebles, además de potenciar el macizo de Anaga para lograr la capitalidad verde europea en 2019.

Insiste en remodelar la ciudad, en reorganizarla, pese al poco espacio que le queda a Santa Cruz de Tenerife para crecer, con la refinería en pleno centro urbano. En este punto, Cristina Tavío es clara en la entrevista que mantuvo con Tenerife Ahora: "Yo no soy quien para decir dónde debe estar la refinería, pero a día de hoy el Ayuntamiento no puede prescindir de los tres millones que le aporta en impuestos al año, que son 20 millones en total para todo el Gobierno”.

"No me creo que estemos pensando en que, a día de hoy, podamos renunciar a una reserva estratégica nacional, porque poca gente sabe que nuestra refinería es base de una sede de petróleo nacional. Lo que necesitamos es ponernos de acuerdo en que su uso sea lo más compatible posible con la ciudad que tiene al lado”, añade. “Aparte de que tampoco podemos prescindir de lo 274 puestos de trabajo que ha creado”.

No solo eso, sino que la refinería "es la más ecológica", dice.

En cuanto a vivienda, se compromete a reducir a 30 días la concesión de licencias de obra mayor y a eliminar la licencia de obras menores, además de bonificar en un 95 por ciento el impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras para las que se realicen en inmuebles históricos o generen empleo, y rebajar a la mitad el impuesto para las demás.

Para conseguirlo, repite equipo con la mayor parte de concejales que han formado el grupo municipal popular en la oposición. Compañeros, comenta, a los que estos últimos cuatro años “también los ha mejorado”.

Una gestión "nefasta"

Uno de sus compromisos es rehabilitar o renovar, en dos años, 1.409 viviendas en barrios populares, como Ofra, La Salud, Cuesta Piedra, El Toscal o Santa María del Mar, y con ello, crear esos 800 puestos de trabajo en un sector, el de la construcción, en el que sostiene que el Gobierno local ha actuado rematadamente mal.

"Algunos barrios llevan diez años esperando que se rehabiliten sus viviendas, pero no ha sido una prioridad para el Ayuntamiento. Un objetivo político de primer orden es que las casas no se caigan. Desde 2005, cuando se empezó a ver la crisis en el sector de la construcción, el Gobierno nacional ideó un sistema para fomentar la rehabilitación, sobre todo para los parques de viviendas que se construyeron con el anterior régimen. Muchas casas de Santa Cruz de Tenerife las hizo el Mando Económico. Y se caen. El gran fracaso de gestión en este Ayuntamiento, en 35 años de Coalición Canaria, es en la vivienda. Y la gestión de alquileres sociales no puede ser peor".

La candidata a la Alcaldía afirma que las modificaciones constantes del Plan General de Ordenación Urbana, que tanta polémica ha levantado en la capital tinerfeña en esta legislatura y en la anterior, con miles de viviendas en fuera de ordenación y proyectos de construcciones en laderas de barrancos, espacios protegidos o zonas no urbanizables, como la trasera de la playa de Las Teresitas, han dejado en la gaveta los planes de rehabilitación.

"No es excusa porque se podían haber hecho modificaciones parciales del Plan General, como propuso el PP, y no haber perdido dinero. La tragedia es que desde hace más de dos años hay más de tres millones de euros para arreglar las casas y no se ha podido hacer nada. Muchas comunidades de vecinos han aportado ya el 10 por ciento que les corresponde…Pues bien, a día de hoy el Ayuntamiento no tiene el dinero del Gobierno de Canarias, ni el dinero del Cabildo de Tenerife, y hemos logrado que este año, por fin, se presupuestara la parte que le corresponde poner al Ayuntamiento", recalca.

Cristina Tavío quiere mostrarse "positiva" en la entrevista, pero no es fácil cuando se hace balance de estos últimos años, al menos en los aspectos sociales. "No le puede sorprender a ningún chicharrero que ponga el énfasis en el área de vivienda. Muchas casas, por ejemplo en Cuesta Piedra, tienen grietas, y como tengo arquitectos en mi equipo, sé bien lo que eso significa, pero por denunciarlo en los plenos me han llamado enredadora".

Y sigue: "Lo cierto es que en Las Palmas de Gran Canaria se están ejecutando los planes de rehabilitación, y en la isla de La Palma, y en Candelaria y en Arona. Santa Cruz ha perdido al menos 800 puestos de trabajo en el sector de la construcción, que es clave porque es en el que más parados tenemos, pero como esas personas no están en las obras, están en los bares tomando cerveza por las mañanas, porque no tienen trabajo”.

"Si entran okupas, al menos las cañerías funcionan"

Tampoco se puede ser muy optimista si se analiza la gestión en los servicios sociales, en concreto, la gestión del IMAS. La falta de alquileres sociales sería uno de los muchos puntos en los que este organismo ha hecho aguas. Cristina Tavío coincide con este planteamiento.

"Más de 70 familias de Añaza han recibido un aviso de desahucio porque el Ayuntamiento ha incumplido el pago del alquiler que se tenía acordado. Sin embargo, el alquiler mensual del Instituto Municipal de Atención Social, el IMAS, son 11.000 euros mensuales, que son unos dos millones de euros en cuatro años. Con eso hubiéramos pagado un alquiler social a 800 familias y se habrían evitado esos avisos de desahucios, porque los bancos son los más interesados en que las casas se alquilen, porque les suponen un gastos también, y si encuentran quien pague el alquiler social hasta que el beneficiario pueda incorporarse al mercado laboral, pues mejor".

Y añade: "Gestionar bien no tiene ideología, ni es de izquierdas ni de derechas, es hacer algo, es promover el acceso a esas viviendas vacías que, además son un foco de insalubridad. Si entran okupas al menos las cañerías funcionan, pero eso no debería ser así, el Gobierno debería ir por delante y evitar que se den estas situaciones".

Tavío asegura que se ha intentado dar una imagen de ella de frustración. "Es una imagen falsa. Me siento orgullosa de haberme convertido en la voz de muchas personas en su barrio. Ha sido lo más bonito. Eso, y de que me vean como alguien accesible. Las mujeres dedicamos tiempo a los pequeños detalles porque los pequeños detalles sumados son los que hacen una obra perfecta".

Asegura también estar "encantada" con el panorama que se avecina, con nuevas fuerzas políticas que, si las encuestas no fallan, seguro que estarán sentadas en el salón de plenos.

"Me parece positivísimo que la gente de el salto adelante en la política. Antes te decía que no se sabe lo duro que es. En mi opinión, en la próxima legislatura tenemos dos retos importantes: lograr entre todos que la crisis no se convierta en crónica, y que los grandes asuntos de Santa Cruz salgan por consenso, con todas las fuerzas políticas. Hay que convencer, persuadir, y yo haré que ese proyecto de ciudad que tengo para Santa Cruz, que no tiene un matiz ideológico, sea asumido por sindicatos, por otros partidos y organizaciones sociales. No me importará compartirlo y hacerle los cambios necesarios".

Por cierto, ¿llevará escolta, como José Manuel Bermúdez? "No. Esos policías tienen que estar en otros sitios. Yo soy una líder del PP y no los llevo".

Etiquetas
Publicado el
9 de abril de 2015 - 00:46 h

Descubre nuestras apps

stats