Ruta por el sur de Lanzarote: tradición e historia entre el mar y el volcán

Charco de los Clicos, una de las imágenes paradigmáticas de la isla de Lanzarote.

Con el epicentro en Playa Blanca, uno de los enclaves turísticos más importantes de Canarias, el sur de la Isla de Lanzarote es, como el resto de la isla, una verdadera caja de sorpresas. A dos pasos del Parque Nacional de Timanfaya y con el atractivo de playas espectaculares como las del Papagayo, el sur es una buena base de operaciones para conocer la isla. Las distancias desde esta urbanización al resto de atractivos lanzaroneños (a 19,8 kilómetros de Timanfaya; 33 km de Arrecife y a 68,6 km del Puerto de Órzola en el extremo norte) son pequeñas y permiten llegar hasta cualquier rincón en un lapso de tiempo nunca superior a la hora en coche. También se puede acceder desde Playa Blanca a la Isla de Lobos, impresionante islote situado a medio camino entre las islas de Lanzarote y Fuerteventura. Viajar Ahora te desgrana todo lo que tienes que ver en el extremo sur de la isla para que no te dejes ningún rincón sin visitar.

Una ruta por el norte de la Isla de Lanzarote

Una ruta por el norte de la Isla de Lanzarote

Playa Blanca y alrededores : La urbanización turística cuenta con algunas de las playas más frecuentadas de la isla y también sirve de acceso hacia la espectacular Punta del Papagayo, uno de los trozos de costa más bonitos de Canarias en las que se alternan grandes playas como Playa Mujeres o El Rubicón como antesala de la Playa del Papagayo, cala perfecta de arena clara enclaustrada por dos morros de piedra volcánica que conforman una de las mejores postales de la isla y del Archipiélago. El acceso en coche a esta parte de la costa conejera (gentilicio popular de Lanzarote) se hace a través de la rotonda de la Avenida de Femés (ver mapa) y aunque la carretera es de tierra se encuentra en muy buen estado ( se paga una entrada por vehículo que da derecho a parking). A pie o con bicicleta se puede hacer desde la Calle Las Palmeras.

Justo entre la Playa de El Rubicón y la Playa del Papagayo se encuentran los restos de San Marcial del Rubicón, importante yacimiento arqueológico que guarda las huellas más antiguas de la presencia europea en el Archipiélago canario. En sus más de 2.500 metros cuadrados de superficie se pueden ver los restos de una torre defensiva, varias albercas y una necrópolis. San Marcial del Rubicón fue el primer asentamiento de los europeos en Canarias y campamento militar del ejército normando que en 1405 inició la conquista de las islas para la Corona de Castilla. Otro punto importante vinculado a la historia más convulsa del Archipiélago es el Castillo del Águila o de Las Coloradas (Acceso por Calle del Castillo –Playa Blanca-), antigua batería artillera del siglo XVIII que formaba parte de la red de fortificaciones que defendían la isla ante el ataque de piratas o potencias extranjeras.

Subiendo hacia Femés y Yaiza : La carretera que sale de Playa Blanca escala de manera rápida hacia las alturas de Femés, uno de los pueblecitos más auténticos de la isla. Desde el Mirador de Femés (Plaza de San Marcial), a más de 450 metros sobre el nivel del mar, se pueden ver impresionantes vistas sobre la costa sur de la isla, Lobos y el norte de la vecina Fuerteventura. Y el propio pueblo es una auténtica delicia que sigue las pautas de las poblaciones rurales lanzaroteñas. La pequeña Iglesia de San Marcial del Rubicón ocupa el centro de una población de poco más de cuatro o cinco calles cuajadas de de casitas blancas pulcramente cuidadas. Es la antesala del precioso pueblo de Yaiza a la que accederemos a través de la carretera LZ-702 tras atravesar la también pintoresca Uga, a las puertas del alucinante Paisaje Agrícola de La Geria alucinante Paisaje Agrícola de La Geria .

Yaiza es uno de los pueblos con más tradición de la isla y de los que con más ahínco han preservado su patrimonio histórico y artístico. Situada al borde del Parque Nacional de Timanfaya, la ‘capital del sur’ también articula su pequeña y coqueta trama urbana en torno a su iglesia. La Parroquia de Nuestra Señora de Los Remedios (Dirección: Plaza de Yaiza, 13; Tel: (+34) 928 830 106); E-mail: info@parroquiadeyaiza.org) es uno de los edificios más antiguos de la isla y también uno de los mejores ejemplos de arquitectura religiosa tradicional de Lanzarote. Entre sus tesoros destaca el impresionante artesonado mudéjar (que es el original) y un lienzo barroco dedicado a la virgen. Muy cerca se encuentra la Casa de la Cultura Benito Pérez Armas (Dirección: Plaza de los Remedios, 1; Tel: (+34) 928 830 275; Horario L-V 8.00 – 15.00 y 16.00 – 19.00), una de las mejores muestra de casona canaria de la comarca.

La costa junto al volcán

En la ruta que te propone Viajar Ahora pasaremos junto al borde sur del Parque Nacional de Timanfaya. Salimos de Yaiza a través de la calle Vista y tomamos la LZ-704 hasta El Golfo. El paisaje muestra aquí las huellas aún humeantes de las erupciones que el siglo XVIII dieron lugar al célebre espacio natural. En poco más de seis kilómetros estamos en el pueblecito de pescadores de El Golfo, un sitio sencillamente increíble que sirve de puerta de entrada a uno de los trozos de costa más inquietantes y bellos del Archipiélago canario. A dos pasos del pueblo, por ejemplo, se encuentra el Charco de los Clicos, otra de esas postales paradigmáticas de Lanzarote. El también llamado Charco verde es una laguna de aguas salobres cuajada de algas. El intenso color verde esmeralda contrasta con los tonos negros y rojizos de su entorno volcánico.

No es la única joya natural de la zona. Siguiendo por la LZ-703 (en dirección al sur) nos toparemos con la coqueta Playa Bermeja y los impresionantes Hervideros, cuevas de origen volcánico a ras del mar que literalmente ‘hierven’ al recibir el impacto de las olas. Es un espectáculo que bien merece la pena. Y sólo un poquito más allá se encuentran las Salinas del Janubio (Acceso: LZ-703 y LZ-2; Tel: (+34) 928 804 398; Horario: L-D 7.00 – 14.30; E-mail: pedidos@salinasdejanubio.com), una de las pocas industrias salineras tradicionales que permanecen en activo en el Archipiélago. El lugar, más allá de su espectacularidad paisajística e importancia etnográfica y patrimonial, permite conocer el proceso de producción de sal. El producto que se obtiene en este tipo de salinas es de primerísima calidad y, también, es un estupendo suvenir.

Etiquetas
Publicado el
5 de agosto de 2016 - 22:37 h

Descubre nuestras apps

stats