Cinco municipios del sur de Tenerife han disparado su población entre un 110% y un 240% desde el año 2000

El turismo y la actividad económica que genera es el factor principal que explica la evolución demográfica reciente en Canarias

La población censada en el municipio de Adeje, al sur de Tenerife, creció de 14.007 a 47.869 personas entre los años 2000 y 2019, lo que significa un alza relativa del 241%, según los datos tabulados por el Instituto Canario de Estadística (ISTAC) a partir de los registros del Padrón Municipal de Habitantes. En ese mismo período el aumento regional fue del 25,4% -Canarias pasó de 1.716.276 a 2.153.389 residentes- y el 29,3% a nivel insular (de 709.365 a 917.841). El descomunal incremento de Adeje, por el cual ascendió del puesto 26 al 10 entre las localidades canarias más populosas,  evidencia el vínculo entre turismo y demografía, extensivo al conjunto del archipiélago.

Prácticamente el 75% de los ayuntamientos del archipiélago (65 de los 88) anotan aumentos en su padrón de habitantes desde el año 2000 hasta ahora.

En la relación de los diez municipios con mayor incremento poblacional en lo que va de siglo, además de Adeje, se incluyen otros cuatro tinerfeños, tres de Fuerteventura y dos en Lanzarote, todos ellos marcados por el protagonismo turístico de sol y playa y su impacto paralelo en la expansión de la demanda alojativa y residencial.

Así, San Miguel (con un 185% de crecimiento), Granadilla (147%), Arona (111) y Candelaria (110%) ocupan los puestos tres, seis, siete y ocho en el top ten de alzas relativas de población en Canarias; la expansión de los tres primeros ligada más a la demanda del turismo extranjero, mientras que en Candelaria se explica también como zona residencial del área metropolitana. Los municipios majoreros de Antigua, La Oliva y Puerto del Rosario se sitúan en el cuarto, quinto y noveno lugar de la lista, con crecimientos del 158, del 151 y del 92% respectivamente en los habitantes censados. Yaiza es la segunda localidad de un mayor incremento poblacional –el 220%- entre 2000 y 2019, y Teguise, también en Lanzarote, cierra el ránking con un 83% más.

En cifras absolutas, la población censada hasta el pasado año en estos diez municipios de mayor crecimiento era de 47.689 personas en Adeje, 16.571 en Yaiza, 20.886 personas en San Miguel, Antigua, 12.461; La Oliva, 26.580; Granadilla, 50.146 residentes; 81.216 personas censadas en Arona, 27.985 en Candelaria, 40.753 en Puerto del Rosario, y 22.342 en Teguise.

Cinco ayuntamientos de Tenerife, cuatro de Gran Canaria y uno de Lanzarote -su capital, Arrecife- integran la lista de los más populosos del archipiélago hasta el pasado año. La relación la encabeza Las Palmas de Gran Canaria (con 379.925 personas censadas) seguida por Santa Cruz de Tenerife (207.312), La Laguna (157.503), Telde (102.647), Arona (81.216), Santa Lucía de Tirajana (73.328 personas), Arrecife (62.988), San Bartolomé de Tirajana (53.443), Granadilla (50.146) y los 47.689 habitantes censados en Adeje. Todos estos municipios aumentaron su población en las últimas dos décadas salvo Santa Cruz de Tenerife, que perdió alrededor de 8.000 habitantes en ese intervalo.   

Por islas, las mayores alzas se dan en Fuerteventura y Lanzarote (94 y 58%) que en ambos casos significan unos 56.000 nuevos residentes; son también las únicas que registran crecimientos en todos sus padrones municipales.  Por detrás, Tenerife (29% más), El Hierro (28%), La Gomera (17,5%), Gran Canaria (14,8%) y La Palma, que se estanca en términos demográficos (un 0,2%) en los últimos veinte años.

Tenerife continúa siendo la isla más poblada, desde que en 2002 rebasó a Gran Canaria, para anotar en 2019 un total de 917.841 residentes, seguida de Gran Canaria (851.231), Lanzarote (152.289), Fuerteventura (116.886), La Palma (82.671), La Gomera (21.503) y El Hierro (10.968 personas). La Graciosa no figura en este listado por cuanto sus 737 habitantes se adscriben administrativamente a Lanzarote, como parte del municipio de Teguise.

Despoblación por comarcas

De igual manera, los descensos de población durante este periodo en los territorios insulares se explican en buena medida por problemas de comunicación y un menor apego al sector turístico en su amplio espectro (hostelería, comercio y construcción), motor económico y fundamental generador de empleo. La despoblación, de hecho, puede observarse en muchos casos desde una escala comarcal.

Entre 2000 y 2019, siete municipios de las cumbres y comarcas del norte y oeste de Gran Canaria contabilizaron descensos acumulados en sus respectivos censos de población. Artenara apuntó una caída relativa del 32%, la mayor de Canarias, seguido de cerca por Tejeda (-26%), Moya (-11%), Aldea de San Nicolás y Valleseco, con el 7 y el 6% de recorte, y Agaete y Santa María de Guía, con despoblamientos menos pronunciados, del 1,4 y 1,3%).

Otros siete municipios palmeros –la mitad de la isla- vieron también disminuir su  población, destacando por su caída Tazacorte, con un 25,6% menos, junto con Tijarafe (-5,2), asimismo en el oeste, Santa Cruz de La Palma (-13,7) al este y Fuencaliente (-4,3) en el sur. Llama la atención la depresión demográfica acumulada en los últimos veinte años por la comarca norte de La Palma: San Andrés y Sauces y Barlovento anotan mermas de casi el 22%, y en Garafía es del 17%; una quinta parte menos de población.

En Tenerife ocurre una circunstancia similar. Los cuatro municipios de la Isla Baja, en el noroeste, redujeron su población entre 2000 y 2019 en términos relativos que  alcanzaron descensos del 11,3% en Garachico, el 7,9% en El Tanque, 7,4% en Los Silos y del 7% Buenavista. La otra localidad que anota una disminución en la isla en ese tiempo es la capital, cuya merma se sitúa en el 3,6%. Hermigua y Agulo son los dos municipios gomeros que computan descensos, ambos en el norte, con una reducción de empadronados del 14% y el 4%.

Entre las 23 localidades que apuntan descensos en ese periodo está Frontera, en El Hierro, cuya caída del 16,3% es consecuencia de la desagregación de El Pinar en 2008 como nuevo ayuntamiento. El Pinar, entre tanto, cae apenas un 0,2% en los once años de experiencia municipal; de 1.874 a 1.870 habitantes.

Tres palmeros, dos gomeros, otros dos de Gran Canaria y uno de Tenerife, El Hierro y Fuerteventura componen el listado de los diez municipios con menos habitantes en el archipiélago, según los mismos datos de 2019. Betancuria es el menos poblado, con 758 personas censadas el pasado año, aunque anota un crecimiento relativo del 12% desde 2000. Por encima de la localidad majorera se sitúan Artenara (1.069 empadronados en 2019), Agulo (1.096), Garafía y Vilaflor (1.667 habitantes en los dos pueblos), Fuencaliente (1.722), Hermigua (1.832), El Pinar (1.870), Barlovento (1.876) y Tejeda (1.909).

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats