El interventor cuestiona gastos sin control de 630.000 euros con tarjetas de crédito en empresas públicas del Cabildo de Tenerife

Sede del Cabildo de Tenerife.

Doce entidades dependientes del Cabildo de Tenerife gastaron más de 630.000 euros mediante el uso de tarjetas de crédito en los ejercicios 2015 y 2016, una práctica cuestionada por el interventor general por la falta de medidas para fiscalizar los pagos, según publica Mírame TV. El descontrol es tal que, mientras que grandes empresas como Titsa no disponen de dinero de plástico, una fundación como Bioavance desembolsó por esta vía más de 74.000 euros, el 10% de todo su presupuesto.

Según recoge un informe elaborado por el interventor general del Cabildo, en base a los datos aportados por la auditoria realizada por Peraza y Compañía SL, la mayoría de los pagos con tarjetas de crédito se destinan a viajes, comidas y alojamientos. El funcionario concluye que no consta "una justificación del interés insular existente en la realización de dicho gasto" y hace hincapié en la "discrecionalidad" con la que se utiliza el dinero de plástico en los entes externos del Cabildo.

El problema, como señala el interventor en su escrito, radica en que la Corporación insular "carece de regulación" de las entidades dependientes y los cargos públicos que pueden hacer uso de las tarjetas de crédito. Mientras que los gastos protocolarios y anticipos de caja fija del Cabildo están tasados en la normativa interna, donde se define la naturaleza y la justificación que pueden tener, no existe nada que permita controlar los pagos que se llevan a cabo en las empresas externas.

En los informes provisionales emitidos por algunas de las entidades auditadas se avala, mediante la firma del gerente, que los pagos realizados con tarjetas de crédito "se corresponden con gastos propios de la actividad de la entidad". Es el caso de las empresas Sinpromi, Auditorio de Tenerife, Ideco, Turismo de Tenerife, Cultesa y Recinto Ferial. Para el interventor, esta justificación no es suficiente porque la falta de regulación impide que se pueda corroborar si el desembolso realizado se ajusta a "necesidades propias y exclusivas, de acuerdo con sus fines estatutarios".

Bioavance

Al funcionario le llaman "poderosamente la atención" los más de 74.000 euros gastados durante 2015 y 2016 en "comidas, equipos informáticos y viajes" por la Fundación Bioavance, un órgano creado por el Cabildo de Tenerife para asistir a la Universidad de La Laguna en el ámbito de la investigación biomédica. El interventor destaca que el desembolso, "cuando se analiza en contraste con el presupuesto anual de la entidad", supone el 10% de todo su Plan de Actuación, Inversiones y Financiación (PAIF). En el caso de Metropolitano, que realizó pagos con dinero de plástico por valor de 64.000 euros, la cifra supone solo el 0,01% de sus cuentas anuales.

Aunque se trata de una de las entidades dependientes del Cabildo de menor tamaño, la Fundación Bioavance fue la segunda con mayor gasto en tarjetas de crédito durante los ejercicios 2015 y 2016, solo superada por Turismo de Tenerife, que utilizó esta vía para realizar pagos por valor de 362.000 euros bajo los conceptos de "viajes, traslados y comidas en restaurantes".

Ante la falta de control de este tipo de pagos, el interventor pide al actual Gobierno insular en su escrito que "regule la posible existencia y empleo de tarjetas de crédito en las entidades que componen el sector público, limitando su uso exclusivamente reservado a supuestos con carácter excepcional", al igual que ha hecho con los gastos protocolarios y los anticipos de caja.

El funcionario también solicita que, si el pleno del Cabildo de Tenerife lo considera necesario, se contrate a una firma privada de auditoría para realizar una actuación específica "con el objeto de determinar si los gastos" realizados con tarjetas de crédito de las entidades externas "se corresponden, en cada caso, con gastos propios de la actividad del ente".

Así se reparte y se justifica el desembolso de más de 630.000 euros entre las doce entidades del Cabildo que utilizaron tarjetas de crédito como medio de pago durante 2015 y 2016:

  • TURISMO DE TENERIFE: 362.258 euros en viajes, traslados y comidas en restaurantes.
  • BIOAVANCE: 74.273 euros en comidas, equipos informáticos y viajes.
  • METROPOLITANO: 64.366 euros en desplazamientos, alojamientos y pequeñas compras para realizar comprobaciones de pagos en cajeros de bonos de tranvía.
  • EMPRESA INSULAR DE ARTESANÍA: 42.811 euros en viajes y traslados.
  • CANALINK: 31.429 euros en viajes y estancias del consejero delegado.
  • ITER: 21.631 euros en componentes informáticos, viajes, comidas y compras en marketplaces.
  • IDECO: 12.509 euros en compra de productos alimenticios para la animación sociosanitaria en centros de mayores.
  • AUDITORIO DE TENERIFE: 7.777 euros en publicidad en redes sociales.
  • TENERIFE RURAL: 4.758 euros en publicidad y pequeñas compras.
  • RECINTO FERIAL: 4.709 euros en comidas en restaurantes y licencia de software.
  • SINPROMI: 3.551 euros en viajes, hoteles, comidas en restaurantes y licencia de software.
  • CULTESA: 1.058 euros en viajes y alojamientos.
  • PARQUE CIENTÍFICO Y TECNOLÓGICO: 75 euros en una licencia informática.
Etiquetas
Publicado el
3 de diciembre de 2020 - 22:59 h

Descubre nuestras apps

stats