La portada de mañana
Acceder
La derecha tiene un 87% de posibilidades de lograr la mayoría absoluta el 4M
Arranca la vacunación contra la COVID de enfermos crónicos
Opinión - El 'atado y bien atado' era esto, por Rosa María Artal

Santa Eulalia de Bóveda: un templo romano original a diez minutos del centro de Lugo

Santa Eulalia de Bóveda (Lugo). Muchos arqueólogos defienden que es el templo romano mejor conservado de España.

Un unicum. Con esas palabras se conoce a los edificios de tiempos de romanos que son únicos en su especie. Son raros los casos a lo largo y ancho de todo el territorio que ocupo el Imperio Romano; pero en Galicia tenemos uno de esos ejemplos escasos de supervivientes superlativos. No por la grandeza de su fábrica o por el tamaño. Porque esta pequeña construcción que se encuentra a 14 kilómetros de la ciudad de Lugo es una cosa chiquita. Santa Eulalia de Bóveda se convirtió en Iglesia casi desde los primeros momentos de la oficialidad del culto cristiano en la vieja Roma. Y por eso, y porque el lugar no es más que una pequeña aldea, se salvó de mil reformas o de la piqueta de algún fanático. Sigue ahí. Desde el siglo III, cuando se construyó. Para muchos estamos ante un templo consagrado a la diosa Cibeles o al dios Mitra. Un lugar especial que cumpliría la función de Taurobolio, es decir, un lugar dónde se realizaban sacrificios de toros, un ritual habitual que se vincula a las figuras de los dos dioses anteriormente mencionados. Para otros es un monumento funerario erigido por alguna familia de notables locales.

Del primitivo templo o tumba romana queda su planta baja; la superior fue convertida en Ermita cristiana, quedando el espacio inferior como cripta y baptisterio. Pero, felizmente, este espacio sobrevivió al paso de los siglos, algo que no sucedió con la parte superior del edificio. La remodelación de la iglesia en el siglo XVIII provocó el hundimiento de la parte central de la bóveda y obligó a construir un nuevo templo a la vera del antiguo edificio romano. Por suerte, la antigua cripta no fue demolida aunque quedó seriamente dañada. En 1917 se ‘redescubrió’ el viejo templo y fue objeto de trabajos de limpieza y restauración previos a su declaración como monumento nacional.

Lo que nos queda del antiguo templo es un espacio abovedado al que se accede a través de un arco de herradura (los expertos no coinciden en si su origen es romano o visigodo) precedido de un pequeño nártex con dos columnas. A ambos lados de la puerta hay dos vanos adintelados mediante vanos triangulares que sirven de ventana. En las piedras de esta portada sencilla pueden verse varios bajorrelieves. Como sucede con otras partes del edificio, la filiación de las esculturas no suscita una opinión unánime. Unos dicen que los bajorrelieves son romanos y confirman la relación con Cibeles y otros aseguran que son posteriores (cristianos).

En el interior destacan sus pinturas murales. Los frescos representan a las sibilas (profetisas) representadas a través pinturas muy realistas y detalladas de faisanes, perdices, gansos, pavos reales y otras aves. Muchos aseguran que estas pinturas son medievales (aunque de influencia clásica), pero otros expertos discrepan y mantienen que son la más extraordinaria de muralismo romano que queda en suelo español. Tres columnas -no está claro que este fuera su lugar- custodian una gran piscina que servía, sgún los defensores de la teoría del Taurobolio, para recoger la sangre de los sacrificios que se realizaban en el piso superior. Esta cripta se encuentra por debajo del nivel del suelo con el objeto de conducir hasta la pila central alguna corriente de agua subterránea y facilitar la limpieza del lugar y de los que recibían, sobre su cabeza, el ‘bautismo de sangre’. De confirmarse la consagración a Cibeles o Mitra, el uso de la pila como baptisterio cristiano supondría una continuación del uso ritual del espacio más allá de las diferencias entre las dos religiones.

DATOS PARA LA VISITA

Iglesia de Santa Eulalia de Bóveda: Bóveda de Mera, sn –Bóveda de Mera (Lugo)-; Teléfono: (+34) 982 160 124; E-mail: No consta; No tiene centro de visitantes.

Cómo llegar: Bóveda de Mera es una pequeña aldea situada a 14 kilómetros de Lugo. El acceso en vehículo privado se hace a través de la carretera vecinal LU-P-2903 con conexión directa con la LU-232. La empresa de autobuses Mourenza Pardo conecta Bóveda de Mera con la Estación de Autobuses de Lugo. La capital lucense está conectada por tren de Media Distancia con La Coruña y Monforte de Lemos (con conexiones con el resto del país).

Horario del monumento: Del 16 de septiembre al 15 de junio, de martes a viernes de 8:00 a 15:00 horas y sábados: de 10:00 a 14:00 horas. Cerrado los domingos, lunes y festivos: Cerrado. Del 16 de junio al 15 de septiembre de martes a viernes de 8:30 a 14:30 horas y sábados de 10:00 a 14:00 horas. Cerrado los domingos, lunes y festivos.

Precio de la Entrada: Gratuito

Patrimonio Mundial de la UNESCO: No

Fotos bajo Licencia CC: Jim Anzalone; amaianos; José Antonio Gil Martínez

Etiquetas
Publicado el
28 de enero de 2021 - 21:33 h

Descubre nuestras apps

stats