eldiario.es

Menú

Andalucía Andalucía

Instituciones Penitenciarias investiga supuestas agresiones a presos en la cárcel de Morón

La Oficina del Defensor del Pueblo ha sugerido la realización de una investigación "en profundidad" en la prisión sevillana

- PUBLICIDAD -
El centro penitenciario Sevilla II / Imagen: Ministerio del Interior

El centro penitenciario Sevilla II, ubicado en Morón / Imagen: Ministerio del Interior

Inspectores de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias se han trasladado a la cárcel de Morón de la Frontera (Sevilla) después de que la Oficina del Defensor del Pueblo le sugiriera la realización de una investigación "en profundidad" en esta prisión tras detectar la existencia de partes de lesiones que recogen alegaciones donde los internos afirman haber sido agredidos por funcionarios.

En este sentido, fuentes penitenciarias han informado a Europa Press de que, tras conocer la sugerencia de la Oficina del Defensor del Pueblo, un grupo de inspectores de este departamento se trasladó a la cárcel de Morón de la Frontera para investigar estas supuestas agresiones, de manera que en estos momentos queda pendiente la redacción de las conclusiones de ese informe.

Según advierte la Oficina del Defensor del Pueblo en el Informe anual de 2015 sobre el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura, consultado por Europa Press, durante el pasado año se realizó una visita a la prisión de Morón, donde se entrevistó "reservadamente" a una selección de internos que habían sido sometidos a medios coercitivos y que "refirieron haber sufrido malos tratos" con ocasión de su aplicación.

En este sentido, precisa que, durante el examen de documentación en esta cárcel, se detectó además la existencia de partes de lesiones que reflejaban en el apartado de alegaciones de los internos que éstos afirmaban haber sido agredidos por funcionarios, "a pesar de lo cual no constaban actuaciones" por parte de la institución penitenciaria "para contrastar la veracidad de dichas alegaciones", lo que "fue confirmado por la dirección del centro, que se limita a remitir los partes de lesiones a la autoridad judicial".

Así, y según recoge este informe anual, por parte de la Oficina del Defensor del Pueblo se efectuó una sugerencia, "que ya ha sido aceptada", para que por parte de los servicios centrales de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias se lleve a cabo una investigación "en profundidad" sobre esta prisión.

De igual modo, se formuló una segunda sugerencia a fin de que en esta prisión se planificasen acciones integrales con el objetivo de disminuir "los incidentes y la conflictividad existente" y de que se potenciasen los cursos al personal sobre resolución pacífica de conflictos e intervención en crisis y técnicas verbales y no verbales para abortar "episodios incipientes de agresividad sin tener que adoptar medios coercitivos".

AUTOLESIONES

En otro punto de la memoria, la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, se refiere a las autolesiones, que "en ocasiones" tienen lugar "como expresiones de angustia incoercible que no reciben un adecuado tratamiento médico o psiquiátrico y, en otros casos, se trata de una forma de expresar demandas a la institución relacionadas con derechos (atención en salud, visitas y contactos con familiares, cambios de módulo o de compañeros de celda)".

Al hilo de ello, señala que por parte de los responsables de la cárcel de Morón "no se había elaborado ni puesto en práctica ningún programa especial ni medidas concretas para disminuir el número de autolesiones", sino que éstas "se consideraban 'llamadas de atención' o 'manipulaciones', se atribuían al carácter psicopático, antisocial o manipulativo de los reclusos y se les aplicaban medidas regimentales".

Frente a ello, considera que, en el caso de las autolesiones que se realizan como forma de expresar demandas a la administración penitenciaria, "es necesario buscar vías para que estas puedan producirse por canales normales y obtengan respuestas razonables a las demandas que así lo sean y respuestas justificadas a las que no".

Asimismo, añade que se podrían realizar programas psicológicos especiales y específicos para el manejo de la angustia y la impulsividad y el fomento de conductas alternativas y disponer de al menos una o dos habitaciones de aislamiento libres de riesgo de autolesión, y en consecuencia se realizó una sugerencia a la prisión de Morón a fin de que se revisase el tratamiento que se da a las autolesiones, "de forma que el enfoque sea más respetuoso con los derechos de los internos".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha